$hakira-De La Rúa, Utilidad de los contratos prenupciales

julio 8, 2013 7:37 am

Carlos Fradique Abog. Carlos Fradique-Méndez

Las noticias informan que Antonio De La Rúa, esposo consensual de nuestra querida Shakira, ha presentado varias demandas con las que pretende que le reconozcan intereses sociales como gestor del éxito profesional de la artista.

Es necesario precisar la relación jurídica entre Shakira y De La Rúa. 1) Ellos convivieron durante 11 años y en sentido estricto fueron marido y mujer en matrimonio consensual. Hombre y mujer que viven juntos, se auxilian, se demandan fidelidad, hacen proyecto de vida y se presentan como marido y mujer no pueden negar que están casados ante la sociedad. 2) Ellos firmaron capitulaciones matrimoniales o contrato prenupcial y además capitulaciones maritales que rigieron su convivencia o matrimonio consensual. 3) Ellos acordaron estar juntos en el matrimonio, pero independientes y autosuficientes en el patrimonio, acuerdo que es el más recomendado. Pero al parecer dejaron cabos sueltos respecto de su relación laboral, comercial y empresarial. 4)No se saben los detalles sobre su relación jurídica como empresarios, la que es diferente a su relación económica como casados.

Terminada su vida en común, Antonio De La Rúa está reclamando como socio o empresario, condición independiente de su relación marital. Los casados pueden convivir sin sociedad conyugal o sociedad patrimonial, pero pueden ser socios en sociedades comerciales tanto de derecho como de hecho. También puede haber entre ellos contratos de trabajo muy frecuentes siendo empleadora una sociedad de familia y también puede haber relaciones como copropietarios.

Lo que se conoce hasta ahora es que De La Rúa reclama en Suiza y USA las participaciones a las que considera tener derecho como empresario que llevó a la fama a Shakira. Las pretensiones no son descabelladas pero al parecer no ha sabido sustentar la demanda y más teniendo en cuenta que se firmaron capitulaciones. Lo que la experiencia enseña es que un buen contrato prenupcial no se puede redactar teniendo en cuenta modelos de formatos, sino que debe concebirse teniendo en cuenta las condiciones específicas de la pareja y el desarrollo temporal y espacial de su actividad comercial en el futuro.

El mundo actual es en gran parte mediático y los famosos se convierten en modelos de vida para los jóvenes. Muchas jovencitas quieren ser como Shakira y deciden convivir sin previa celebración de matrimonio ceremonia. Saben que los papás de Shakira la apoyan y consideran que los demás papás deben hacer lo mismo. Y los papás se ven obligados a brindar ese apoyo para no aparecer como retardatarios. Pero como los jóvenes son osados y arriesgados asumen la convivencia como una experiencia para probar si funciona o no funciona la relación de pareja. Casi siempre la relación termina al poco tiempo de iniciada, pero puede generarse efectos que se prolongan durante varios años.

Los principales efectos se relacionan con los hijos de la pareja los que resultan de falta de previsión o de insuficiente programación responsable de la progenitura. Divorciados los casados en matrimonio consensual vienen las demandas por custodia, alimentos, visitas, patria potestad y denuncias penales por inasistencia, violencia e imaginarios abusos sexuales siendo sujetos pasivos los menores, especialmente las niñas.

Y cuando no se ha firmado un buen contrato prenupcial y quedan aspectos sin regular vienen las demandas para reclamar derechos patrimoniales como en el caso de Shakira. Si hay demandas es porque la relación comercial entre ellos no fue clara y como en el derecho todo es posible es importante hacer el seguimiento a los casos planteados por De La Rúa.

En Colombia no es rara esta clase de conflictos. Exparejas que reclaman por no haber recibido sus salarios y prestaciones en “contratos laborales” no reales firmados con empresas de la familia o que reclaman por haber sido despedidas sin justa causa como empleados de una empresa familiar o demandas porque se distrajeron u ocultaron bienes que debían ser de la sociedad conyugal o patrimonial y en no pocos casos porque se obró de manera ingenua o mal asesoradas y no se incluyeron bienes en la partición y ahora se reclaman con los frutos y rendimientos generados durante varios años lo que puede llevar a la ruina a quien creyó que había hecho un buen negocio.

Que la experiencia de Shakira y de otros famosos sirva para que nuestros jóvenes aprendan a no cometer errores o a minimizarlos, al momento de iniciar una relación de pareja así sea tan solo por experimentar.

Deja un comentario