73 desmovilizados en Villavicencio ahora son microempresarios

noviembre 27, 2009 5:01 pm

Después de ocho meses de trabajo, capacitación y visitas empresariales, 73 personas que adelantan su proceso de reintegración a la vida civil en Villavicencio hicieron realidad el sueño de tener un negocio propio en la legalidad y recibieron hoy su certificación.

Este es el resultado de una alianza entre la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración (ACR), el Gobierno de Estados Unidos a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que permitió capacitar a la población desmovilizada en mercadeo y ventas, atención al cliente, contabilidad y formulación de plan de negocio.

Gracias a esta capacitación se formularon 37 iniciativas de comercialización, entre ellas, minimercados, tiendas, comercializadoras de aves y fruver (frutas y verduras), entre otros; 6 para la producción de manufacturas como panaderías, fábricas de sandalias y fábricas de equipos agrícolas, y 30 para ofrecer servicios de Internet, mecánica, servicio técnico de celulares y comidas, entre otros.

Hasta el momento, 32 beneficiarios ya pusieron en marcha sus negocios y se encuentran trabajando. Las demás iniciativas se implementarán antes de finalizar enero del 2010, además, bajo el liderazgo de la ACR, la OIM y el Grupo Gestión continuarán con el desarrollo y consolidación de las unidades en el mercado local.

Estos colombianos y colombianas que hoy se encuentran preparados para poner en marcha los proyectos productivos que les permitirán alcanzar su autonomía económica, recibieron este viernes una certificación por su participación en el proyecto, en una ceremonia celebrada en el auditorio de Congente, en Villavicencio, con la asistencia del Gobernador del Meta, Darío Vásquez.
Según el Alto Comisionado para la Paz y la Reintegración, Frank Pearl, “es muy importante para el departamento del Meta que los desmovilizados empiecen a encontrar una alternativa de vida y sustento en la vida civil, para mantenerse en la legalidad y para que sus proyectos de vida ayuden a sus comunidades a superar los problemas de pobreza”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *