¿EL TRABAJO ES PERJUDICIAL PARA EL FUTURO DE LOS NIÑOS? I parte.

febrero 5, 2013 7:54 am

Carlos FradiqueCarlos Fradique-Méndez

Abogado de Familia y para la Familia

Bogotá, 30 de enero de 2013

Doctor

RAFAEL PARDO RUEDA

Ministro del Trabajo

Ciudad.

Ref.: Derecho de petición. (Art. 23 C.N.)

Respetuosamente solicito ordenar que se suspenda toda

publicidad y mensajes que inviten a los menores de 18 años

a que no trabajen porque el trabajo es perjudicial para la salud.

Muy respetado Doctor Pardo: Reciba mi cordial saludo.
I
El Art. 25 de la Constitución Nacional dispone que “El trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la especial protección del Estado. Toda persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas,” Por su parte, el Art. 44 de la Constitución ordena que “los niños (Al tenor del Art. 3 del CIA, los menores de 12 años) serán protegidos contra toda explotación laboral o económica y trabajos riesgosos”

El Art. 67 de la Constitución dispone que la educación es un derecho y que se “formará al colombiano… en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente”

II
La OIT ha definido el concepto de peores formas de trabajo infantil, para referirse a aquellas actividades que esclavizan, maltratan, separan de su familia al niño o niña, los exponen a graves peligros, causan daño en su moralidad, seguridad, les generan enfermedades, los abandonan en las calles, entre otros, es decir que aparte de privar a los niños de su niñez, vulneran sus derechos primordiales como seres humanos.

Para los efectos de la ley 704 de 2001, la expresión «las peores formas de trabajo infantil» abarca:

a) Todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la venta y el tráfico de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo, y el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados;

b) La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas;

c) La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas, en particular la producción y el tráfico de estupefacientes, tal como se definen en los tratados internacionales pertinentes, y

d) El trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños.

III

La sabiduría popular nos enseña que la “Ociosidad es la madre de todos los vicios”, “En mente ocupada no entra vicio”, “La pereza es la madre de la pobreza” “El que de joven no es acucioso, llegado a viejo en vano se lamentará.” “A mocedad ociosa, vejez trabajosa.” “El tiempo es oro” “El tiempo perdido lo lloran los santos” “Los vicios son hijos de la ociosidad y nietos de la ignorancia.”

IV

En la red, en la página www.olapolítica.com encontré una nota “patrocinada por el Ministerio de trabajo. PROSPERIDAD PARA TODOS” y que se titula: “PROHÍBESE EL TRABAJO A MENORES DE EDAD. El trabajo es perjudicial para el futuro de los niños. Ley 1098 de 2006.”

Me llamó la atención y abrí su contenido y me generó toda clase de sentimientos encontrados. He escuchado mensajes instituciones, entre otros del I.C.B.F. que claman porque los menores de edad no trabajen. ¿Señor Ministro: Si las personas menores de 18 años no pueden trabajar, si institucionalmente se le prohíbe trabajar, a partir de qué edad pueden comenzar a trabajar, si llegados a los 18, son personas atrofiadas laboralmente, culturalmente encubiertos en sentimientos de pereza y por sobre todo si han perdido los años más importantes de su vida en los que se les ha debido inculcar el amor al trabajo, a la ocupación, se les ha debido iniciar en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento de la cultura, de la ciencia y la tecnología y para la protección del ambiente?

Esos niños con mentes desocupadas han crecido perezosos y es probable que hayan nacido por cesárea de tal manera que les ha negado la opción de hacer el trabajo de parto, de compartir con sus padres los deberes académicos, pues ni tareas pedagógicas les asignan en el colegio, los sábados y feriados se arrogan el derecho de levantarse al medio día con la exigencia de que sus padres les lleven el desayuno al dormitorio y ni siquiera se les ha preparado para organizar su habitación o su cama.

Son personas a quienes les han cultivado la ley del menor esfuerzo y si bien es cierto que nada se debe aprender de memoria sin entender lo aprendido hemos llegado a la bárbara recomendación de que no se memorice nada, que nada se recuerde porque cuando requiera un concepto tiene a la mano al profesor google. Son personas que han aprendido que “investigar” es visitar un sitio de la red y bajar dos páginas y copiarlas sin ni siquiera leerlas, estimulando el plagio y la estafa intelectual. Y el nada tener en la memoria, el nada recordar tiene otras consecuencias que se pierde la historia por tradición de la Patria y se repiten sistemáticamente los errores del pasado desde la política hasta el manejo de las riquezas públicas y privadas.

.- La semana entrante se publicará la segunda parte de la carta.

Deja un comentario