DE LAS FINANZAS EN LA FAMILIA

septiembre 22, 2014 8:17 am

Carlos Fradique Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia
DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (24)
Manejar con tino y con medida los ingresos que recibe la familia es garantía para proteger el poco de familia que nos queda.
Recordemos que tanto el matrimonio ceremonia, como el matrimonio consensual generan consecuencias económicas. Ya hablamos de la sociedad de bienes. Ahora es importante referirnos al manejo, a la consecución y administración de los recursos necesarios para el sostenimiento de la familia.

Estas notas seguramente pasarán inadvertidas para las familias que tienen garantizados ingresos vitalicios y saben bien en qué gastar, en qué invertir, cuánto ahorrar. Entonces van para las familias que tienen ingresos mensuales menores a veinte salarios mínimos, hoy cerca de diez millones de pesos netos.

Este buen manejo, buena inversión, responsabilidad en el endeudamiento, es lo que puede llamarse en sentido amplio economía doméstica o correcta administración de las finanzas en la familia.

La pareja debe hacer un presupuesto para tener claro cuánto gana, cuánto gasta y en qué gasta. Y cuánto ahorra o capitaliza. Las personas no deben ponerle límite a sus ingresos. No hay que tenerle miedo al dinero. Ganen todo lo que puedan, por supuesto que por vías legales. Gasten lo necesario para vivir dignamente. No despilfarren, no sean pródigos o disipadores. No adquieran deudas innecesarias.

Son muchas las recomendaciones que dan los orientadores en esta clase de finanzas y me limitaré a recordar las inversiones peligrosas más comunes.
El crédito debe ser racional. Para adquirir vivienda se justifica pero elija el banco que cobre menos intereses. Su empresa le puede ofrecer créditos de gracia. Pague cumplidamente sus cuotas porque todos los bancos cobran los más altos intereses de mora y con el retraso en 3 de ellas ya envían la deuda a cobro judicial.

Evite el crédito extrabancario como el llamado gota gota y todo lo que sea cercano a la usura. Evite hipotecar su casa para gastos superfluos. No cambie de carro por solo aparentar que tiene uno nuevo. Compre primero la nevera y luego el equipo de sonido de 1000 vatios o el televisor de 42 pulgadas.

Tenga a mano la lista de las fechas en las que los almacenes ofrecen descuentos. Especialmente los de cadena para mercado y medicinas. También hay ofertas excelentes para comprar vestuario. Puede ser de la temporada anterior, pero tenga presente que muy pocas personas saben que una prenda es de hace uno o dos años.

Con todo es importante saber que lo barato sale caro. Es una verdad de apuño. Lo barato tiene vida efímera y su uso puede causar daño. La mala calidad se nota a leguas.

Antes de comprar pregúntese y responda con la billetera y no con el corazón: ¿En verdad necesito este artículo? Si duda no lo compre. En su casa tendrá varios.

Asegure su trabajo, su alimentación adecuada, su salud, su vivienda, la buena educación de sus hijos, su preparación permanente, su recreación que debe ser parte de su felicidad.

Hay personas que gozan con la alegría de deber. Compran todo a crédito. He visto personas que pagan con su tarjeta un mercado modesto y el valor de difieren a 4 cuotas. ¿Entonces cómo van a comer durante las próximas quincenas?

Las tarjetas de crédito no son necesariamente para endeudarse. En muchos casos son para ahorrar. No tenga más de dos tarjetas. Mire si para su caso una es suficiente. Compre cuando pagando con la tarjeta recibe descuentos como en las entradas a espectáculos. Sea prudente y pague siempre en una sola cuota. Así no habrá intereses.

Revise sus bienes y deles un adecuado y oportuno mantenimiento. El descuido puede obligarlo a comprar una máquina nueva.

Una forma peligrosa de endeudarse es tener un hijo no deseado o por fuera del matrimonio. Un hijo representa un pagaré a 25 años y a veces a más tiempo. Es un pagaré con cuotas mensuales y el no pago puede generar denuncias penales. Y si hay conflictos entre los padres, las demandas por tenencia, visitas y hasta maltratos generan gastos o desgastes carísimos desde el punto de vista económico y emocional. Ponga en práctica la PROGENITURA RESPONSABLE.

Y a lo anterior hay que agregar el alto costo de enviciarse al licor, a la lotería, a las drogas. Puede ser la ruina económica de una persona.

Por último, recomendamos que desde ya revise sus ingresos, sus gastos, su capacidad de endeudamiento y tome los correctivos necesarios para asegurar el pago oportuno de sus gastos familiares.

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com

22 de septiembre de 2014

Deja un comentario