LOS NUEVOS HPS

agosto 13, 2010 10:15 am

Concebir un libro (equivalente a tener un hijo) produce emociones, ansiedades y expectativas formidables. El hijo es generalmente el fruto del amor de dos personas que se aman, y el libro una labor –casi un trote- de un equipo, no siempre –por lo menos en mi caso- para recibir elogios de los mencionados.

En 2006 publiqué el primer HP (Honorables Parlamentarios) y denuncié de manera temeraria la connivencia entre políticos y paramilitares. Con nombres propios y alias precisos hablé de los casi 300 congresistas, uno por uno. También descubrí ante el país a un representante del Quindío, Oscar Gómez Agudelo, quien mató a un muchacho, violó a otro y se le vincula con la desaparición de un menor, en hechos que son ampliamente conocidos en Armenia.

No soy original con este libro de perfiles no autorizados sobre los senadores que acaban de posesionarse. Concedo todo el crédito al inspirador, don Casimiro de la Barra, quien escribió en 1896 las “Siluetas Parlamentarias”, de manera más cruda, desnudando la honra de los que dirigen la República y denunciando “a quienes han hecho fortuna a la sombra de la bandera que los cobija”.

El texto, guardado con esmero por el ex candidato Rafael Pardo, cayó a mis manos hace cinco años y me propuse encontrar tiempo, valor y ganas de hundirme en la vida de los Honorables Padres de la Patria, que en su mayoría no lo son.

A cuatro manos con don Casimiro, los introduzco en la fangosa biografía de los senadores elegidos el 14 de marzo de 2010 para un período de cuatro años, así algunos terminen en la cárcel.

Hay quienes arguyen, de buena fe, que nadie tiene derecho a colarse como viento fuerte por las rendijas de ajenas personalidades. Nosotros creemos que sí. El hombre público es del público, para el público y debe juzgarlo el público.

Como verán, casi todos los nuevos congresistas llegan con apoyos turbios, financiados con dineros de alcaldías y gobernaciones, o son herederos de votos y fortunas mafiosas. Muy pocos (hay que buscarlos con lupa) fueron elegidos al margen de maquinarias y presiones indebidas.

Los hay de todas las condiciones, calidades, cualidades y perversiones. Uno del sur del país, fecundo como el cuy, travieso como las polillas. Otro que vale lo que pesa. ¿Y cuánto pesa? Lo que es pesar, no pesa.

Si hubiéramos de creer aquello de que el silencio es más elocuente que la palabra, un conocido senador huilense sería la primera elocuencia del Congreso.

Otros estuvieron cuatro años en el Capitolio y seguirán otros cuatro apenas devengando. Cero mata cero, decía un indio metido a matemático.

Sobre algunos hubiese querido no hablar todavía, a la espera de dejarlos crecer para retratarlos de cuerpo entero. Quisiera saber la diezmillonésima parte de lo que algunos ilustres saben…pero en orden. Y respecto de varios no se conocen detalles de su vida pública. Simplemente no la tienen.

7 Respuesta sobre “LOS NUEVOS HPS”

  1. el corrUcptoo en agosto 13th, 2010 9:13 pm

    Felicitaciones Sr Artunduaga…

  2. Graciela en agosto 14th, 2010 1:49 pm

    Senador Édgar Artunduaga, Sánchez! Escribir y leer es mantener siempre vivas y despiertas las nobles facultades del espíritu, dándoles por alimento nuevas emociones, nuevas ideas y nuevos conocimientos. Escribir es enriquecer la vida interior. El libro es enseñanza y ejemplo. Es luz, revelación e ilustración de la ignorancia de los que buscan el camino a través de los libros. Felicitaciones por su libro. Con cariño Graciela

  3. yeyo en agosto 15th, 2010 11:26 am
  4. yeyo en agosto 15th, 2010 11:31 am
  5. yeyo en agosto 15th, 2010 11:50 am

    Ana y Jaime

  6. José en agosto 15th, 2010 12:50 pm

    Toda persona es poseedor de un pasado, no cree honorable senador…entonces porque acercarnos a la candela, la acrobacia de periodista a político no cumplieron con el rumbo planeado,no hubo un reparto ecuánime de las componendas oscuras entre sus compañeros, que día a día traman en sus deliberaciones,al momento que criticamos un poder y somos participes, vislumbramos el yerro del concomitante y equivocadamente pensamos que somos los únicos con la razón,Dr. Artunduaga, dejarnos llevar por la vehemencia nos lleva a su reflexión, no obstante viven personas con grandes cualidades y atributos que desean el bien para sus contemporáneos.

  7. Reynaldo en agosto 17th, 2010 7:47 am

    Pero este País esta lleno de HPS….por eso es que somos sui-géneris y llenos de bandidos.

Deja un comentario