Investigadores desmienten que la señal de la ‘caja negra’ del Airbus haya sido detectada

junio 23, 2009 7:41 am

La Oficina de Investigación y Análisis (BEA), que se ocupa de esclarecer el siniestro del Airbus A330 que se estrelló en el océano Atlántico, ha desmentido la información publicada por el diario Le Monde que aseguraba que la marina francesa había encontrado una «señal muy débil» de la caja negra del aparato.

Según un escueto comunicado de la BEA, no se ha podido confirmar hasta el momento ninguna señal acústica de las balizas. Philippe Guillemet, comandante de la nave francesa Pourquoi Pas, que coordina las búsquedas relacionadas con el siniestro en el Atlántico, ha declarado a la emisora Europa 1 que es falsa la noticia de que la caja negra haya sido localizada. «Se han detectado señales acústicas, pero no hay nada verificado, desgraciadamente», ha explicado Guillemet, quien ha añadido que prosiguen los trabajos de investigación.

Le Monde informó a primera hora de hoy, sin revelar fuentes, que la señal que emiten las balizas de la caja negra del Airbus que el 1 de junio se precipitó sobre el Atlántico ha sido recibida por uno de los barcos franceses. Ayer, por primera vez, el pequeño submarino Nautilus, que puede operar con tres técnicos pero en movimientos limitados de seis a siete kilómetros diarios, se sumergió en su búsqueda. Según el periódico francés, la marina ha dado con un débil sonido, que parece venir de la caja negra (compuesta por dos aparatos, uno con las grabaciones de los pilotos y otra con datos del vuelo), clave para esclarecer por qué el avión cayó al mar con 228 personas a bordo.

El sonido que sale de las balizas es un toc-toc-toc, parecido al de un martillazo continuo, preciso e intermitente, que puede registrarse desde los 5.000 metros de profundidad. Esta señal empieza a sonar desde el preciso momento en que entra en contacto con el agua. El toc-toc-toc suena hasta que se le agota la batería. Como mínimo, tiene energía para un mes. Por eso, según han reconocido los expertos de la investigación, a partir del 1 de julio «la probabilidad de encontrarla es mínima». Un miembro de este equipo confesó hace días que encontrar la caja negra: «Es una auténtica carrera contrarreloj».

Tomado de elpais.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *