Carrrusel de la Contratación: Cesión del contrato de Fase 3 de Transmilenio fue una farsa, dice Manuel Nule

junio 26, 2011 9:39 am

–La cesión del contrato de la fase 3 de Transmilenio fue “una farsa”, que se hizo por sugerencia del contratista Emilio Tapia y también para atender una exigencia económica de los Moreno de $30 mil millones, según lo aseguró Manuel Nule Velilla dentro del proceso por el carrusel de la contratación en Bogotá.

La versión fue publicada por el diario El Espectador, con base en precisiones que hizo el pasado 15 de junio el cabecilla del Grupo Nule a la Contraloría General de la República.
Según Manuel Nule, los hermanos Samuel e Iván Moreno, la directora del IDU, Liliana Pardo, Segurexpo y Conalvías “diseñaron toda una estrategia para obligar a ceder el contrato y para que la única empresa que se interesara fuera Conalvías”.

El diario agrega que “Nule fue más allá y aseguró que además de que fue absurdo que después de la cesión se hiciera una adición al precio global de la obra de $94 mil millones, notó que la cifra de adición ascendió a $30 mil millones, “la cual casual y sospechosamente coincidió con el monto que Emilio Tapia había manifestado con anterioridad que estaban exigiendo los hermanos Moreno para repotenciar el contrato”. Por eso recalcó que la amenaza de la Alcaldía de caducar el contrato, “sólo fue una estrategia para que Samuel e Iván Moreno pudieran cobrar”.

Manuel Nule dijo que la Unión Temporal de ellos nunca pidió modificaciones al precio global, y que apenas cedieron el contrato se lo aumentaron a Conalvías y le redujeron la cantidad de obras.
“Esto es escandaloso, no lo comparto y evidentemente genera un detrimento al patrimonio público”, expresó Manuel Nule Velilla.

Días antes, sobre el polémico tema de la cesión, ya había declarado el representante legal del Grupo Empresarial Vías de Bogotá SAS, más conocido como Conalvías, Andrés Jaramillo López. Su versión es que como ellos estaban construyendo otro tramo de la Fase III de Transmilenio, a principios de 2010 lo contactó el presidente de Segurexpo, Juan Pablo Luque, para preguntarle si le interesaba aceptar la cesión del contrato que iba a dejar Transvial. Jaramillo agregó que se interesaron y presentaron su propuesta en febrero.

Conalvías aceptaba ser el cesionario del contrato que dejaba el consorcio de los Nule siempre y cuando lo aprobara el IDU y no tuvieran que aceptar aspectos relacionados con facturación de obras construidas o acreedores tributarios, con entidades financieras y laborales. Según Jaramillo, Transvial aceptó “de manera plena e integral la propuesta”, sin recibir un peso en calidad de anticipo. “Fue una oportunidad técnica y económica que el mercado nos brindó y teníamos capacidad técnica y financiera”, precisó Jaramillo.

No obstante, el delegado de la Contraloría le requirió explicación del porqué el costo de una obra contratada por $315 mil millones pasó a una propuesta de $467 mil millones cuando la sumió la empresa Conalvías. Andrés Jaramillo replicó diciendo que nunca hubo una propuesta de su empresa y que lo que sucedió fue un ejercicio técnico, “serio y juicioso, y acorde a los costos reales para construir el proyecto para el cual el IDU contrató. Un ejercicio y una evaluación económica que fueron acompañados por la interventoría”.

La Contraloría consultó también al representante legal de Consorcio Intercol, Jorge Alberto Salamanca, cuya empresa cumplió gestiones como interventora del polémico contrato de los Nule en la Fase III de Transmilenio, y quien de entrada destacó que “la falta de diseños completos comenzó a afectar el avance de la obra a partir del sexto mes, en especial por los ajustes en la separación de la red de aguas lluvias y aguas negras”. Estos obstáculos, según Salamanca, generaron atrasos y fueron debidamente reportados.

Salamanca advirtió que desde el primer momento la interventoría dejó constancia del mal manejo del anticipo de $81 mil millones, y que incluso sus reportes, dirigidos al IDU y a la aseguradora, fueron determinantes para concluir que se debía pagar el siniestro causado por la deficiente ejecución del anticipo.
No obstante, destacó que las pruebas del manejo irregular posterior sólo las conoció su empresa al momento de liquidar el anticipo, por lo cual le resultó imposible acudir ante la justicia, ya que no tenía las pruebas contra el contratista.
De otro lado, el periódico destaca declaraciones del suspendido alcalde Samuel Moreno Rojas, en las cuales advirtió que la responsabilidad sobre la contratación es del IDU.
Además recordó que cuando asumió como alcalde de Bogotá, tres días antes de su posesión ya había sido adjudicada la obra de la Fase III de Transmilenio.

También señala que la Contraloría le preguntó a Moreno Rojas las razones que tuvo para ratificar como directora del IDU a Liliana Pardo, nombrada durante en la administración de Luis Eduardo Garzón.
Samuel Moreno respondió que lo hizo porque se iniciaba el cobro de la contribución por valorización y porque además, por una norma, no participaba en la designación o retiro de los servidores de esta entidad. Además, insistió Moreno, nunca fue informado de que la obra tuviera inconvenientes en materia de diseños, como lo afirmó después Manuel Nule en su declaración.

Samuel Moreno detalló que sólo hasta finales de 2009 fue informado por el IDU de los reiterados incumplimientos de la Unión Temporal Transvial, y de que ya había 40 requerimientos de la interventoría. En octubre de 2010, sostuvo el alcalde, la firma Segurexpo tuvo que cancelar la totalidad del anticipo, incluidos los intereses, y en diciembre del mismo año, a través del IDU, se presentó una denuncia penal contra el consorcio de los Nule. El suspendido alcalde insistió en que no le constan las irregularidades en la cesión del contrato.

Desde el pasado 11 de marzo, la Contraloría General de la República dispuso el cierre de la indagación preliminar y la apertura del proceso de responsabilidad fiscal. Ya ha recaudado la mayoría de los testimonios solicitados por la delegada de Investigaciones y Juicios Fiscales.

En próximos días tendrá que tomar una decisión respecto a los daños económicos que le causó a la ciudad el escándalo Nule, sólo en el caso de la Fase III de Transmilenio. Pero ronda un interrogante en el ambiente: ¿Es cierto que la cesión de la obra se hizo para que Iván y Samuel Moreno cobraran $30 mil millones? La justicia sigue indagando los pormenores de la crisis, concluye el diario El Espectador.

3 Respuesta sobre “Carrrusel de la Contratación: Cesión del contrato de Fase 3 de Transmilenio fue una farsa, dice Manuel Nule”

  1. G. Bolivar en junio 26th, 2011 1:26 pm

    Coincide, un medio que descubrió dos cuentas que tenia “El Jefe” Ivan Moreno en paraísos fiscales, que en el momento di la entrevista manifesto no recordar si tenia tales cuentas.Despues cuando se vio plenamente descubierto dijo; ha, si una la tengo cancelada, y la otra es chiquitica no tiene plata , eso fue antes que los implicados lo delataran la semana pasada. Quien era interrogado manifestó; la condición de los Moreno era que les teníamos que consignar en efectivo y en bancos de paraísos fiscales que ellos pedían. ¿Que coincidencias, no?. Lo extraño es porque la Fiscalia no se apresuro a tomar medidas cautelares contra los bienes de los Moreno, pero si contra los Nule. Cunda vaya a aplicar las medidas ya les han tenido tiempo suficiente para desaparecerlos, y después de una corta condena con beneficios, si es que la hay, salgan del país a disfrutar de lo desfalcado al distrito. Ahí vamos pedalio.

  2. PREGUNTAS Y MÀS PREGUNTAS en junio 26th, 2011 1:26 pm

    Bueno, y què diràn ahora los mamertos del polo con todos estos lìos en que està metida Bogotà?. Serà que nos cayeron las siete plagas con el POLO ??????. Serà que tienen respuesta o se acobardan ahora ???.

  3. DONDE ESTÀN ? en junio 27th, 2011 10:27 am

    Y dònde estàn los mamertos que ahora si no chistan palabra?. Tanto que defendian a la “doctora” y al “jefe” y ahora se acobardaròn?. Serà que se convencieron que es corrUpto ?.

Deja un comentario