El embrujo sorprendente de Daniel Castello Mallarino

diciembre 11, 2010 9:22 am

Una tarde reciente, lluviosa, fría y peligrosa en la Bogotá de estos días, Daniel Castello se bajó de su carro lujoso, se quitó el saco y como cualquier mecánico de barrio procedió a reparar el automóvil de una señora que en plena vía recibía improperios por obstaculizar el tránsito.

No preguntó quién era la mujer en problemas. Tampoco sopesó las consecuencias de dejar su carro solo. No pretendía impresionar a nadie ni recibir las gracias. Simplemente consideraba su deber de ciudadano colaborar en esa situación.

El episodio retrata la personalidad de Daniel Castello Mallarino, quien acaba de morirse, en vísperas de cumplir 55 años, este 12 de diciembre. Un hombre francamente encantador, para hombres y mujeres.

Distinguido, con mucha gracia personal, “clasudo”, alegre, contagiosamente optimista, un aristócrata de nacimiento y crianza, con las mejores relaciones internacionales pero con un alma sencilla, sin imposturas, quizá fruto de la herencia privilegiada de su madre. Y de sus dos padres, el biológico y el hombre que ayudó en toda su formación.

“Hijo de una de las mujeres más atractivas y aristocráticas que he conocido en mi vida…Nuestra historia juntos tuvo muchos altibajos, discrepancias, nos hablamos duro, nos divertimos, bebimos…no sé si nos quisimos tanto”, dijo Margarita Rosa De Francisco, enterada del fallecimiento. Daniel fue su segundo esposo.

“Daniel era …(explica ella) un hombre alegre, le encantaba el juego, la música, los amigos. Siempre era el centro de la fiesta, se carcajeaba y le sacaba partido a su coquetería, que parecía estar concentrada toda en una sonrisa de dientes grandes, contagiosa, escandalosamente deliciosa. Era un hombre de ansiedades existenciales, talvez por eso entendía las mías con tanta precisión. Ahora, siento un frío sin nombre, lloro a contragolpe, siento miedo de la ley que comprende la segura partida de todos los que habitamos este mundo…”

Ese ángel particular hipnotizaba. Era imposible resistir tanta calidez, sin llegar al empalago. No hablamos de sumisión, tampoco docilidad. ¿Cómo definir a un hombre que le cae bien a todos, que dialoga con inteligencia sin aplastar, que coquetea con todas las mujeres sin incomodar a los maridos, que tiene ademanes y movimientos exquisitos sin ser amanerado?

Todo ese pudo ser lo que conquistó a la ex reina huilense María Pía Duque, la más bella de las opitas en muchas décadas. El fruto de ese amor germinó con el nombre de “Paloma”, la hija de los dos, hoy veinteañera.

No estaba destinado, sin embargo, a disfrutar de la paz de un matrimonio convencional. Volar, soñar, caminar por el mundo, el golf, el polo, arte, cultura, gozarse la vida y disfrutar del amor…constituyeron su destino.

Tampoco logró retenerlo “la potra zaina”, así conocida en su momento Aura Cristina Geitner, exuberante, vibrante y deseada. Daniel, sin emular con Casanova – o haciéndolo -, incapaz de pretender el más mínimo daño a nadie, encontraba la disculpa para irse.

Pero algo más poderoso sobresalía en la personalidad de Daniel Castello: el enorme peso que concedía a la amistad. Cientos de hombres y mujeres lo recordaremos con admiración y afecto. Juan Enrique Botero, Emilio Tovar, Pablo Restrepo, Blanquita Bernal…

Deje un comentario

9 Responses to “El embrujo sorprendente de Daniel Castello Mallarino”

  1. 9
    Esa Says:

    Ojala mis hijos puedan ser como tu un caballero sin igual, un angel que siempre estaba a mi lado en los buenos y en los malos momentos.
    Tal vez te fuiste antes para esperarnos, como todo un caballero.
    Gracias por tu alegria, tu amor incondicional, tu comprension y aguantar tanta necedad
    Siempre estaras en mi corazon, en mi alma

  2. 8
    jose maria Mateos Says:

    hola

  3. 7
    JOSE MARIA MATEOS Says:

    A quién pueda interesar: Hace unos días me hablaron de la posibilidad de ir a trabajar a Colombia. Me acordé entonces que mi único amigo colombiano había sido Daniel Castello durante los primeros años de mis estudios en Madrid 1972-1976 de los 17 a los 20 años. El Madrid de los 70 !!Recuerdos inborrables, idas y venidas, los descubrimientos, las chicas y Daniel y yo unidos cada día, planeando, saliendo, riendonos, un colombiano de Bogotá y un español de Jerez patrulleando Madrid, ese, entonces, pequeño Madrid que ahora es imposible adivinar. Busco en Internet a Daniel con la ilusión de volver a verlo despues de 38 años, y me encuentro con la triste noticia de su fallecimiento. Solo el consuelo de saber que vivió grandes amores y que todos lo querían. Me emociona la descripción de la Margarita Rosa De Francisco que debió quererlo muchísimo. Yo también lo quise; durante más de 4 años fuimos como hermanos hasta que la vida nos separó. jm.mateos@atlantic.es

  4. 6
    Mariana Says:

    Elegante, amoroso, dulce, caballero, inigualable. Nunca te olvidare, compañero sin igual, angel de la guarda. Nunca te olvidare, nunca me olvides.

  5. 5
    Pedro Franco Says:

    Me acabo de enterar y aunque no eramos muy frecuentes, pues teniamos mas relaciones comerciales, me duele mucho; sabia que lo podia llamar en cualquier momento y preguntarle como estaban las cosas. Siempre querido, afable, cordial, optimista, sonriente, dispuesto, era todo un personaje.

    Que Dios lo tenga en el eterno descanso…

  6. 4
    Ella Says:

    Dejaste un vacío imposible de llenar, tan pronto, sin decir nada te fuiste como un ángel
    Tu recuerdo esta siempre en mi corazón, nunca te olvido ni de dia ni de noche, sigo compartiendo contigo todo como siempre

  7. 3
    anonimo Says:

    el mejor de todos

  8. 2
    anonimo Says:

    Era el mejor amigo, el mas gracioso y como dice el texto el centro de la fiesta. Siempre fue un gran ser humano con el que sea donde fuera podias disfrutar con el.

  9. 1
    Mariana Guzman Miller Says:

    Auqnue brevemente en contadas oportunidades comparti con Castello, pues mas que amigo mio era amigo de algunos de mis amigos… y que buen amigo! Por eso, puedo dar fe de que todo lo que se dice aqui lo describe fielmente… Su apodo deberia hacer sido “Charm”… exclente persona, inmensa humanidad, cordialidad y gran Corazon! Que pesar, con su partida somos nosotros los que nos perdemos de Castello! Dios lo tenga en su Gloria!

Leave a Reply

Recommendations