LA REELECCIÓN DEL PROCURADOR (1)

diciembre 4, 2012 7:47 am

Por:Carlos Fradique-Méndez

Los temas relevantes para los candidatos a Procurador de la Nación, fueron el aborto y los derechos de las parejas del mismo sexo. Quienes no simpatizaban con el Procurador Alejandro Ordoñez hicieron campaña para que no lo reeligieran por ser católico y porque con fundamento en sus creencias no es partidario del aborto libre y del matrimonio homosexual. La candidata María Mercedes López, de filiación conservadora, para presentarse como opositora al Procurador decidió proclamar su apoyo a estos dos temas que han despertado debates académicos de interés. No es fácil entender que una conservadora de pura cepa, como que es oriunda de Medellín, pueda abandonar sus principios, sin abandonar su partido, y se transforme en defensora de la moral que apadrina el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Dejo como presupuestos las siguientes ideas: 1) Colombia es un país laico pero no ateo. 2) Hay temas que deben analizarse fuera de los contextos religioso, moralista y legalista, lo que no es fácil. 3) El aborto necesario debe ser atendido por el sistema de salud. 4) Las personas no pueden ser discriminadas por su orientación sexual. Pero todos consideran inmoral tener varias parejas, lo que puede constituir poligamia o infidelidad. 5) Las minorías deben respetarse pero no pueden pretender desplazar a las mayorías, por el solo hecho de ser minorías.

La Constitución de Colombia dispone que “Las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias y demás derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares.” La protección de las creencias incluye las de los ateos. Ellos creen que Dios, como ser superior y Creador de la vida, no existe. Sus dioses son terrenales y comparten su particular forma de entender la vida.
Todas las religiones, (religare, es decir estar doblemente ligado el hombre con su dios y el dios con su hombre) inclusive la de los ateos, tienen como finalidad orientar para que el ser humano logre su felicidad, la de sus familias y la de sus conciudadanos. No todas lo logran ni aciertan. Pero lo intentan.
El estilo adecuado de vida de las personas es un tema que interesa a la moral, a las religiones y a los sistemas jurídicos. Ningún sistema legal es ateo puro, porque el ateísmo puro no existe. El ser humano es débil, temeroso, es el más frágil de los seres de la creación y logra vencer esos miedos y temores con la ayuda de una fuerza superior que, cuando no cree en un Dios, el mismo ser humano lo imagina y lo hace parte de su creación.

En los pueblos de esta tierra y seguramente en las demás tierras del universo, la familia tipo es el fundamento de la sociedad. En todas las legislaciones hay, en términos amplios, un código de familia. La permanencia de la familia es ideal de todas las naciones. La disolución del matrimonio, cualquiera que sea la forma reconocida, por causa diferente a la muerte de uno de sus integrantes es decisión de cada sociedad según su estructura social.

Las leyes de familia de Colombia a partir de la Constitución de 1991, pretenden dignificar, proteger y ordenar la familia, pero el resultado ha sido contrario. De la monogamia se pasó a la bigamia protegida por el Estado. Del compromiso en la familia, se pasó a la vida efímera. Del sexo con amor, así fuera aparente y con pareja estable y conocida, se pasó al sexo esporádico, al amigovio(a), a la satisfacción carnal sin importar ni el nombre de la pareja. Del sexo a cambio de dinero se pasó al sexo con pago en especie así tenga apariencia de familia.

Frente a este panorama es imperativo reordenar y fijar reglas claras para proteger realmente a las personas que viven en pareja.

Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

Una respuesta sobre “LA REELECCIÓN DEL PROCURADOR (1)”

  1. yeyo en marzo 15th, 2016 5:36 pm

    Ah{i es como mucho mucho ah{í termina es sin cabeza eso es la peshmega..

Deja un comentario