Secrataría Distrital de Salud emite recomendaciones para el cima de Bogotá

enero 15, 2009 3:28 pm

Debido al cambio de temperatura que por estos días se registra Bogotá, al pasar de tiempo lluvioso a soleado en gran parte de la capital, la Secretaría Distrital de Salud hizo recomendaciones para mitigar el impacto en la salud y evitar que una gripa se convierta en neumonía.

Algunas de estas recomendaciones, especialmente para niños y niñas:

– Para aliviar la irritación de garganta que estimula la tos, se recomiendan remedios caseros como miel con limón, bebidas endulzadas o colombinas, según la edad.

– No dar jarabes para reducir la tos, pues ésta es un mecanismo que el organismo utiliza para expulsar secreciones. Para controlar la tos, lo más indicado es dar mayor cantidad de líquidos: limonadas, otros jugos de frutas naturales o leche.

– No suspender la lactancia materna.

– No suspender la alimentación, pero tampoco obligarlos a comer.

– Se debe garantizar que el niño o la niña tenga completo su esquema básico de vacunación. La vacuna contra la influenza es importante para reforzar las defensas.

– Mantener la nariz limpia de secreciones para que el niño pueda respirar, para lo cual es bueno utilizar suero fisiológico.

– Mantener al niño con ropa abrigada; evitar corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura. – No fumar en el espacio en que se encuentren niños y adultos.

– Vigilar periódicamente la temperatura corporal.

– No automedicar para evitar complicaciones.

– Salir con gorros, suéter, guantes y bufandas si salen de casa a primeras horas del día o en la noche a las calles de la ciudad.

– Cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar.

– Usar toallitas de papel para contener las secreciones respiratorias y botarlas a la basura después de su uso.

– Lavarse frecuentemente las manos con jabón y agua.

La Secretaría Distrital de Salud recordó, también, los síntomas que hacen necesaria atención médica para niños, jóvenes y adultos.

– Un niño, menor de dos meses, presenta fiebre durante gran parte del día.

– Respiración anormal.

– No puede comer o beber nada; o vomita todo.

– Es mayor de 2 meses y presenta fiebre superior a 38.5 grados centígrados, durante más de tres días.

– Está anormalmente somnoliento o no se despierta con facilidad.

– Presenta convulsiones.

Es importante que hospitales y clínicas en sus diferentes puntos de atención y las instituciones prestadoras de servicios tengan en cuenta las siguientes directrices:

– Preparar estrategias de adecuación y fortalecimiento del recurso humano, recurso físico-técnico e insumos para atender las urgencias.

– Programar ampliación del número disponible de camas en observación de urgencias para atención de niños con Enfermedad Respiratoria Aguda (ERA).

– Definir procesos para asegurar la entrega oportuna y adecuada de medicamentos a los niños. El ideal es que durante estas épocas de cambio climático no se presenten emergencias en las casas por culpa de las heladas de las primeras horas de la mañana.

Deja un comentario