UN POCO MÁS POR BOGOTÁ

agosto 6, 2009 6:22 am

Quienes tuvimos la fortuna de nacer en esta tierra, experimentamos una grata sensación cuando nos hablan bien de Bogotá.

No nos referimos a los medios de comunicación, a los turistas propios y extraños ni a los periodistas que llegan a nuestro medio para elaborar informes especiales de radio y televisión para la otrora llamada Atenas Sudamericana.

Aludimos a quienes en cualquier momento de todos los días, desprevenidamente, hacen elogios a la “calidad de vividero” que resulta ser Bogotá.

La presencia de miles de personas de otras regiones del País logró fraguar lo que no pudimos hacer ni las autoridades de turno, ni los medios de comunicación, ni los propios “cachacos”: generar sentido de pertenencia.

Digamos que la ciudad ya tiene dolientes. Si bien buenas gestiones de gobierno han cambiado la imagen y la estructura de diversos sectores de la capital, el afecto y sentido de pertenencia que expresan los “extranjeros” venidos de la llamada “provincia”, apuntalan el amor por Bogotá.

Hay que escuchar de labios de decenas de gentes de la costa atlántica expresiones como la de “no me cambio por nadie”, cuando se refieren a lo amañados que se encuentran en la “nevera”•

Un prestigioso hombre de medios de comunicación, costeño de pura cepa, Juan Gossain, aseguraba que en Bogotá se sentía tan bien que no pensaba cambiar de vividero.

La fuerza de las circunstancias y las recomendaciones médicas le obligaron a instalarse en Cartagena, pero tengo la certeza que en los acalores abrumadores del mediodía y en la modorra clásica de las medias nortes, añora la caminata por las calles de Santa Ana Oriental ó el frío a veces agradable de las noches capitalinas.

Y qué decir de los boyacenses que han hecho de su tierra a la capital colombiana. O de los huilenses, que aparecen por todas partes. O de los paisas y santandereanos que con su estilo de ser y de su gastronomía, se han “tomado” la ciudad.

Cómo se habrá vuelto de buena nuestra capital que hasta Antanas Mockus, que vino de la antigua Unión Soviética, se “amañó” por aquí.

Bogotá no le niega oportunidades a nadie. Tiene para muchos un sello de éxito en el amor, en los negocios, en la vida diaria.

Aquí el éxito, nos se le niega a nadie.

Lo que sí es importante es que todos hagamos lo posibles por mejorar las condiciones de vida de otras personas que no tienen una oportunidad. Hay mucha gente en Bogotá que atraviesa serias dificultades.

El caso de los desplazados es muy doloroso y se convierte en llamado de alerta sobre una realidad nacional. Problemas como el desempleo, la seguridad y la carencia de vivienda digna, condensan la problemática de una ciudad que en términos generales ha sido bien gobernada en los últimos años.

NO hay familia, sitio de trabajo ó empresa que no tenga “forasteros” a la lata, para utilizar una coloquialidad bogotana.

Solo basta darle una miradita a los medios de comunicación. Bogotá tiene otra ventaja: no es regionalista. Es lo más nacional que se pueda pretender.

Bogotá comienza, con su sentido de pertenencia, a generar identidad nacional.
Bogotá es de todos los colombianos. Los rolos clásicos como yo, nos vanagloriamos de disfrutar la gastronomía, los estilos, el humor, el mal humor, el folclor y hasta los acentos de nuestros compatriotas, sean de donde sean.

Modestamente, tras desearle de nuevo un cumpleaños Bogotá, me limito a decirle a cuanto costeño, llanero, paisa, santandereano, huilense, pastuso, chocoano, valluno, caqueteño, pereirano me lea, gracias por venir. Aquí estamos todos. Solo que en lo posible, tratemos, a lo bien, de hacer un poco más por Bogotá.

FRANCISCO TULANDE

3 Respuesta sobre “UN POCO MÁS POR BOGOTÁ”

  1. kris en diciembre 24th, 2010 8:01 am

    me encanta el sitio eso queda en el centro de bogota un ligar muy necantador

  2. kris en diciembre 24th, 2010 8:02 am

    me encanta el sitio eso queda en el centro de bogota un lugar muy encantador

  3. antonio nuñez medina en septiembre 24th, 2011 9:10 pm

    SOY MEXICANO ALGUN DIA VOY HA CONOCER COLOMBIA

Deja un comentario