En libertad el «ventilador» de la para-politica Miguel de la Espriella

diciembre 24, 2008 6:45 am

En libertad quedó la noche de este martes el exsenador liberal Miguel de la Espriella, encarcelado en desarrollo del sonado proceso de la para-politica. la orden de excarcelacion fue proferida por el Consejo Superior de la Judicatura, al fallar una tutela que interpuso su propia esposa invocando el Habeas Corpus.

Al excongresista cordobés precisamente se le considera el principal «ventilador» de la para-politica, porque sacó a la luz pública el controvertido “Pacto de Ralito”, firmado con los jefes de las autodefensas.

Segun el Consejo Superior de la Judicaura, la orden de libertad se le otorgó teniendo en cuenta que ya cumplió las tres quintas partes de la pena que le fue impuesta por participar en ese proceso para “refundar la república”.

El magistrado Ovidio Claros Polanco informó que se le valido el Habeas Corpus al comprobarse que efectivamente cumpletó la condena contando las rebajas que se determinan por estudio y trabajo dentro del penal.

Añadió que en la víspera una comisión del Consejo Superior de la Judicatura visitó la cárcel de la Picota, donde está recluido el ex senador y comprobó que incluso había trabajado sábados, domingos y festivos, lo cual validaba la petición de Habeas Corpus.

Miguel de la Espriela se auto-involucro en el escandalo de la parapolitica en noviembre de 2006 después de que revelara por una supuesta orden de Salvatore Mancuso la existencia de un pacto secreto entre varios políticos y los principales jefes paramilitares de las Autodefensas.

De la Espriella no reveló, en su momento, los nombres de los otros firmantes. El texto del documento se vinco a conocer en enero de 2007 y en él aparecía como firmante su rival político López Cabrales. La revelación del documento fue uno de los elementos que dieron inicio al proceso de la llamada parapolítica.

De la Espriella fue capturado el 14 de mayo de 2007, por el delito de concierto para delinquir agravado por ser uno de los políticos firmantes del Pacto de Ralito y por su cercanía con Salvatore Mancuso y Carlos Castaño.

De la Espriella renunció a su curul como congresista para evitar ser juzgado por la Corte Suprema de Justicia y su caso pasó a la Fiscalía General de la Nación.

Fue sentenciado a pagar 3 años y 7 meses de prisión por un juez de Bogotá después de que aceptara los cargos y someterse a sentencia anticipada, logrando una importante rebaja de su pena.

En una brevisima declaracion que concedio al salir de la Picota, de la Espriella dijo que cumplio con la justicia, aunque fue una etapa muy dura de su vida. Añadio que va ahora a tratar de rehacer su vida.

Cuando se le pregunto si se arrepentia de haber firmado el pacto de Ralito, se mostró ofuscado y dijo tajantemente: esa pregunta no la voy a responder.

Deja un comentario