¿Por qué Chipre importa?

abril 1, 2013 8:32 am

mauricio-botero-caicedo Por Mauricio Botero Caicedo

Chipre, con una población cercana al millón ciento cincuenta mil habitantes, es la tercera isla en tamaño del mar Mediterráneo, ligeramente más pequeña que Sicilia o Cerdeña. Esta nación pertenece geográficamente al suroeste asiático, pero política y culturalmente, se considera como parte de Europa; y es de hecho miembro de la Unión Europea desde el 2008. Por su tamaño y escasa población, la economía es altamente vulnerable con una fuerte dependencia del sector servicios, en especial del turismo. Para tener una mejor idea del tamaño relativo, el PIB de Chipre es la veinteava parte de aquel de Colombia.
En el verano de 2012 el gobierno chipriota pidió un rescate a la Unión Europea de 17.500 millones de euros, rescate que no fue aceptado. A finales de marzo de 2013 se produjo un bloqueo de las cuentas corrientes de los chipriotas, popularmente conocido como ‘corralito’, con el objetivo de recaudar 5.800 millones de euros a través de un impuesto a los depósitos bancarios, impuesto que a su vez sería utilizado para pagar parcialmente el rescate europeo. Todo parece indicar que el ‘corralito’ no fue sugerido por las autoridades chipriotas, sino impuesto por la Unión Europea.
¿Pero por qué, concretamente, esta pequeña isla – con una población insignificante y prácticamente ninguna relevancia estratégica o económica – ha acaparado en las últimas semanas los titulares de la prensa mundial? Para entender este fenómeno es importante contestar dos preguntas: la primera es ¿qué exactamente se entiende por ‘corralito’?; y la segunda es ¿por qué Chipre es relevante en la Eurozona?
Se denomina ‘corralito’ a la restricción, ordenada por las autoridades monetarias, de la libre disposición de dinero en cuentas corrientes y depósitos a plazos fijos en bancos y cajas de ahorros. En el caso de Argentina en la década de los noventa, el objetivo que se perseguía con el ‘corralito’ era “evitar la salida de dinero del sistema bancario, intentando evitar así una ola de pánico bancario y el colapso del sistema”. Al restringir la liquidez monetaria “las medidas ahogaron todo movimiento económico, paralizando el comercio y el crédito, rompiendo las cadenas de pago y asfixiando a la ‘economía informal o no formal’ de la cual depende la subsistencia cotidiana de una porción significativa de la población”. Las medidas, tan insensatas como arbitrarias, obviamente conllevaron a una perdida masiva de confianza en el sistema financiero argentino, desconfianza que de alguna manera perdura hasta la fecha.

Es importante entender que hay dos enormes diferencias entre el ‘corralito’ argentino y el ‘corralito’ chipriota. En el primero se pretendía restringir de manera dramática la liquidez del ‘peso austral’, permitiendo a los cuentahabientes retiros mínimos cada mes. En buena parte se buscaba controlar una inflación galopante, congelando de paso la fuga de capitales. En el caso de Chipre, lo que se pretendía era que los cuentahabientes del sector financiero pagaran un impuesto del 6,75 por ciento en aquellas cuentas de menos de 100.000 euros, y del 9,9 por ciento en aquellas con cifras superiores. Es decir, la confiscación forzosa de parte del patrimonio de los usuarios del sistema financiero de la isla para pagar el costo del rescate; y de paso intentar salvaguardar las precarias finanzas chipriotas con ayuda de la Unión Europea. Dicho de otra forma, los que tenían que pagar el ‘pato’ por la incompetencia o negligencia de las autoridades económicas y de los banqueros irresponsables eran los cuentahabientes. Que muchos de los depósitos fueran capitales rusos, algunos evadiendo impuestos, no es relevante. Los justos no pueden ni deben pagar por los pecadores.
La enorme diferencia entre Argentina y Chipre es que mientras la irresponsabilidad del gobierno del primero la terminaron pagando exclusivamente los mismos argentinos dado que el ‘peso’ es una moneda que circula exclusivamente en el país austral, la insensatez de las exigencias de la Unión Europea y la irresponsabilidad de las autoridades y del gobierno chipriota la van a terminar pagando todos los países de la eurozona, en especial aquellos que enfrentan dificultades económicas estructurales y coyunturales como España, Italia, y Francia. Y la razón es que todo inversionista y cuentahabiente del sistema financiero en estos países está en alerta dado que las autoridades de la Unión Europea los van poner a pagar con sus recursos en caso de llegar a ser necesario un rescate. Entonces la pregunta de fondo es ¿quién es tan insensato de mantener una cuenta o una inversión en un banco en España, Italia, o Francia a sabiendas que parte de dichos recursos pueden llegar a ser confiscados, sin previo aviso, en cualquier momento por ordenes de Bruselas?

No es el objetivo de este artículo analizar ni las raíces de la crisis, ni el pronóstico de la economía chipriota. El propósito es señalar que cuando las autoridades nacionales o supranacionales acuden a medidas arbitrarias y extremas como el ‘corralito’, en la que actores inocentes (como son la inmensa mayoría de los usuarios del sistema financiero) terminan pagando las consecuencias de los desatinos de las autoridades, la cura puede ser bastante más dañina que la enfermedad. La insensatez de las exigencias de la Unión Europea a la larga van a implicar que cualquier rescate de una economía en la Eurozona sea bastante más complejo y más costoso en el futuro. Esta es la razón de fondo por lo que ha pasado en Chipre tiene relevancia e importancia. Si la isla siguiera con la ‘libra chipriota’ como moneda en vez del euro, posiblemente la quiebra de sus finanzas y del sector bancario chipriota no ameritaría nada más que media columna en la prensa sensacionalista!

3 Respuesta sobre “¿Por qué Chipre importa?”

  1. Mauricio Tirado en abril 2nd, 2013 4:32 pm

    01 abril 2013

    El ‘Papero’ fue destituido del Club El Nogal

    En una comunicación el Club El Nogal aseguró que Marco Antonio Gil fue miembro hasta el 2007.

    La detención del presunto narcotraficante Marco Antonio Gil, alias el ‘Papero’ ha dado para todo. Las autoridades lo relacionan con el exjefe de seguridad del expresidente Álvaro Uribe, general Flavio Buitrago, y trascendió que en el momento de su captura los oficiales le encontraron un carné que lo acreditaba como socio del club El Nogal. Ricardo Gómez Cano, gerente general del club asegura que Gil no es en la actualidad socio del lugar y que lo fue entre los años 2002 y 2007. “El señor Gil fue bloqueado desde el mes de julio del 2007 y después de agotar el proceso consagrado en nuestros estatutos, fue destituido por la junta de la entidad en el mes de septiembre del 2008″.

  2. Daniel Fernández Gastaldi en abril 3rd, 2013 12:05 am

    Señor Caicedo sus apreciaciones son inexactas, el denominado corralito argentino no fue establecido en la década del 90, sino en el año 2001, y lo que reinaba no era una «inflación galopante» sino que el país pasaba por un proceso deflacionario. Saludos.

  3. Elvira Sosa en abril 7th, 2013 6:23 pm

    este seudoperiodista solo es un pelele….debe ser un corrupto uribista.,o es un zangano que solo vive de los demas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *