L A ETB Y LA NECESIDAD DE COMPETIR

julio 31, 2009 10:20 am

En los próximos días los habitantes de la capital conoceremos el nuevo rumbo de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, que está empeñada en conseguir un gran socio estratégico para competir en uno de los mercados más complejos, cambiantes e interesantes del mundo moderno: el de las comunicaciones.

La ETB nos dirá en septiembre si consiguió ese aliado para competir ante los monstruos que se están quedando hoy con las mayores tajadas de ese mercado.

Desde el Concejo de Bogotá se han escuchado voces que protestan de plano lo que llama el Polo Democrático “la privatización” de una empresa que en medio de las dificultades, trata de sobrevivir.

Hoy, nuestra ETB tiene 2 millones de clientes. Telefónica y Telmex mueven actualmente en el mundo, 200 millones de clientes a los que atiende con una vasta red de servicios.
La empresa ha sobrevivido con 2 millones de líneas fijas y 250 mil conexiones de Banda Ancha. Es hoy, por facturación, el mayor proveedor de datos en el País.

Su Presidente, su Secretario General, su Junta Directiva y sus casi 4 mil empleados han dado la pelea. La ETB mueve aproximadamente 1.5 billones de pesos anuales. El año pasado, las utilidades fueron de 230 mil millones de pesos.

El Distrito es el dueño del 88% de las acciones. El resto corresponde a más de 40 mil accionistas, entre quienes están unos muy importantes: los fondos de pensiones, que manejan los ahorros de 5 millones de trabajadores colombianos.

Como el asunto es de dinero y no de discursos y posiciones radicales, vale la pena preguntar si tienen razón quienes hablan de un rotundo “no” a la privatización parcial de la empresa patrimonio de los bogotanos.

Lo cierto del caso es que la empresa pretende una inyección de capital para mejorar sus condiciones de actividad económica, ampliar su portafolio de servicios, garantizar los niveles de crecimiento que se propone la compañía y, obviamente, competir con posibilidades.

Desde el punto de vista social, se trata de garantizar la supervivencia de la planta de personal. Hace dos meses se negoció una convención colectiva para 3.700 trabajadores.
Lo que se pretende ahora es obtener, como se mencionaba, una inyección de capital para una empresa que seguirá siendo mayoritariamente estatal.

El nuevo inversionista capitalizaría el 36% de las acciones de la compañía.

El monto de la capitalización será determinado por la propia subasta. El precio mínimo ó precio base es confidencial. La ETB 500 mil pesos por año, a un ritmo difícil de sostener porque esa cifra es la tercera parte de la facturación anual de la empresa.

Hace pocos días se agitó en la Convención Bancaria de Cartagena la posibilidad de privatizar ECOPETROL para obtener recursos inmediatos que se destinarían a la financiación de mega obras, de proyectos de infraestructura, para generar empleo y ganar en competitividad. El gobierno ha dicho que no, por ahora, sin descartar de plano la posibilidad.

Se necesitan empresas sólidas, con propuestas a la demanda de los consumidores y con buenas perspectivas de rentabilidad. La ETB, no puede ser la excepción.
FRANCISCO TULANDE

Deja un comentario