EL ROLLO COMERCIAL CON VENEZUELA

julio 29, 2009 1:34 pm

El gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez tiene una auténtica prueba de fuego en la resolución del conflicto que se ha generado con Venezuela por el tema de las bases militares y la decisión del Presidente Hugo Chávez de congelar las relaciones bilaterales, retirar a su embajador en Bogotá y suspender, prácticamente, el intercambio comercial.

Más allá del recio lenguaje del Presidente venezolano, lenguaje que a veces se torna agresivo ó despectivo, como cuando le dijo ayer en público a su canciller Nicolás Maduro que dejara en la embajada en Bogotá al funcionario de menor rango, es necesario tener en cuenta el impacto que se derivaría de un bloqueo comercial.

Otras son las consideraciones en los terrenos de la diplomacia y la estrategia militar. Porque se impone, evidentemente, un manejo diplomático de altura sin menoscabo de la soberanía colombiana.

Razón tiene el Senador Juan Manuel Galán al proponer una reunión cumbre de urgencia, en Brasil, Cuba o Costa Rica, para que Uribe, Chávez y Correa dialoguen y definan un camino de soluciones armónicas. Es una sana intención que, sin ser pesimistas a ultranza, no prosperará porque quizás nuestros vecinos tienen otros propósitos.

En el terreno comercial, el “rollo” con Venezuela nos puede traer más complicaciones de las que tenemos.

En los primeros cinco meses de este año, habíamos exportado a Venezuela 2.246 millones de dólares, y a Ecuador, 498 millones de dólares.

En el mismo lapso, las exportaciones fueron de 2.264 millones de dólares a Venezuela y de 571 millones de dólares a Ecuador, ó sea que ya comenzaba a insinuarse el año pasado una curva de disminución en el intercambio comercial, curva que se acentuará este año, sin lugar a dudas.

La dimensión real de la crisis comercial tiene una radiografía: el sector de vehículos y auto partes.

Es poco probable que se concrete la venta a Venezuela de 10.000 vehículos ensamblados en Colombia, pese a la propuesta del Presidente Chávez. El año pasado, Colombia envió al vecino País, 600 millones de dólares en auto partes. En el primer semestre del año, la cifra apenas pasa de 170 millones de dólares.

En este momento, en garajes, parqueaderos y talleres de Venezuela hay 14.000 vehículos esperando ser reparados, con repuestos y auto partes colombianas que difícilmente van a llegar.

De los 160 millones que los vendedores y concesionarios venezolanos deben a productores colombianos, no hay noticias. Aparentemente, “esa platica se perdió” porque si no había pagos ni abonos con una situación de aparente normalidad en las relaciones bilaterales, ahora menos, con retiro de embajador y bloqueo comercial incluidos.

Y si con Venezuela llueve, con Ecuador no escampa.

En 2007, se exportaron 12 mil carros colombianos. En 2008, la cifra de carros exportados a Ecuador se redujo a 6.000. Este año no se ha vendido un carro a esa nación.

Según las cuentas de Tulio Zuluaga, el Presidente de ASOPARTES, este sector ha despedido a 15.000 trabajadores por la baja demanda de los vecinos. En breve serán despedidas otras 5.000 personas. Es decir, que la crisis del sector automotor nos habrá costado hasta ahora, 20 mil empleos directos.

El Ministro de Comercio anuncia mercados alternativos como Canadá y países centroamericanos. Es una opción, pero quizás este paso no determine soluciones de fondo. No podemos pelear eternamente con los vecinos, ni tampoco dejarnos maltratar.

Este es el nuevo reto inmediato del alto gobierno. Ojalá el conflicto no pase a mayores y aparezcan canales de diálogo y caminos diplomáticos, como ha ocurrido en el pasado, para que el rollo, de por sí complicado, no pase a mayores.

FRANCISCO TULANDE

Deja un comentario