SÍ HUBO VACÍO DE PODER EN COLOMBIA DURANTE EL HOLOCAUSTO DEL PALACIO DE JUSTICIA

octubre 19, 2007 2:02 pm

-La Comisión de la Verdad sobre el holocausto del Palacio de Justicia se reafirmó este viernes en su posición de que sí hubo vacío de poder en Colombia durante la “toma” por el grupo guerrillero M-19.

Según un informe que divulgó en un foro judicial en la ciudad de Cali, junto con un video sobre los sangrientos acontecimientos, la comisión señaló tácitamente que el entonces presidente Belisario Betancur no asumió como debía la responsabilidad que en ese momento le correspondía para controlar y superar la grave situación.

Reiteró lo que ya habia dicho, que Betancur “fue un simple espectador” de la situación, esto es, que las Fuerzas Militares, fueron las que tomaron las decisiones, entre ellas la de la “retoma” del Palacio de Justicia, que fue la que derivó en la pavorosa masacre, además, en la desaparición de muchas personas que salieron vivas del edificio en llamas tras la incursión del Ejercito luego de los poderosos disparos de un tanque.

Estableció que el Ejército actuó “herido” en su honor por los golpes que le había asestado el grupo guerrillero, entre ellos, el robo de las armas en el Cantón Norte y la espada de Simón Bolivar.

En el video presentado aparecieron hechos ya suficientemente conocidos y otros reveladores, sobre la responsabilidad de la guerrilla del M-19 y de las tropas del Ejército, así como sobre el vacío de poder que se produjo durante los sangrientos acontecimientos, destacó el magistrado José Roberto Herrera.

EL EXPRESIDENTE BETANCUR

La comision de la verdad que investiga los sangrientos hechos del Palacio de Justicia hace 22 años, presentó los testimonios de uno de los protagonistas de esa crisis, el del expresidente Belisario Betancur.

El ex-amdantario en esas declaraciones reconoció que las Fuerzas Militares actuaron con un profundo resentimiento contra la guerrilla del M- 19.

“El caso de Cantón Norte para los mandos militares es una bofetada. Aunque luego también el episodio de la espada del Libertador, yo creo que a los altos mandos militares los ofendió”, expresó Betancur en esa declaración ante los comisionados.

En torno a la operación realizada, el ex presidente Betancur dijo: “Me consultaron que harían un operativo militar porque yo así lo evidencio”.

No obstante agregó que en torno a sí se hacía por aquí con tanques o por allí con helicópteros, “eso no se me contó”.

El expresidente Betancur dijo tambien que la voluntad del gobierno era dialogar pero nunca negociar porque las condiciones de los subversivos no podían ser negociables, y que en el momento de la toma, consideró que no era oportuno mantener comunicación con el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, el inmolado magistrado Alfonso Reyes Echandía.

“El presidente consideró que no era oportuno agotar la instancia presidencial, en diálogo con el doctor Echandía, que no era libre en ese momento porque él mismo decía que tenía una ametralladora en la cabeza”, expresó Betancur.

El ex presidente, en su declaración ante los magistrados, asumió la responsabilidad política de la retoma del Palacio de Justicia.

LA COMISION DE LA VERDAD

La Comisión de la Verdad fue integrada en el año 2005 por los ex magistrados de la Corte Suprema de Justicia José Roberto Herrera, Jorge Aníbal Gómez y Nilson Pinilla.

Tras un año de investigación, en noviembre de 2006 entregaron un informe en el que revelan que, según versiones del sicario “Popeye”, Pablo Escobar, capo del Cartel de Medellín les pagó 2 millones de dólares a los guerrilleros del M-19 por la toma, a fin de presionar a los magistrados de la Sala Constitucional que debatían la aprobación de la extradición.

En esa oportunidad, la Comisión declaró responsables del holocausto al M-19, al presidente Betancur y al Ejército de Colombia, y ahora, reafirma ese criterio.

Respecto del entonces presidente Betancur, la Comisión concluyó que “fue un simple espectador” de la situación y no logró intervenir directamente en la operación de retoma del palacio por parte del Ejército ni en los hechos posteriores.

La “toma” del palacio de Justicia, ubicado en el costado norte de la Plaza de Bolivar, se produjo el 6 de noviembre de 1985.

La “retoma” culminó 28 horas después, dejando 55 muertos, entre ellos 11 magistrados, y 10 desaparecidos. En el 2000, la Fiscalía anunció que el cadáver de Ana Rosa Castiblanco, empleada de la cafetería que se encontraba desaparecida, fue hallado en una fosa común.

Los guerrilleros, que hacía unos meses habían roto un cese al fuego después de que, según ellos, el gobierno de Belisario Betancur Cuartas incumpliera los acuerdos firmados el 24 de agosto de 1984, habían planeado la toma meses antes con la intención de enjuiciar al presidente en ese recinto.

De manera inexplicable, dos días antes la Policía retiró la vigilancia asignada al edificio, dejándola en manos de una empresa privada, aunque advirtió a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado acerca de los planes del M-19.

Un mensaje anónimo había anunciado la toma para el 17 de octubre de 1985, tal como quedara registrado en un documento1 del comando de las Fuerzas Militares, por lo que se tomaron medidas especiales de seguridad, retiradas el 1 de noviembre por petición de Alfonso Reyes Echandía, presidente de la Corte Suprema.

Sin embargo, según las investigaciones judiciales recientes, desde agosto de 1985 los organismos de inteligencia colombianos tenían conocimiento del plan del M-19 de atacar el Palacio de Justicia, el Palacio de Nariño, sede presidencial o el Capitolio Nacional, sede del Congreso.

Deja un comentario