LO MISMO QUE ANTES ?

agosto 22, 2009 12:23 pm

Ese es el nombre de una sección que el inolvidable y creativo Jaime Garzón utilizaba en su “NOTICERO” para simbolizar lo difícil que resulta en ciertos países que las cosas cambien o lleguen a niveles mínimos de igualdad o equilibrio.

En ciertos escenarios parece que nada cambia: la lentitud en los fallos de la justicia, el tráfico de influencia, la corrupción, las frustraciones de la selección colombiana de fútbol, las declaraciones de los políticos.

Mientras pensaba en el tema y revisaba “papeles”, un oficio que algo entretiene el fin de semana, encontré un documento que le da la razón plena a Garzón: una carta de saludo fin de año de Alfonso Cano, hoy jefe de las FARC, escrita en diciembre de 1992.

Explico: como reportero estuve varios meses entre el 91 y el 92 en Caracas y Tlaxcala, México, en la cobertura de los diálogos de paz (?) que adelantaron delegados del Gobierno del entonces Presidente César Gaviria, con la llamada “coordinadora guerrillera Simón Bolívar, en la que estaban representados el ELN, las FARC y el EPL.

Por circunstancias del contacto permanente, el periodista comienza a “socializar” con el funcionario gubernamental, con el guerrillero y con los demás coletas.

Fueron horas interminables de diálogos informales en el preludio ó tras los finales de conversaciones que infortunadamente, no dejaron resultados concretos para la paz.

Yo personalmente nunca imaginaba a un estudioso, un teórico con pinta de filósofo como Alfonso Cano , armado de un fusil ó echando bala en el monte.

Pensé siempre que las FARC necesitaban en la cúpula un hombre reflexivo como Cano para pensar algún día en una paz duradera con un cambio social, claro está, la filosofía popular básica que, en mi concepto, abandonó la guerrilla en Colombia.

Jugando al sociólogo y al pacifista, entablé una cercanía con Cano, quien desde el monte, en ese diciembre del 92, remitió a mi oficina de Periodista en RCN Bogotá, la carta que transcribo a continuación y cuyo facsímile aparece al final.

Difícil entender que esta carta haya sido escrita hace 17 años:

“Pacho: un saludo especial de todos nosotros. Nuestros deseos porque el año que termina le haya traído satisfacciones personales y profesionales.
No pudimos hacer del año que termina, el de la paz. Ha sido difícil. Con la declaratoria de guerra total del gobierno, se empaña el horizonte, lo que nos obliga a esforzarnos aún más por lograr acuerdos que le despejen el camino a nuestra atribulada patria.

Hemos llegado a lugares impensables: ahora, los interlocutores del gobierno, las direcciones de las diferentes organizaciones, tenemos precio colocado por el mismo gobierno. El insulto y la procacidad verbal han reemplazado el razonamiento. Se quiere obligar a que el país entero solo se entere de la verdad oficial.

En fin, el paliativo de una administración incapaz, es el señalamiento de responsabilidades en quienes ahora personificamos el mal. La mentira gubernamental será solo un breve episodio de este mal momento nacional.
Nosotros seguiremos persistiendo en el diálogo y en los Acuerdos. Ojala el 93 los haga posibles con la ayuda de todos. Abrazos, Alfonso Cano”.

La pregunta obligada es si tantos años de buenas intenciones, tantos años de guerra y tanto daño causado a la sociedad colombiana, ha servido para algo. Y quiero expresar finalmente que yo tengo la convicción de que con Cano es posible un acuerdo con las FARC, cuando se cree un escenario, con mediación internacional, y cuando exista una verdadera voluntad de concretarlo.

De lo contrario, amenazo con volver a publicar esta columna dentro de 17 años.

Ver el documento original

FRANCISCO TULANDE

Una respuesta sobre “LO MISMO QUE ANTES ?”

  1. dionisio sierra cifuentes en agosto 25th, 2009 7:49 am

    SEÑOR «PETULANDE»
    DEJE QUE LA SANGRE NUEVA DE EL PERIODISMO TOMO POSECION . SON LOS MISMOS DEJES QUE USTED DECIA EN
    RCN Y MELODIA
    DESCANSEN UTILIZEN SU PENSION «LO MISMO PARA LOS DEMAS ACTIVOS FIJOS DE ESTA EMISORA»

    ATTE

    DIONISIO SIERRA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *