Piedad Córdoba no logró que el Consejo de Estado aceptará la revisión de su proceso por Farcpolítica

marzo 16, 2011 2:33 pm

El Contencioso Administrativo no aceptó la demanda interpuesta por la exsenadora Piedad Córdoba que buscaba dejar sin piso jurídico la sanción de 18 años que la inhabilita para cualquier cargo de elección popular.

En una revisión al proceso una sala del Consejo de Estado determinó que los requisitos necesarios para la demanda no cumplían con los con todas las bases necesarias.

La ex congresista no acreditó el haber agotado todos las instancias necesarias para la revisión del fallo dictado por la Procuraduría dentro del caso de la Farcpolítica.

“Observa el despacho qua adolece de un requisito de procedibilidad, como es el documento contentivo del acta de celebración de la audiencia de conciliación extrajudicial en los términos del artículo 13 de la Ley 1385 de 2009 y del artículo 52 de la Ley 1395 de 2010 (…) Se otorgará el término de cinco días a la actora para que corrija este efecto formal”, dice el auto publicado por el máximo tribunal.

Con esta oportunidad son ya cinco los recursos interpuestos por la congresista que pretende recuperar su curul en el Congreso de la República. En ocasiones anteriores el Tribunal Superior de Bogotá y la Corte Suprema de Justicia, a través de sus salas Penal y Laboral, negaron las acciones las acciones de tutela que interpusieron sus electores y ella misma, buscando revertir la condena disciplinaria en su contra.

Piedad Córdoba busca ser restablecida en su cargo y ser reparada por perjuicios morales, que incluirían el pago de salarios que ha dejado de percibir Córdoba, desde que fue apartada de la curul que ocupaba en nombre del Partido Liberal.

9 Respuesta sobre “Piedad Córdoba no logró que el Consejo de Estado aceptará la revisión de su proceso por Farcpolítica”

  1. el corrUcptoo.. en marzo 16th, 2011 3:23 pm

    ATAQUE DE UN PROCURADOR CUESTIONADO DEL OPUS DEI

    EMBOSCADA CONTRA UNA MUJER REBELDE

    Piedad Córdoba ha sido sancionada disciplinariamente, no penalmente, por la Procuraduría General de la Nación. Un órgano del Estado colombiano, encargado de la vigilancia de la actividad pública. Se le acusa de «colaborar con la guerrilla y aconsejarla», de «intentar fraccionar la unidad nacional», de «instigar a la guerrilla para que sea hostil con los partidos políticos», de «usar la ayuda de gobiernos de otros países para buscar un nuevo gobierno en Colombia», de «traición a la patria y apoyo a la subversión».

    Piedad es Senadora por el Partido Liberal, uno de las históricas formaciones políticas dominada por una recia oligarquía que ha acudido a todos los medios para mantenerse. Pero allí, ella representa el genuino sentimiento liberal de izquierda de esa colectividad, un partido venido a menos hace quince años. Precisamente en ese tiempo, Piedad Córdoba no corrió a buscar padrinos en las mafias sino que asumió cometer el pecado que se paga muy caro en Colombia. Soñar con transformar, apostar por la honradez, estar con los y las de abajo. La misma causa por la que miles de mujeres y hombres han caído en estado de lúcida rebeldía, con o sin armas. En una patria que está por construirse y en cuyo futuro ella es imprescindible.

    Es una mujer hecha en el puente de la política institucional y popular, con carácter de disidente, de crítica, de insumisa. Apoya a las mujeres, a la población LGTB, a las negritudes, a los indígenas, a los pobres. Es defensora de derechos humanos, de los derechos de los pueblos, de la liberación personal y colectiva, es decir, emerge en contra de la injusticia, de la exclusión, de la opresión. Por lo tanto su lucha es un grito de humanidad presente y ausente, de construcción con la otredad, con la alteridad. Es su ética. Por eso defiende el derecho a ser, a ser límite frente a lo oprobioso. En consecuencia, lo diga ella o no, y sí que lo ha hecho alguna vez público y manifiesto, es abanderada de pensar la rebelión, la revuelta, la revolución, de reconocerla como probable alternativa, cuando otros caminos son minados en la historia, cuando están cerrados; cuando en ellos lo único que hay es preparativos de ignominia, de emboscadas para la muerte.

    Acaba de ser emboscada. La mujer parlamentaria que ha sido secuestrada y violentada por paramilitares y militares. La mujer defensora de la paz con justicia que a diario recibe amenazas de muerte y viles ofensas, reproducidas por los medios de comunicación de una clase poderosa que la odia con saña. La mujer negra que tuvo que irse al exilio. La mujer no conservadora que ha afrontado atentados contra ella y su familia, así como sistemáticas acciones de espionaje. La mujer defensora de los derechos sexuales y reproductivos, a la que le secuestraron por años una hija. La mujer que defiende el aborto, es acusada por un antiabortista fanático. La misma que ha ido a la selva a dialogar con la guerrilla, a pedir y lograr la liberación de los retenidos por la insurgencia, es ahora castigada por un leguleyo que aceptó como pruebas contra ella lo que cualquier estudiante de derecho sabe que no procede. Por eso ella lo denunció, con pruebas, como prevaricador. Por eso el prevaricador la sanciona, sin pruebas válidas. Mientras los aliados fácticos del Procurador-prevaricador, que han dado órdenes de matar a campesinos con motosierra, están libres y orondos.

    La amiga de los Comandantes Fidel y Chávez. La mujer de izquierda que goza del respeto de miles de personas progresistas en todo el mundo. La mujer de este Siglo XXI que encarna los valores de emancipación de siglos, que no aprendieron nunca varones y barones machistas de una clase política que gobierna un país del que hay que sentir vergüenza. Con más de 27 millones de pobres e indigentes; con saqueo a manos de empresas y actividades que expolian y matan sin cesar.

    Destituida por la Procuraduría. Dieciocho -18- años. No podría ejercer la función pública en ese tiempo. En un país donde políticos como Uribe llegaron a cargos como la Presidencia tras encumbrarse de masacre en masacre. O como Juan Manuel Santos, ministro de guerra en los tiempos de miles de desapariciones forzadas y ejecuciones de jóvenes pobres («los llamados falsos positivos»), así como de operaciones ilegales en países vecinos y otros delitos internacionales.

    Donde cientos de políticos se han llenado los bolsillos en la geometría de una corrupción desbordante, Piedad paga. Con lo que tiene. Con su nombre, con su patrimonio moral. Por eso es emboscada. Por un Procurador de extrema derecha (apoyado por el ex izquierdista Gustavo Petro en su elección) que además de quemar libros de izquierda o condenar posiciones liberales, milita en las filas más reaccionarias del catolicismo, rayando en lo ridículo. Él es apenas un personaje cuyo visceral resorte ha servido a un propósito de Estado. Sustituir el atentado para la eliminación física de Piedad, por su separación de investidura pública alguna a fin de hacerla más indefensa, para aislarla y acabar, tras otros artificios, con lo que ella representa para el futuro de un país. Quizá esto no sea para ellos más que un bumerang.

    Esto que se escribe entre un dolor de país y de humanidad que produce esta noticia y otras que llegan de la fosa, de la fetidez de los verdugos y de la suciedad de quienes les vitorean; esto que apenas se articula buscando responder a la ruindad, como uno más de los testigos privilegiados que han conocido una dirigente excepcional, tanto por su valentía, por su contundencia, por sus calidades, como por brotar en un tiempo de mercaderes en que ella ha decidido no venderse; esto obliga a solicitar a quienes defienden el Derecho a favor de la Justicia, pronunciarse para investigar al inquisidor Alejandro Ordóñez -el repugnante Procurador fascista-, a su Corte y sus propósitos.

    Una comisión internacional debe constituirse ya para estudiar este exabrupto, para ejercer presión, para exigir responsabilidades del Procurador, para acusarle por este prevaricato, que no tiene sólo alcances domésticos. Con esta emboscada a una mujer digna, se está atentando contra valores comunes a la humanidad, valores por los que Piedad trabaja con honestidad: la paz, la justicia, la igualdad, la libertad, los derechos humanos. El derecho a luchar.

  2. Mauricio Tirado en marzo 16th, 2011 3:38 pm

    Piedad Cordoba tiene el derecho a LUCHAR, pero no por los TORTURADORES y ASESINOS del Pueblo colombiano, que hacemos pais y creamos riqueza con el SUDOR de NUESTRA FRENTE y que a la vez somos victimas de la EXTORSION, del SECUESTRO, del CHANTAJE, de la HUMILLACION, ETC. Cuando esta senora LUCHE por esta clase de gente que somos mas del 95% del pueblo colombiano, sera presidente, de lo contrario su LUCHA por los enemigos de Colombia, su premio sera una CARCEL !!!!!!

  3. el corrUcptoo.. en marzo 16th, 2011 3:44 pm

    ¿Qué habría hecho un país normal con cien mil millones de dólares? Tal vez solucionar su futuro para siempre. Pues bien: ese fue el gasto militar de los ocho años del corrUpto uribe.

  4. G. Bolivar en marzo 16th, 2011 5:31 pm

    Discurso electorero el Corrupto «asi lo entiendo» pero se olvida mencionar que esta individua esta es de buenas, ya que la justicia aun no la ha procesado a pesar del grueso expediente que le cursa. Primordialmente veamos lo siguiente: su nombre es Teodora Bolivar; Miembro de la cúpula narco terrorista de las farc disfrazada como politica; es secuestradora; traficante de secuestrados; negociante de cadaveres; reclutadora de jovenes para las farc; apatrida; amiga intima del peor tirano y dictador, el egolatra Hugo Chavez, Recibe dadivas de quien sea sin importar que tenga que decir en contra de su patria; de la masacre que cometieron sus socios y sub-alternos los narcoterroristas en Bojaya (su tierra) cuando volaron la iglesia repleta de mujeres ancianos y niños, gurdo absoluto silencio. «Que cancer es esta tipa para el pueblo Colombiano. ¿Y todavia quiere mas?.

  5. el corrUcptoo.. en marzo 16th, 2011 5:39 pm

    que ignorancia la de este tal bolivar…lastima de apellido que heredo…apesta a corrUpcion este ignorante.con sus estupidos comentarios de siempre…vomitando excremento.

  6. rafael en marzo 17th, 2011 6:50 am

    bien, yo creo que cada persona es libre de luchar por lo que le parezca mejor, pero no olvidemos que los derechos y deberes de una persona terminan donde empiezan los de la otra, y si cada persona se dedica a lo suyo y no a criticar seguramente este pais seria recontra-mejor

  7. Iván V en marzo 17th, 2011 8:02 am

    Esta mercader del terror debe estar en en la cárcel con grilletes y una media cochina entre la jeta.

  8. jpinto123 en marzo 17th, 2011 10:25 am

    El corrupto si sabrá lo que dice ?.Em si «discurso» veintejuliero defiende a la que bien podría ser su madre. No de otra manera se explica que se rasgue las vestiduras defendiendo lo indefendible. Las pruebas siempre han sido esas : pruebas. Qué otra sanción podría pesar sobre la chavista piedad ?. Seguramente la cárcel. Otros , por menos agravantes purgan prisión, esta señora debe pedir nacionalidad venezolana y que sea allí donde su tutor chavez la nombre senadora o cualquier cargo donde pueda hacer mas daño a Colombia. Este exabrupto como dice el comentarista, es de sí propio. Cuales miles de personas respaldan a impiedad en todo el mundo ?. Una cosa es asistir a sus peroratas de mala muerte en diferentes sitios donde la mandan las farc y chavez y otra, muy distinta que los asistentes sean sus seguidores.

  9. Henry Correa en marzo 20th, 2011 7:46 pm

    Ala senora ,pidad le tienen miedo en colmbia ? no se encuentra una mujer ke le gane en su carrera de honestidad ( yo la tengo para la precidencia.)

Deja un comentario