OSCAR VÉLEZ MARULANDA, PLUMÓN

abril 22, 2009 7:08 am

En mis tiempos de reportero que cubría la actividad del Congreso de la República, conocí a personajes de la talla de Federico Estrada Vélez, Hugo Escobar Sierra, Estanislao Posada Vélez, Carlos Holmes Trujillo y otros grandes oradores.

Oscar Vélez Marulanda no descollaba por su elocuencia sino por su chispa. Era, indudablemente, el gran jefe político Liberal de Risaralda, que quitaba y ponía a su amaño, inderrotable en las urnas y en la tertulia.

Un día llegó César Gaviria a la Presidencia de la República y el personaje nacional fue obviamente el mandatario, pero “Plumón”, como se le conocía, siguió teniendo amigos y admiradores.

Daniel Samper, quien escribió por estos días una buena columna sobre Vélez Marulanda, recuerda que hasta la semana anterior, a sus 84 años, atendió el bufete jurídico, donde hablaba y bebía con sus amigos. Plumón falleció en las últimas horas.

Y aunque resulta injusto no hablar en profundo de sus logros como congresista, Gobernador y diplomático, prefiero recordarlo por siempre con humor, con la ayuda de Daniel Samper.

En sus tiempos de Senador, Colombia había realizado una discutida compra de aviones de guerra franceses. Plumón vivía entonces en Residencias Tequendama, de Bogotá.

Un día, él y sus amigos vieron un hombre con uniforme raro y charreteras y Oscar le hizo señas de que se acercara.

-Por favor consígame un taxi, le exigió.
-Yo no soy un botones, respondió indignado el tipo. –¡Soy el agregado militar de la embajada de Francia!.
-Entonces, replicó Plumón, consígame un Mirage.

Durante sus años mozos Plumón tuvo merecida fama de mala paga. No era difícil que, al salir a la calle, tropezara con algunos de sus acreedores. Uno de ellos lo paró en una calle de Pereira.

-Oscar, ¿qué hubo, pues, de la letra?
Y respondió Plumón:
-Tranquilo, que me está quedando muy bonita.
-Es que usted me dio un cheque en blanco –explicó el hombre- y el banco no me quiso dar la plata…
-Y si el banco, que la tiene toda, no quiso darle plata ¿cómo pretende que yo le pague, si no tengo un peso?

Otra de Samper:

Buen hincha local, Plumón preguntó un domingo por la noche en un hotel de Oslo (Noruega) cómo había quedado el Deportivo Pereira, que jugaba contra el América. El conserje le contestó que ni siquiera sabía dónde estaba Pereira.

-Pues en Pereira tampoco saben dónde queda Oslo, así que estamos a mano.

Para rematar: un día llega una sobrina de Oscar a su oficina.
-Tío ¿me hace el favor de cambiarme un cheque?
Plumón la mira y dice:
-Con tal de que no sea mío, con mucho gusto.

Una respuesta sobre “OSCAR VÉLEZ MARULANDA, PLUMÓN”

  1. hernan en abril 22nd, 2009 10:45 am

    Sr Artunduaga..escuchaba yo en el pereque y hablaba ud muy mal del libro venas abiertas de america latina …quiza para usted pequeño burgues servilista de gobiernos lambeculos no alcanza a ver la realidad de nuestra historia y del saqueo a que ha sido sometida america desde tiempos de la colonia y que aun en nuestros tiempos sigue igual y nuestros pueblos ricos en minerales y toda clase de riqueza viven en la absoluta pobreza por causa de estos saqueos de los que han sido y son objeto nuestros pueblos…(CERREJON, MINAS DE CHOCO URABA) en fin usted debe saber mas pues como periodista que dice ser …Yo le digo a usted que usted es al igual que obama un ignorante que lo unico que busca es material para su estupido programa y no se da cuenta lo que dice asi que sea mas realista y ayude a terminar todo este saqueo imperialista y no siga usted de lambeculos delparaco y sea mas serio en lo que dice como decian antes «leiga pa’ que se instruiga» y el hecho de que una persona estudie en harward no quiere decir que conozca la historia del mundo ni sea una eminencia que todo lo sabe …al igual que usted son unos ignorantes en ciertos temas …hablele la verdad al pueblo colombiano en vez de estar hablando lo que sabe sucede pero no le conviene difundir …lambeculos del sistema.

Deja un comentario