Papa Francisco: “Soy un pecador, pero acepto”

marzo 15, 2013 7:54 am

Papa Francisco–Pese a que los cardenales juraron guardar absoluto silencio, han comenzado a revelarse detalles del cónclave que concluyó con la elección del cardenal argentino Jorge Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI y entre lo develado se destaca la frase que pronunció el elegido cuando se le preguntó si aceptaba el veredicto: “Soy un pecador, pero como esta dignidad se me ha conferido, acepto”.

La pregunta se la formuló el cardenal italiano Giovanni Battista Re, tras el resultado de la quinta votación en la Capilla Sixtina.

El cardenal norteamericano Timothy Dolan, reveló que “cuando Bergoglio llegó al voto número 77, estalló un aplauso. Todos estábamos muy felices por el resultado; son emociones muy fuertes”, precisó.

Los detalles, que divulgó el diario La Nacion, permiten conocer parte de lo ocurrido durante cónclave secreto, en el que por primera vez se eligió a un papa no europeo, jesuita y argentino.

Por ejemplo, que la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) felicitó por error al cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán. Entre la fumata blanca y el anuncio oficial, la CEI envió por correo electrónico un comunicado celebrando “con alegría y reconocimiento al cardenal Angelo Scola sucesor de Pedro”.

En cuanto a la votación, se cree que en el primer escrutinio Bergoglio pudo haber sido el más votado, superando incluso a Scola (uno de los favoritos), pero el voto fue disperso. “Hubo varios candidatos”, reveló el cardenal irlandés Sean Brady.

Scola, de 71 años, pudo haber obtenido unos 30 votos, mientras que el brasileño Odilo Pedro Scherer (otro de los candidatos), consiguió también fue uno de los seleccionados. En ese primer escrutinio Bergoglio sorprendió a todos con un número considerable de sufragios, incluso superando a Scola.

Se cree que la capacidad como orador le permitió al argentino captar los sufragios de los cardenales que aún no lo conocían. Los purpurados vieron en él a una persona muy especial, una figura que podía inspirar, evangelizadora, que podía comunicar la fe.

La mañana siguiente, Scola seguía con buenos números, pero sin avanzar. Bergoglio, en cambio, comenzó a captar más seguidores. Hubo dos votaciones y una nueva fumata negra, la segunda: nadie había obtenido los 77 votos necesarios.

A la hora del almuerzo, el papable norteamericano Sean O’Malley se sentó junto al cardenal argentino. “Parecía muy abrumado por lo que estaba pasando”, contó. Entonces, según la agencia ANSA, el mismo Scola habría dado un paso atrás haciendo entender claramente que no quería ser una “candidatura de división” e invitó a “trabajar por la unidad”.

Así, en la quinta votación, se presume que Bergolgio superó con creces los 77 votos. “Fue un momento muy conmovedor a medida que se escuchaban los nombres: ‘Bergoglio, Bergoglio…’ y de repente llegamos al número mágico de 77”, contó Brady. “No creo que haya habido un ojo seco en la casa (la Capilla Sixtina)”, dijo Dolan. (La Nación).

Deja un comentario