DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (2)

enero 20, 2014 7:36 am

Carlos Fradique Carlos Fradique-Méndez Abogado de Familia y para la Familia
La familia es tan antigua como el ser humano. Sin familias es imposible imaginar la existencia de la sociedad y de la permanencia de la humanidad. Hasta los años setenta se entendió que el ser humano estaba en capacidad de formar una familia a partir de su llegada a la pubertad bajo el entendido de que el hombre era apto para engendrar y la mujer para concebir. Y no se tenía conciencia de las exigencias que imponía el mundo para sobrevivir. Los padres, especialmente la madre, le daban al hijo la vida y le enseñaban una profesión u oficio que le permitiera sobrevivir. Quienes contaban con recursos económicos o ascendencia culta o se creían dueños del poder preparaban a sus hijos para que los sucedieran en sus profesiones u oficios. Así, por ejemplo, los médicos hacían médicos d sus hijos, los abogados hacían abogados de sus hijos, los hacendados hacían capataces de sus hijos, los empresarios dejaban sus empresas a sus hijos. Era frecuente que en los hogares hubiese un médico, un abogado y en algunas familias muy religiosas se formaban sacerdotes. Las denominaciones de oficios menores eran despectivas y humillantes. Los jornaleros, las criadas, los sirvientes, las muchachas del servicio, los rusos, los carga maletas, etc.

En los hogares se criaban a las hijas para que consiguieran un buen marido o un papá solvente para los hijos no importaba si las maltrataba o las explotaba o las usaba como simple objeto sexual. La mujer aguantaba y lo más doloroso es que todavía hay mujeres que aguantan y se sienten satisfechas. Son el modelo perfecto del masoquismo.

En el artículo 16 de la declaración universal de los derechos humanos, se lee lo siguiente: “1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio. 2. Sólo mediante el libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio. 3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.”

Es importante desglosar este concepto, con la técnica recomendada de estudio. Veamos:

1) Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil… La edad núbil es la llegada a la pubertad. Se aceptaban los 12 años para la mujer y los 14 para el hombre. ¿Acaso una niña de 13 años y un niño de 15 años están en condiciones físicas, mentales, laborales, sociales, afectivas, preparados para criar un hijo? No. Por eso hoy se recomienda que la progenitura se asuma luego de los 22 o 25 años, por lo menos que es cuando el ser humano ya ha terminado sus estudios formales para ser empleado con buen ingreso o empresario.

2) Los hombres y las mujeres tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia. En esa época se olvidó el reconocimiento del matrimonio consensual. Y fue dura la lucha para que se aceptara el matrimonio entre blancos y negros, entre la realeza y el pueblo. En muchos Estados solo se aceptó el matrimonio religioso siendo que el ideal es que solo genere efectos el celebrado por el rito civil-

3) Los hombres y las mujeres, disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio. Se olvidó que la familia tiene deberes y que sin el cumplimiento de los deberes no es posible garantizar los derechos.

4) Sólo mediante el libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio. Pasó tiempo para que se terminara el derecho de los papás de elegir el marido a sus hijas

5) La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. Los tiempos nuevos han olvidado que la familia debe protegerse y preservarse. Las uniones efímeras, la falta de compromiso, el rechazo a la vida permanente en pareja y otras razones sobre las cuales volveré en capítulos posteriores han generado nuevas crisis en la familia del mundo entero.

Deja un comentario