ALCALDE GARZON PROPONE DARLE «STATUS» POLITICO A INGRID BETANCUR PARA NEGOCIAR ACUERDO HUMANITARIO CON LAS FARC

diciembre 3, 2007 5:19 pm

El alcalde mayor de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, propuso hoy otorgarle facultades a la excandidata presidencial Ingrid Betancur para negociar el acuerdo humanitario con las FARC y a través de ella buscar la liberación de todos los secuestrados.

El pronunciamiento lo hizo el mandatario, tras declararse abiertamente pesimista sobre el futuro del canje, luego de haber sido excluidos del proceso el presidente venezolano Hugo Chávez y de la senadora Piedad Córdoba.

El alcalde Garzón calificó de vergonzosa la actitud del gobierno por la forma como cerró las posibilidades de acuerdo humanitario y señalo que ante las pocas alternativas, solo quedaría la de darle “status” político a Ingrid Betancur para que ella adelante las negociaciones del caso.

BALANCE DE SEGURIDAD

El alcalde Garzón hablo sobre el particular luego de celebrar el que será el último consejo de seguridad del año y en el cual se hizo un balance de la gestión de seguridad.

El alcalde Lucho Garzón señaló durante esta ‘rendición de cuentas’ en materia de seguridad, en la que estuvieron presentes tanto su gabinete como el nuevo alcalde electo, Samuel Moreno, que “la seguridad no es un tema solo del Alcalde, es de todos”, y le rindió un amplio agradecimiento a quienes consideró, fueron indispensables para que este informe de seguridad resultara exitoso.

Durante la presentación de los resultados, el secretario de Gobierno, Juan Manuel Ospina, señaló que “la mejor política de seguridad, es una buena política social”. Y esa fue la piedra angular sobre la que se construyó toda la gestión del alcalde Lucho Garzón, tanto en seguridad como en los diferentes ejes en los que se encuentra realizando su gestión.

Según Ospina, todo el proceso ha disminuido las tasas de violencia en la ciudad y ha sacado a un mayor número de personas de la indigencia, del 14% en el año 2000 al 4.5% en la actualidad.

En cuanto al porcentaje de población en condición de pobreza, esta se redujo en un 10%, entre el 2003 y el 2005, pasando de 38.5% a 28.5%. Así mismo, se han creado 1’046.140 cupos para niños y niñas en educación inicial, preescolar, básica y media.

Otros programas incluidos en la prevención social arrojaron resultados como la ampliación de la cobertura en el Régimen Subsidiado de Salud, en 1’689.962 cupos. El programa Bogotá Sin Hambre está entregando actualmente 717.513 apoyos nutricionales diarios y la reducción de la tasa de mortalidad infantil (menores de 1 año) de 15.1 por en 2003 a 13.2 por cada 1.000 nacidos vivos en 2006.

También se registró un gran logro como el de la disminución de la tasa de mortalidad materna de 61.7 en 2003 a 52.9 por 100.000 nacidos vivos, en 2006.

En cuanto a la implementación de la política integral de Derechos Humanos, 3.436 ciudadanos de las veinte localidades del Distrito, fueron formados en temas de derechos humanos. 1.056 funcionarios del cuerpo de custodia y vigilancia y 11.000 de los centros penitenciarios y carcelarios instruidos y sensibilizados en el mismo tema.

Así mismo, se implementó la Cátedra de Derechos Humanos y se avanzó en la creación del Observatorio que sigue este tema. En cuanto al derecho a la protesta, hubo garantías. Se registraron 480 marchas, plantones y concentraciones, de los cuales 247 fueron acompañadas en el terreno por su nivel de complejidad y riesgo.

2.047 miembros de la policía judicial (CTI, SIJIN, DAS) del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias – CRUE y el Instituto de Medicina Legal, fueron capacitados sobre el nuevo Sistema Penal Acusatorio, escena del delito y cadena de custodia, delitos transnacionales.

El programa ‘Vida Sagrada’, recuperó 2.506 armas, 33.623 municiones y 240 artefactos explosivos y entregados al Programa de Desarme. Se realizaron 290 Jornadas Pedagógicas de Desarme Colegial y 28 Jornadas Pedagógicas de Desarme Local, con cobertura de 292.000 personas, de las cuales 175.000 son jóvenes. Y se obtuvieron 1’800.000 firmas recogidas en once ciudades para respaldar la iniciativa popular legislativa por el desarme.

Ante este balance, que también enseñó información de la Policía Metropolitana de Bogotá, el alcalde Lucho Garzón se mostró complacido por entregar a los ciudadanos una ciudad con los índices de violencia más bajos, una ciudad más social y más incluyente, la cual quedará desde enero de 2008, en manos del alcalde electo, Samuel Moreno.

Deja un comentario