Semana de definiciones en Acuerdo de Asociación entre CAN y UE

abril 21, 2008 2:33 pm

En la tercera ronda, que empieza hoy en Quito, Ecuador, comienza realmente la negociación en cuanto a bienes y además, los países andinos se darán cuenta de la viabilidad de seguir negociando bloque a bloque.

Esto, debido a que Bolivia ha manifestado reservas sobre temas como servicios, inversiones e incluso compras públicas, lo cual puede convertirse en una traba para el avance del proceso.

El jefe del Equipo Negociador colombiano, Ricardo Duarte Duarte, señala que sobre estos aspectos puntuales no se ha logrado avanzar al ritmo que se esperaba, pues hubo demoras en el intercambio de las propuestas con la Unión Europea y por ello, apenas en esta ronda se hará la evaluación de los planteamientos.

Estos temas revisten mayor complejidad que el comercio de bienes, pues existen muchas normas que deben conciliarse, particularmente en servicios. Aquí, la dificultad radica en que es muy amplio, pues existen muchos tipos de servicios, y dependiendo de cada uno, hay una regulación diferente. Además, el proceso se debe desarrollar en tres pilares. El primero es el trato nacional, el segundo es el de Nación Más Favorecida y el tercero es el de acceso a mercados.

El coordinador de Negociaciones Internacionales del Consejo Gremial Nacional, Santiago Pardo, considera que Colombia no tiene ningún inconveniente en este aspecto, pues en los procesos de negociación con el G3 (ahora G2) y en el TLC con Estados Unidos, se hizo un trabajo muy completo. Sin embargo, la dificultad ahora es lo que pueda pasar con la solicitud de Bolivia, pues ha manifestado que es muy difícil ir más allá de lo que establece la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Por lo pronto, la posición que se ha concertado entre sector público y privado, es que en la negociación se busca ver reflejados los intereses de Colombia, y que no se llegue al caso en que la Unión Europea exija más a los otros tres países para compensar lo que no se hizo con Bolivia.

Ahora, lo que pueda pasar depende de unas decisiones que deben tomar las dos partes. Ricardo Duarte explicó que en primer lugar, la Can definirá si da a ese país flexibilidades en tiempo y en sectores, de tal forma que estén acordes tanto con el modelo de desarrollo boliviano, como con las normas de la Can, particularmente el Acuerdo de Cartagena. De otra parte, los europeos decidirán si aceptan o no que Bolivia sólo aplique los compromisos asumidos en el acuerdo sobre comercio de servicios de la OMC.

Para el presidente de Analdex, Javier Díaz, esta situación no sorprende, debido a que los temas de agricultura, servicios e inversiones siempre han sido álgidos en la negociación de acuerdos comerciales.

Tomado de La República

Deja un comentario