HOY HACE 22 AÑOS SE REGISTRÓ EL HOLOCAUSTO DEL PALACIO DE JUSTICIA

noviembre 6, 2007 6:29 am

palacio-enfrentamiento.jpg
(El ingreso del tanque con la tropa al Palacio de Justicia)
–Hoy, con marchas de los familiares de los desaparecidos y de las victimas mortales, se cumplen 22 años del “Holocausto del Palacio de Justicia”, como consecuencia de la “toma” del movimiento guerrillero M-19 del edificio donde funcionaban los altos tribunales de justicia y la “retoma” por parte de las Fuerzas Militares.

El 6 de noviembre de 1985, se produjo este fatidico hecho que culminó 28 horas después, con un saldo de 55 muertos entre ellos 11 magistrados, asi como la desaparición de 11 personas.
Además de las descargas de cañones y de ametralladoras, se produjo un pavoroso incendio y muchas de las victimas perecieron calcinadas.

yesid-reyes-ok-nov-7.mp3

Según el M-19, la “toma” del edificio emblema de la justicia colombiana, ubicado en el costado norte de la Plaza de Bolivar, frente al Capitolio Nacional, tenia como objetivo realizar un juicio público al entonces presidente Belisario Betancur Cuartas, por supuestamente haber incumplido acuerdos firmados el 24 de agosto de 1984.

Todo parece indicar que los subversivos, encabezados por Andres Amarales, habian tenido ayuda externa, pues de manera inexplicable, dos días antes la Policía retiró la vigilancia asignada al edificio, dejándola en manos de una empresa privada, aunque habia advertido a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado acerca de los planes del M-19.

Un mensaje anónimo había anunciado la toma para el 17 de octubre de 1985, tal como quedara registrado en un documento1 del comando de las Fuerzas Militares, por lo que se tomaron medidas especiales de seguridad, retiradas el 1 de noviembre por petición de Alfonso Reyes Echandía, presidente de la Corte Suprema.

Sin embargo, según las investigaciones judiciales recientes, desde agosto de 1985 los organismos de inteligencia colombianos tenían conocimiento del plan del M-19 de atacar el Palacio de Justicia, la Casa de Nariño o el Capitolio Nacional.

La toma comenzó a las 11:40 del 6 de noviembre, cuando 28 guerrilleros, al mando de Luis Otero, ingresaron fuertemente armados al edificio, gritando consignas y disparando. Para ellos, se trataba de la “operación Antonio Nariño por los Derechos del Hombre”.

La entrada se realizó por el sótano del costado occidental. Un agente de policía resultó herido, y a los pocos minutos llegaron refuerzos tanto de la Policía como del Ejército, que decidieron ubicarse en las terrazas de algunos edificios vecinos, como la Catedral Primada, la Alcaldía de Bogotá y la Casa del Florero, con la intención de recuperar el Palacio.

Después del mediodía, llegaron los primeros tanques Cascabel y Urutú, que fueron ubicados alrededor del Palacio, sobre la Plaza de Bolívar y las carreras 7a. y 8a. Uno de los tanques Urutú trató de irrumpir en una de las puertas del recinto, para rescatar el cadáver del subteniente de la Policía José Fonseca Villada, asesinado por los guerrilleros al comienzo de la toma, pero debido a la estrechez de ésta, perdió la metralleta y, por el tiroteo con los del M-19, debió ser retirado.

A las 13:00, los guerrilleros le dijeron a Reyes Echandía que nada le iba a suceder y que lo requerían para negociar. Minutos más tarde, un grupo de soldados del Batallón Guardia Presidencial entró al Palacio para sacar los cadáveres de dos vigilantes, mientras un oficial y un suboficial recuperaban la ametralladora del tanque Urutú.

Los combates se intensificaron en el sótano, mientras los subversivos se desplazaban a los pisos superiores. A las 13:20, Otero se comunicó con algunos medios de comunicación para confirmar la autoría y el nombre de la toma. A las 13:55, un tanque Cascabel rompía la puerta principal del Palacio y entraba, escoltado 25 minutos más tarde por otro tanque.

A las 14:00, dos helicópteros dejaron en la azotea del edificio a un grupo de hombres del Comando de Operaciones Especiales, que también ingresó al Palacio. Quince minutos después fueron liberados algunos rehenes, trasladados a la Casa del Florero para su identificación, a excepción de los heridos que fueron llevados a clínicas y hospitales.

Luego, a las 14:25, un tercer tanque ingresaba a la edificación, con soldados del Guardia Presidencial y de la Escuela de Artillería, mientras hombres del Grupo Operativo Antiextorsión y Secuestro (GOES) llegaban por la azotea.

A las 15:00 el presidente Betancur pidió ayuda y consejo a algunos ex presidentes, candidatos a la Presidencia y congresistas. Cinco minutos después, Álvaro Villegas Moreno, presidente del Congreso, hablaba por teléfono con Reyes Echandía y el magistrado Pedro Elías Serrano, quienes le solicitaron pedirle a Betancur el cese al fuego.

En una segunda conversación, Reyes Echandía le dijo que se encuentra en el cuarto piso con los guerrilleros, dato confirmado por uno de los subversivos que le quitó el teléfono y quien comunicó que, de no llegarse a un cese al fuego, nadie iba a salir vivo. A las 15:15 Villegas le llevó el mensaje a Betancur, quien respondió que no iba a negociar y que no había logrado comunicarse con Reyes.

A las 16:10, les ordenaron a los soldados que ingresaron por la puerta buscar rehenes para ayudarles a salir. A las 16:10, varios estruendos se escucharon desde el sótano y los primeros pisos, lo que llena de humo el edificio. Reyes Echandía seguía pidiendo el cese al fuego, secundado por otros magistrados a través de la radio.

A las 16:50, la Cámara de Representantes repudiaba la toma y se declaraba en sesión permanente.

A las 17:10, Reyes Echandía logró comunicarse con el general Víctor Delgado Mallarino, director general de la Policía Nacional y amigo suyo. Reyes le pidió que cesaran el fuego porque de no hacerlo todos iban a morir, a lo que Delgado respondió diciéndole que estaba haciendo lo posible por rescatarlos y que necesitaba comunicarles a los del M-19 que el gobierno no iba a negociar.

Otero y Delgado hablaron. A las 17:30, el general Jesús Armando Arias Cabrales, comandante del Ejército, toma el mando de la operación de rescate.

Un incendio en el cuarto piso, cuyo origen no se ha esclarecido después de 20 años, comenzó a las 17:45 en el cuarto piso, donde se encontraban guerrilleros, magistrados y civiles que debieron bajar al tercero. Media hora más tarde, un helicóptero logró evacuar a algunos hombres del Copes y el GOES heridos.

Reyes Echandía se comunicó de nuevo con Villegas a las 19:15 y le reiteró que los iban a matar si no terminaban las hostilidades. Con el paso de las horas, el incendio tomaba fuerza mientras los subversivos retenían a algunos rehenes que trataban de escapar del fuego y los llevaban a los baños del segundo y, luego, del tercer piso. Sesenta personas permanecieron desde la noche del 6 de noviembre hasta el final de la toma en dichos baños.

Una nueva explosión se oyó en el cuarto piso a las 21:30. Las personas que se hallaban allí gritaron pidiendo el cese al fuego y la presencia de la Cruz Roja. Quince minutos más tarde, los bomberos llegaban para tratar de sofocar las llamas, pero sus esfuerzos resultaron inútiles mientras el palacio era consumido. Desde adentro, los del ejército y los magistrados intentaban apagar el incendio con mangueras de emergencia.

Cerca de las 22:00 los bomberos conseguían rescatar a algunas personas que se hallaban en la azotea, mientras los combates dentro del edificio se hacían más fuertes. Media hora después, algunos rehenes escondidos en las oficinas eran rescatados por el Ejército hasta el primer piso. Ellos y dos empleadas del aseo, rescatadas de la azotea por los bomberos, fueron llevados a la Casa del Florero.

Aún sigue siendo un misterio el paradero de los empleados de la cafetería. Varios informen indican que, según algunas declaraciones de dos ex policías de la época, los empleados fueron llevados a la Casa del Florero (edificio histórico aledaño al Palacio de Justicia, que sirvió temporalmente como base militar) y más tarde trasladados al Cantón Norte, para allí ser interrogados, torturados y asesinados.

Posteriormente, según dichas declaraciones, fueron enterrados en fosas comunes ubicadas al sur de Bogotá. Estas declaraciones causaron en su momento gran controversia y no hay un consenso alrededor de su validez.

El 14 de junio de 2007, se difundió un video hallado durante un allanamiento a la casa del coronel Plazas Vega en el que se ve claramente cuando son evacuados con vida del Palacio de Justicia el administrador de la cafetería, Carlos Augusto Rodríguez, y Cristina del Pilar Guarín, una de las cajeras. Ambos se encuentran desaparecidos.

Plazas fue arrestado el 16 de julio de 2007, acusado del delito de desaparición forzada agravada4 .

Otro acto que fue polémico fue la orden dada por la entonces ministra de Comunicaciones, Noemí Sanín, de transmitir por TV un partido de fútbol en vez de presentar la situación del Palacio durante parte de la crisis. Según algunas fuentes, no estaba permitido transmitir la operación de la retoma al Palacio de Justicia. Las estaciones de radio y algunos noticieros continuaron transmitiendo la información en directo.

En 2005 se conformó la Comisión de la Verdad, integrada por los ex magistrados de la Corte Suprema de Justicia José Roberto Herrera, Jorge Aníbal Gómez y Nilson Pinilla.

Tras un año de investigación, en noviembre de 2006 entregaron un informe en el que revelan que, según versiones del sicario “Popeye”, Pablo Escobar, capo del Cartel de Medellín les pagó 2 millones de dólares a los guerrilleros del M-19 por la toma, a fin de presionar a los magistrados de la Sala Constitucional que debatían la aprobación de la extradición. La Comisión declaró responsables del holocausto al M-19, al presidente Betancur y al Ejército de Colombia.

La Comisión también concluyó que el presidente de la época, Belisario Betancur “fue un simple espectador” de la situación y no logró intervenir directamente en la operación de retoma del palacio por parte del Ejército ni en los hechos posteriores.

6 Respuesta sobre “HOY HACE 22 AÑOS SE REGISTRÓ EL HOLOCAUSTO DEL PALACIO DE JUSTICIA”

  1. joseguiaros en noviembre 6th, 2007 10:19 am

    Y como paradoja. A todos estos supuestos libertadores de la justicia, los militares, no solo fueron beneficiados en jugos cargos, como el coronel Plazas, Director de estupefacientes. Porque no le investigan su patrimonio . Muchos callan aalí debido a las amenazas constantes, pueste asesino,sin funciones militares, utilizaba personal militar para su beneficio. Todo el mundo lo sabía en estupefacientes, además de que eran vistos en oda esa área.

  2. PAOLA RAVELO en junio 18th, 2008 11:05 am

    HOLA ME PARECE EXCELENTE ESTE ARTICULO,PUESTO QUE EL PAIS MERECE SABER LA VERDAD DE LO QUE SUCEDIO ESE DIA,ADEMAS ME GUSTARIA QUE ME ENVIEN MAS INFORMACION A MI CORREO PUESTO QUE ME INTERESA MUCHISIMO, SABER QUE SUCEDIO CON LOS POLICIAS HERIDOS EN ESTE OLOCAUSTO.

  3. Pedro en octubre 13th, 2009 8:24 am

    Es increible este artìculo como distorsiona la realidad de los acontecimientos. Un solo ejemplo: Segùn las investigaciones, Reyes Echania jamàs solicitò el retiro de la vigilancia a la entrada del Palacio, eso fue algo que le achacaron despues de muerto, eso quedò plenamente demostrado. ¿Quieren màs informaciòn sobre la realidad de los hechos? Entonces no recurramos a artìculos tan poco sustentados y tan poco profesionales. El palacio sin màscara de Germàn Castro Caicedo, Noche de Lobos de Ramòn Jimeno, El informe de la Comisiòn de la verdad puede dar mejores ideas que estos articulos de bajo presupuesto.

  4. kenny johana rincon camperos en noviembre 4th, 2010 1:18 pm

    hola me parece importante este articulo porque me gustaria que el pais conociera la verdad sobre estos hechos para que no se quede inpune

  5. juan esteban en marzo 21st, 2011 6:30 pm

    yo soy un trabajante de hay me hirieron con una bala y salio maicol jackson bailando mentira me quede desmallado y 1 hora despues estaba en el medico

  6. juancho en mayo 17th, 2011 3:28 pm

    yo creo que el ejercito hizo todo lo que debia de hacer, pero que tristeza el coronel plazas detenido por salvarnos de esos terroristas

Deja un comentario