Cadena de oración contra el procurador

enero 14, 2014 9:01 pm

Andres Burgos New Por: Andres Burgos
Si la voz del pueblo fuera la voz de Dios, el procurador estaría en una crisis de fe terrible. La ratificación de la destitución de Petro de nuevo lo pone en el ojo del huracán porque no son pocos los que lo acusan de arbitrario; incluso muchos sectores que sobre el papel comparten sus postulados políticos, han declarado que su decisión está sesgada.
En efecto, yo también creo que el procurador se ha desmedido. No desde que destituyó a Petro sino desde siempre. Su desmesura, pienso yo, no radica en sus posiciones políticas o religiosas, sino en su entusiasmo de contagiar al mundo con ellas.
Curioso que la fe católica, cuyos preceptos promueven el perdón, la tolerancia, la abnegación, la humildad y el amor, sea el arma que utiliza Alejandro Ordoñez para castigar sin misericordia a los que según su criterio, están violando las leyes de Dios. Y es que hasta la causa más bonita puede volverse terrible en manos de un fanático. Eso es nuestro procurador: Un fanático que legisla con Biblia en mano.

Andres Burgos New
Pero no todo es culpa de él. Si bien es terrible que crea con fervor que moral es sinónimo de fe, también es cierto que la Constitución del 91 le otorgó a su investidura un poder exagerado que lo protege de todo mal. Como dirían por ahí, se juntaron el hambre con las ganas y el resultado es una vergüenza para el respeto de nuestras libertades individuales.
¿Qué garantía puede brindar un funcionario que en su juventud quemó libros que considera inmorales? ¿Qué nivel de tolerancia a la diferencia puede tener una persona que fiscaliza las acciones de los demás con los argumentos más ridículos y puritanos?
La respuesta a esta pregunta ya la hemos vivido: Persecución descarada a homosexuales e investigaciones a notarios que se atreven a casarlos; desconocimiento de la legislación sobre derechos reproductivos e intenciones insolentes de tumbarla; intervenciones en política en contra del proceso de paz, que no solo no le incumbe sino que tipifica una extralimitación de sus funciones.
Eso sin mencionar la construcción de un oratorio en su edificio y la presión que reciben sus empleados para comulgar con sus creencias, delito en un estado laico como el nuestro; o la asignación de cargos en la Procuraduría a cambio de votos por su relección, que también se configura como un delito aunque a los ojos de Dios no exista pecado. Ni qué decir de los puestos que generosamente otorga a sus hermanos de fe saltándose la meritocracia -¿O es que Amada Rosa Pérez, la otrora actriz y modelo que actualmente pertenece a la Legión de María, fue nombrada en la Procuraduría por sus méritos en el servicio público?-.
¿Con qué criterio un abogado que en su tesis de grado suplica “la restauración del orden cristiano y el aplastamiento del comunismo ateo para que brille por doquier la fe católica” puede juzgar con objetividad a un comunista ateo?
Las leyes divinas que rigen nuestra esfera privada, si bien iluminan el corazón del ser humano y le brindan la opción de la esperanza, no sirven para regir un estado que se define como laico, pluricultural y multiétnico.
La obligación de la Procuraduría es velar porque se garanticen nuestros derechos, seamos cristianos, católicos, agnósticos, legionarios de María o comunistas; pero nuestro procurador, desde lo más alto de sus jerarquías imaginadas, no hace sino lo contrario: Estigmatizar, polarizar y generar odios y discriminaciones.
Roguemos a Dios porque a algún senador honesto de la nueva legislatura se le ocurra limitar las funciones del procurador, pidamos al cielo que su proyecto sea aprobado aunque todos los santos se opongan y elevemos plegarias para que nunca más se vuelvan a quemar libros en nuestro país. Amén.
Twitter: @andresburgosb

13 Respuesta sobre “Cadena de oración contra el procurador”

  1. GLADYS LUCIA en enero 15th, 2014 8:39 am

    NO ENTIENDO COMO EL PROCURADOR QUE HABLA LAS 24 HORAS DE RELIGION SEA TAN ARROGANTE TIENE EL EGO TAN SUBIDO QUE NO SABE DE PERDON TODOS PODEMOS EQUIVOCARNOS NO UNA SINO VARIAS VECES.

  2. El poeta polar en enero 15th, 2014 9:32 am

    A Colombia le hacen falta lenguajes tan frenteros como el texto anterior. Esa parte de la conciencia debe convertirse en herramientas de argumentación y no en violencia, como tradicionalmente la convertimos en Colombia.
    Así como lo tradición tiene modos muy fuentes de manifestarse, es tiempo de que el otro lado de la luna también se escuche.

  3. Andrés Burgos en enero 15th, 2014 9:55 am

    Gracias por su comentario Poeta Polar. Su nick name se me hace muy familiar. Saludos a todos en el iglú.

  4. Ana M Uribe en enero 15th, 2014 10:52 am

    Si el Procurador esta cumpliendo con lo que manda la Ley, por que tanto problema? Ni que el Alcalde fuera un mendigo que si se queda con el pan se muere, Petro deberia saber que convertirse en hombre publico conlleva que sea calificado de ejercer bien o mal, Petro esta creando un caos en la Alcaldia precisamente porque su cabeza y sus decisiones no le daran mas que para pensar en como «evadir» lo que ordena la Constitucion, si una persona, caudillo o rey los llama Dios a la vida eterna y tienen que dejar el puesto que ocupan…… ya vendran otros, nada es eterno. PETRO, hagale un favor a Bogota, deje que venga otro a ocupar su lugar. Y su pasado en el M19 que nunca olvidaremos no lo hace mejor que cualquier otro, eso no es ireemplazable. El Procurador es un hombre recto, de buena moral y porque sea catolico, no le quita o le pone mas o menos.

  5. francisco rojas en enero 15th, 2014 3:57 pm

    Las mafias corruptas que se apropiaron y controlan el país le han puesto un filtro a la democracia. Un individuo que después de las elecciones decide si el pueblo se equivoco o acertó con la elección de sus representantes según sus convicciones políticas y religiosas. Pero peor aun es que ese individuo esta por encima de la constitución y la ley al tener a todos los familiares de los magistrados a su servicio. Esperemos los fallos de la corte interamericana y veremos las enormes indemnizaciones que va a tener que pagar el estado con nuestro dinero por los abusos cometidos por este señor que llega al extremo de decir públicamente que esos fallos no son de obligatorio cumplimiento.

  6. CARMENZA en enero 16th, 2014 2:11 pm

    Andresito… great that you’re going so far… Despite not your friend, but so proud of you. I know you get me. A hug!

  7. Javier Riveros en enero 16th, 2014 5:15 pm

    Burgos, el Procurador debería escuchar que para un creyente su religión es intocable y para los demás no es más que un conjunto de ritos, mitos y explicaciones mesiánicas. El hecho le haría pensar a él y a muchos que la creencia es una cuestión más personal que cultural.

  8. Andrés Burgos en enero 16th, 2014 7:16 pm

    Hola Carmenza, muchas gracias por tus palabras.

    Riveros, estoy de acuerdo. La religión hay que dejarla para la esfera privada, lo público requiere soluciones más mundanas.

  9. Andrés Burgos en enero 16th, 2014 7:19 pm

    Muchas gracias por tus palabras, Carmenza.

    Riveros, estoy de acuerdo. La religión hay que dejarla para la esfera privada. Lo público requiere medidas más mundanas.

  10. yeyo en enero 16th, 2014 8:16 pm

    RADICA EN QUE SON BOBOS. NO ESO NO ES SON BOBOS Y RETRASADOS MENTALES.

  11. HAROLD BEDOYA DIRIGE LA MANO NEGRA CRIMINAL Y SOLAPADA DE LA ULTRADERECHA en enero 17th, 2014 2:40 pm

    COLOMBIA, UNA TIRANÍA DISFRAZADA DE DEMOCRACIA
    PETRO Y LA SUPREMACÍA OLIGÁRQUICA COLOMBIANA

    Gustavo Petro Urrego, alcalde de Bogotá

    La Alcaldía de Bogotá encabezada por Gustavo Petro representa el primer intento serio de revertir el modelo neoliberal en los servicios públicos en una ciudad de Colombia. He allí el principal peligro para la oligarquía y el imperio. Además, Petro es el mejor prospecto que tiene el pueblo colombiano para acceder a la primera magistratura en un futuro cercano. El procurador, las contralorías, el “defensor del pueblo”, el fiscal, el personero, todos estaban al acecho para caerle ante el menor descuido. ¡Y le cayeron!

    Muchas personas -si no la mayoría- pensaban que el procurador Alejandro Ordóñez no iba a destituir a Petro. Menos, que lo fuera a inhabilitar por 15 años. Incluso el mismo Petro, quien interpreta esa decisión del Ministerio Público como un saboteo al proceso de paz y se hacía ilusiones que el presidente Santos fuera a intervenir para evitar esa sanción disciplinaria, se equivocó completamente. No calculó la trascendencia de su accionar.

    Petro creía en la buena fe de los llamados “sectores democráticos” de la oligarquía, con los que el M-19 pactó el acuerdo que le dio vida a la Constitución de 1991. Los herederos de ese proyecto político siguen creyendo en esa “buena fe” y siguen amarrados a su institucionalidad. Lo demuestra la actitud leguleya de Antonio Navarro quien calificó el fallo del Procurador sólo como “exagerado”. 22 años después la oligarquía muestra que no perdona y que no iba a dejar avanzar a Petro hacia la Presidencia de la República.

    Olvidan que la oligarquía colombiana ha mostrado a lo largo de la historia su talante reaccionario y retrógrado. Esas clases dominantes no iban a permitir que Petro pudiera salir bien librado de una administración como la de Bogotá, mostrando la ruta de la defensa de lo público y la posibilidad de desmontar los monopolios privados de los servicios públicos. Sabían que iba a quedar bien posicionado en la recta hacia la presidencia de 2018.

    Esa es la gran lección: esta oligarquía es vengativa, retrechera, traicionera, previsiva, no da puntada sin dedal, es difícil de derrotar, usa “todas las formas de lucha”, se divide para aparentar que a su interior existen “sectores democráticos” para finalmente dar la puñalada “trapera” (por la espalda). Desechar ilusiones democrateras y diseñar una estrategia integral, es la lección aprendida para poder superar esa supremacía anti-popular.

    En ese sentido la actuación del procurador Ordóñez no es aislada. No es exclusivamente una jugada contra el proceso de paz. No es sólo un complot para poner la alcaldía capitalina a disposición del uribismo. No es solamente una forma de sacar de la carrera presidencial al mejor prospecto que tiene la izquierda. Es todo eso y mucho más. Es un mensaje de que la oligarquía no está dispuesta a compartir el gobierno con fuerzas “progresistas” como ya lo hace la burguesía en varios países de Suramérica. Aquí no comparten nada.

    Sin embargo este hecho es a la vez -paradójicamente-, una demostración de que la acción política que impulsaba Petro, está bien encaminada. El hecho de que traten de “asesinar políticamente” a este líder de la izquierda significa -como ocurrió con el magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán-, que la orientación general es correcta pero que hay que afinar los detalles con mucho mayor tino y cuidado.
    Es decir, como lo ha planteado el alcalde Petro en su discurso, hay que persistir con el proceso de paz. Hay que insertarse en la institucionalidad para desde allí desmontar el intrincado aparato neoliberal que la burguesía ha montado en la administración pública. Hay que luchar por mantener el control del gobierno de la capital de la República por parte de fuerzas progresistas, defensoras de lo público y anti-neoliberales.

    Pero, paralelamente se debe construir desde las bases un gran movimiento popular que vaya consolidando formas de poder alternas y paralelas al poder institucional. En Bogotá ese proceso recién se está asumiendo. Tantos años de represión, guerra, desplazamiento, crecimiento caótico, planificación neoliberal, han destruido importantes lazos sociales que el pueblo bogotano tenía y que deben ser reconstruidos.

    Millares de colombianos indignados por la injusta destitución
    del alcalde Gustavo Petro han llenado consecutivamente la histórica
    Plaza de Bolívar de Bogotá para decir basta ya a los abusos y atropellos de la
    ultraderecha liderada por el procurador Ordóñez y el expresidente Álvaro Uribe.

    Por ello, el movimiento social por apropiarse de la basura como una fuente de capital social y empleo; la defensa de las galerías y mercados populares; los movimientos ambientales en defensa del agua, los humedales y un desarrollo sostenible de la ciudad; la lucha por transformar los servicios de educación y la salud; los espacios y desarrollos culturales; la organización a nuevos niveles de los trabajadores precariados; los proyectos económicos comunitarios; todo ello y muchas más iniciativas, debe ser fortalecidas -luchando contra las tendencias burocráticas-, para crear un potente movimiento popular que sea el sustento “desde abajo” de los procesos institucionales de transformación de la vida social. Sabemos que mientras no se derrote el sistema capitalista, lo que esté soportado en la institucionalidad burguesa, va a ser fácilmente desmontado sino está sostenido por fuerzas sociales organizadas y conscientes.

    Es indudable que hay que dar la lucha en lo inmediato para mantener la administración de Bogotá, tanto por la vía de la movilización como en el terreno jurídico y político. Sin embargo, la izquierda tiene que replantear su estrategia. No se puede confiar en ninguna de las fracciones de la oligarquía (burguesía “nacional”, burocrática, comercial, etc.), así asuman formas “progresistas”, socialdemócratas y hasta “patrióticas”. Las muestras espontáneas de solidaridad con el gobierno de Petro por parte de amplios sectores sociales revelan las grandes potencialidades que existen en el seno de nuestro pueblo y que todo está por conquistar. ¡Que sí se puede!

    Si en lo inmediato no se puede garantizar la permanencia de Petro en la alcaldía, hay que cerrar filas para darle continuidad a su programa de gobierno y derrotar el bloque oligárquico que se va a formar para acabar con la “Bogotá Humana”. Pero además, Petro puede contribuir mucho con la construcción y fundamentación de un amplio movimiento popular (social y político), con la formación de cuadros revolucionarios que recojan y sistematicen su experiencia.

    Necesitamos centros de pensamiento estratégico que ayuden a las expresiones organizativas del pueblo a derrotar a la oligarquía. Sabemos que si no nos matan físicamente lo tratarán de hacer política o moralmente. Por ello, al llegar a una alcaldía o gobernación, para abordar la tarea de desprivatizar un servicio público o afectar un monopolio oligárquico, debemos preocuparnos por construir un fuerte y poderoso movimiento social que sea el sustento y soporte de ese cambio. De lo contrario, nos lo cobran con sanciones y destituciones.

    Igualmente, debemos entender que no se trata de llegar sólo a “gestionar” el aparato administrativo de la burguesía. Hay que penetrar en esa institucionalidad sólo con el fin de socavarla, de dinamitarla por dentro. Sólo así podremos ir construyendo una nueva institucionalidad anti-capitalista, de-colonial, basada en el auto-gobierno y dirigida a desarrollar una cuajada y poderosa democracia directa y participativa.

    De lo contrario no podremos derrotar plenamente a esta oligarquía criminal que nos oprime y domina. Debemos combinar la lucha institucional y electoral, la movilización social y la construcción de poder popular de nuevo tipo (auto-gobierno). Son tres elementos indispensables para avanzar no sólo por caminos de paz, democracia y justicia social sino para construir las bases materiales, sociales, políticas y culturales de una nueva sociedad.

    Petro puede ayudar en esa dirección. Si se concreta su inhabilidad político-administrativa de 15 años, ello no le impide desarrollar nuevas capacidades intelectuales y organizativas para servir al pueblo desde el terreno de la estrategia, la verdadera dirección política y la formación de dirigentes. Nuevas tareas surgen de la dinámica social y política.

    Nota: Existen importantes antecedentes en la normatividad internacional para prever que se puede derrotar jurídicamente este atentado político del Procurador. Si Petro logra salir bien librado de esta batalla, estaría ad portas de la Presidencia para 2018. Entonces, la principal tarea sería preservar y cuidar de su existencia

  12. Josè en enero 18th, 2014 2:41 pm

    Cuando esta clase de comentarios sale a la luz pública, al leerlos
    pareciera que el autor esta enceguecido contra una persona , fiel a sus creencias
    de su iglesia católica,pregunto: se comete alguna transgresión, cuando se pertenece
    a cualquier doctrina que quiere practicar el abolicionismo? entonces empecemos
    por su presidente acompañado de varios miembros de su gabinete, que están ligados a
    una sectas demoníacas, es verdad la iglesia católica, fomenta lo que usted dice,
    pero no confundirlo con inmoralidad,acaso la unión de dos hombre o dos mujeres
    con el vinculo del matrimonio católico, esta permitido, en ese libro sagrado,
    que usted manifiesta que el procurador carga debajo del brazo para administrar
    justicia,mire esos ejemplos señor periodista,lo mismo diríamos de ex guerrilleros
    que utilizaron las armas en contra de la sociedad y ahora tienen cargos políticos,
    es importante que reconozca que la constitución del 91, dio amplias facultades
    a algunos funcionarios para actuar dentro de los limites de la misma,contra
    personajes que se creen intangibles en sus puestos, pregunto: si el procurador no
    actuara de acuerdo a estas normas, sería acusado por desidia por no aplicar la
    legislación? podemos aplicar ese aforismo «palos porque bogas,palo porque no bogas»
    veo con asombro como invoca a Dios, para darle solución a estas situaciones,como
    calificaríamos estas preces,quedar bien con el creador y con el diablo?

  13. yeyo en enero 21st, 2014 4:11 pm

    Esta está mucho mejor después de esa m. con la biblia en mano de jurar y perjurar ese montón de cosas ,ver a Topolanek que estuvo en la uis y la sto tomás, con berlusconi, el gaitan actual, después de volarle la cabeza con un explosivo a Colmenares, hablar sobre la fidelidad al bobo.

    El show de los locos, se vuelven locos con esas cosas, asuntos de retrasados mentales, gitanería y senderismo.

Deja un comentario