Latinoamérica despidió a Ernesto Sábato

mayo 2, 2011 7:27 am

Los restos del escritor argentino Ernesto Sábato, fallecido el sábado a los 99 años, fueron inhumados el domingo en un cementerio de la periferia de Buenos Aires, después de que una multitud lo despidiera en Santos Lugares, donde vivió durante 60 años.

Familiares, personalidades y miles de vecinos asistieron al velatorio, que comenzó en la tarde del sábado en el Club Defensores de Santos Lugares, donde el escritor solía disfrutar de partidas de dominó y la gente sencilla del barrio entraba a saludarlo llamándolo «Don Ernesto» o «maestro».

«Cuando me muera quiero que me velen acá, para que la gente del barrio pueda acompañarme en este viaje final, y quiero que me recuerden como un vecino, a veces cascarrabias pero en el fondo un buen tipo», decía el escritor, según Mario, su hijo menor.

Sábato fue enterrado en un cementario privado de Pilar (54 kilómetros de Buenos Aires), ya que Santos Lugares no tiene camposanto.

«Papá se va en paz. Cumplió con todo lo que tenía que hacer», dijo Mario con voz entrecortada, en una breve ceremonia en la que terminó abrazándose con sus hijos y sobrinos.

La presidenta Cristina Kirchner envió una corona al velatorio y habló por teléfono desde su residencia privada de Calafate (sur) con Mario Sábato y Elvira González Fraga, la colaboradora que permaneció junto al escritor durante los últimos años, informó la agencia oficial Télam.

Dirigentes de todo el arco político dieron su pesar por el fallecimiento del autor de ‘El túnel’ y ‘Sobre héroes y tumbas’. Algunos fueron a la despedida, entre ellos el senador oficialista Daniel Filmus y el candidato a presidente por el radicalismo Ricardo Alfonsín.

Alfonsín es hijo del ex mandatario Raúl Alfonsín (1983-1989), que nombró a Sábato presidente de la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (CONADEP), que investigó los crímenes de la última dictadura militar (1976-1983).

También estuvieron presentes los hijos del fallecido escritor paraguayo Augusto Roa Bastos -gran amigo de Sábato- y Julio César Strassera, fiscal del histórico Juicio a las Juntas Militares de 1985. «Fue un intelectual muy generoso. El trabajo realizado por la Conadep se convirtió en la base fundamental del Juicio a las Juntas», destacó Strassera.

«Mi último recuerdo de Ernesto es el silencio. Él estaba yéndose desde hace mucho tiempo. Incluso hace unos años había llegado a preguntar quién era Matilde, su compañera de toda la vida. Fue una larga y penosa despedida», evocó la escritora Julia Constela, quien lo conocía desde 1949.

Matilde Kusminsky Richter fue el gran amor del escritor. Se conocieron en la universidad y vivieron juntos hasta que ella falleció, en 1998. El matrimonio tuvo dos hijos, y el mayor, Jorge, murió en 1995 en un accidente automovilístico.

Premio Cervantes de Literatura en 1984, Sábato fue homenajeado el domingo en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, donde su hijo trazó ante el público el perfil más humano de su padre y recordó anécdotas familiares, a pocas horas de la inhumación de los restos del escritor.

El acto -que ya estaba programado con antelación para recordar los 100 años que Sábato hubiese cumplido el 24 de junio- cerró con un prolongado aplauso del público y luego se proyectó de documental ‘Ernesto Sábato, mi padre’, realizado por su hijo Mario.

Nacido el 24 de junio de 1911 en la ciudad bonaerense de Rojas, fue el penúltimo de 11 hijos, y sus biógrafos creen que parte de su atormentada personalidad deviene de haber sido bautizado como su hermano inmediatamente mayor, muerto poco tiempo antes.

Sábato, uno de los gigantes de la literatura argentina junto a Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, murió en la madrugada del sábado, dos meses antes de cumplir 100 años. AFP

Una respuesta sobre “Latinoamérica despidió a Ernesto Sábato”

  1. Ilda Olga en mayo 14th, 2011 12:45 pm

    Realmente ineresante y completa la biografía que han trazado de mi ilustre compatriota. Muchos saludos
    Ilda

Deja un comentario