Terrafugia: el primer carro con permiso para volar

septiembre 24, 2010 9:10 am

Luego de extensas pruebas, el coche volador de Terrafugia fue aprobado por la FAA (Federal Aviation Administration), la agencia de transportes que regula y supervisa todos los aspectos de la aviación civil en Estados Unidos. De esta manera, quienes tengan una licencia podrán comprar el vehículo volador por US$200,000. La compañía espera poder comenzar a comercializarlo el año próximo.

El Terrafugia llama la atención por dos cosas. En vez de ser un coche volador en sí, era un coche capaz de transformarse en un pequeño avión. Luego de muchas pruebas de vuelo aprobadas, Terrafugia apostó a que la FAA clasifique su coche volador como una aeronave deportiva ligera, para que los civiles licenciados solo requieran 20 horas de vuelo para pilotearlo. Sin embargo, con un peso de 50 kilogramos, debido a varias medidas de seguridad, no logró la categoría que buscaba. Aún así, la FAA permitió la venta del vehículo, siempre y cuando los pilotos sean advertios del peso extra que carga.

De esta manera, podríamos estar frente al primer coche volador comercial. Uno que puede transformarse de coche a avión en tan solo 30 segundos, con el presionar de un botón. Sobre tierra puede andar a 104 kilómetros por hora y en el aire 158 kilómetros. Todo esto con un tamaño no mayor al de un coche convencional, aún con las alas desplegadas. El Terrafugia completó su primer vuelo oficial en marzo de este año y podría comenzar a venderse el año próximo, si pasa las últimas pruebas.

Estas últimas pruebas son simplemente de seguridad, es por eso que Terrafugia ya está en tratativas para que los pilotos amateur que viven cerca de pistas aéreas puedan conseguir su coche volador. Actualmente el precio alcanza los US$200,000 y no negaron que podrían comenzar a enviarlos desde el año próximo. De esta manera, el sueño de tener un coche volador no está tan lejos como uno lo imaginaba, solo que no es como muchos visionarios lo imaginaron en las miles ficciones que hemos visto, sino que se parece mucho más a un avión que a un coche.

Deja un comentario