SED DE VENGANZA

septiembre 22, 2014 1:25 pm

mauricio-botero-caicedo Por Mauricio Botero Caicedo
El país, con bastante más indignación que sorpresa, tuvo oportunidad de oír el debate en el Senado promovido por el POLO en cabeza de Iván Cepeda en contra el ex presidente Álvaro Uribe Vélez. ¿Por qué la indignación? Porque la tarea del Senado es proponer, discutir, aprobar o desaprobar leyes que de alguna manera tengan como fin el consolidar el bienestar de todos los colombianos.

Pero no, algunos senadores de izquierda (a quienes sus abultados salarios y honorarios sin distinción alguna pagamos la totalidad de los contribuyentes) han decidido que su tiempo y nuestros recursos son para perseguir políticamente a sus contrincantes, muy concretamente al ex presidente Uribe. Los senadores de izquierda, en contraposición con el ‘Orden Constitucional’ que establece la división de poderes, se han abrogado el papel de jueces supremos.

Es igualmente inaceptable que los senadores que promueven el mal llamado ‘Debate’ se dediquen es a distorsionar la verdad. El que la izquierda afirme que Uribe en el 2002 era el candidato de los paramilitares es tan falso y repugnante como el decir que los senadores y representantes del POLO son los candidatos de los asesinos del las Farc.

En el 2002 Colombia era un país fracasado. Con una economía destrozada, y un narcoterrorismo envalentonado, la mayoría de los colombianos clamábamos por un candidato de carácter que tuviera la ‘voluntad política’ de enfrentarse al narcoterrorismo. Y ese candidato era Álvaro Uribe Vélez que a su vez fue elegido por una abrumadora mayoría de los electores. El insinuar que Uribe era el candidato de los paramilitares es una bellaquería sin limites. Lo que si hizo Uribe es desenmascarar a la extrema izquierda que pretendía por todos los medios quedarse con el poder. Uribe restableció el imperio de la ley dentro de una sociedad democrática que respeta los derechos de los individuo, apoya la equidad social, y promueve y respeta la economía de mercado. Eso jamás se los va a perdonar la izquierda.

El POLO y sus adalides y secuaces creen que ganaron puntos en el debate contra el ex presidente. Se equivocan¡ La mayoría de los colombianos se dio cuenta que la izquierda capitaneada por Iván Cepeda es un aglomerado mezquino, cuya principal, por no decir única característica no es ni la búsqueda de la verdad y la justicia…es la SED DE VENGANZA.

9 Respuesta sobre “SED DE VENGANZA”

  1. Eugenio Taboada en septiembre 22nd, 2014 4:50 pm

    Así se habla Botero!

  2. URIBE PARACO en septiembre 22nd, 2014 7:34 pm

    Como siempre este decrepito anciano vomitando excremento por el hocico…asi son las ratas corruptas y criminales ratas uribistas lo que diga el 82

  3. LEER BUENOS PERIODISTAS NO LACRAS URIBISTAS MEDIOCRES Y CORRUPTOS en septiembre 22nd, 2014 7:40 pm

    BAJA PRODUCTIVIDAD, MEDIOCRE CALIDAD DE EMPLEO E INEQUIDAD TRIBUTARIA, CONFIGURAN EL MODELO ECONÓMICO DE COLOMBIA

    Según el reputado analista Eduardo Sarmiento Palacio, el dogma neoliberal de los gobiernos de derecha en Colombia del último cuarto de siglo ha llevado a que la economía en este país tenga su sustento en la actual coyuntura en la minería, la construcción y el abaratamiento de las importaciones que, a su turno, arrastran los servicios y repelen la industria y la agricultura, sectores estos que podrían jalonar el desarrollo social pero que infortunadamente se encuentran rezagados.

    Durante la primera Jornada Programática organizada por el partido izquierdista Polo Democrático Alternativo, el analista económico Sarmiento Palacio hizo una detallada radiografía de la realidad socioeconómica del país, planteando la necesidad prioritaria de cambio del modelo neoliberal que ha llevado a Colombia a una crítica situación de inequidad social y a una baja productividad con pésima calidad en el empleo.

    BALANCE TOTALMENTE DESAFORTUNADO

    Sarmiento hizo un breve recuento histórico de lo que ha significado para Colombia la adopción del modelo aperturista de mercados, conocido como neoliberal, hace ya un cuarto de siglo. El balance de la aplicación del esquema neoliberal en el país desde los años 90 es totalmente desafortunado y si se quiere, apocalíptico, pues según Sarmiento, «la apertura, las privatizaciones, la especulación financiera y la represión monetaria configuraron en Colombia una de las sociedades más desiguales del mundo». Y no es para menos, con cifras en la mano se demuestra en forma tajante que en este periodo esta nación decreció por primera vez en 70 años; las 700 mil toneladas de importaciones de los años 80 son ahora alrededor de 8 millones; la calidad del empleo se ha reducido ostensiblemente, los pobres del campo y los trabajadores informales aumentaron en forma considerable; las privatizaciones no mejoraron los servicios públicos pero aumentaron en más del cien por cien las tarifas; las exportaciones con los tratados de libre comercio no crecieron lo que se esperaba; y las deserciones escolares y universitarias alcanzaron niveles sin precedentes en la historia.

    LOS HECHOS HAN CONTROVERTIDO LOS DOGMAS NEOLIBERALES

    Este ingeniero civil de la Universidad Nacional de Colombia y economista, con un Ph. D, en la Universidad de Minnesota, miembro del board de la Sociedad Econométrica para América Latina, se ha desempeñado como subdirector del Departamento Nacional de Planeación, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, consultor de organismos internacionales y docente universitario. Sus actividades de investigador y catedrático las alterna con sus labores de asesor privado y de escritor. Mantiene una columna de opinión dominical en el periódico El Espectador de Bogotá, en la que hace análisis y predicciones económicas. Actualmente es director del Centro de Estudios Económicos de la Escuela Colombiana de Ingeniería y es un reputado conferencista nacional e internacional, así como autor de varios libros.

    En uno de sus últimos trabajos bibliográficos, «La recesión mundial. Colapso del modelo único» (ediciones Aurora y Escuela Colombiana de Ingeniería, 2009), Sarmiento Palacio señala que en las dos últimas décadas ha demostrado «cómo los hechos han controvertido los dogmas y los paradigmas dominantes, y cómo la evidencia se ha ignorado o deformado. La teoría de la neutralidad del dinero, la teoría de la ventaja comparativa, la teoría de las exportaciones como motor de crecimiento y la teoría del vínculo directo entre el crecimiento y la distribución del ingreso no corresponden a la realidad y cómo su aplicación ha resultado contraria al interés público».

    No obstante el fracaso de las teorías económicas del pensamiento dominante, la idea fuerza del gobierno de Juan Manuel Santos es apostarle al extractivismo y la construcción. Su plan de desarrollo gira en torno a las locomotoras de la minería, la construcción, la agricultura, la innovación y el medio ambiente. En la práctica, señala Sarmiento, sólo han operado las dos primeras. En consecuencia,la economía colombiana tiene su sustento en la minería, la construcción y el abaratamiento de las importaciones que, a su turno, arrastran los servicios y repelen la industria y la agricultura, sectores estos que podrían jalonar el desarrollo social pero que infortunadamente se encuentran rezagados.

    Este perfil económico se refleja en la baja productividad, la precarización del trabajo y la enorme vulnerabilidad. De esta manera, explica Sarmiento,la mayor parte de los ingresos provienen del abaratamiento de las importaciones;los salarios crecen muy por debajo del ingreso per cápita; y cae la participación de los ingresos laborales en el producto interno bruto.

    REVALUACIÓN, TLCS E INEQUIDAD TRIBUTARIA

    Esta situación ha llevado a que la revaluación esté en niveles nunca imaginados. Ello anclado a los tratados de libre comercio (TLC) ha terminado por desproteger totalmente al país.

    «Los costos de los productos industriales y agrícolas superan los precios internacionales. La industria y la agricultura se diluyen y sus exportaciones se desploman. Ni siquiera pueden sobrevivir las actividades mineras y petroleras. El balance comercial, que era de US$6.000 millones hace dos años, en el presente será deficitario en US$1.500 millones. El déficit en cuenta asciende a 4% del PIB, el más alto de América Latina y uno de los mayores del mundo», explica Sarmiento Palacio al sustentar las cifras.

    En materia fiscal y tributaria el panorama también es sombrío por cuanto se privilegia al capital en detrimento del trabajo afectando gravemente la equidad social.

    En efecto, este acucioso analista económico recuerda que la última reforma tributaria bajó los gravámenes al capital y subió los del trabajo, al tiempo que incrementó los impuestos indirectos con respecto a los directos. Asimismo, el presupuesto nacional está dominado por el gasto militar, las pensiones y la infraestructura física. El gasto público no llega ni en la mitad al 50% más pobre. Es decir, tanto a ricos como a pobres, les llega prácticamente lo mismo en cuanto a distribución del presupuesto nacional. Y para completar el panorama, Sarmiento anota que las privatizaciones de las principales empresas del Estado que se han venido haciendo desde el gobierno de César Gaviriahan ocasionado un serio retroceso institucional y prestacional en salud, educación, pensiones e infraestructura vial. El resultado es que el sector privado está en capacidad de obtener grandes ganancias entregando servicios inferiores a los aportes de los ciudadanos y la sociedad.

    ECONOMÍA AVANZA IMPULSADA POR LA REVALUACIÓN Y LAS RENTAS DEL CAPITAL

    Los indicadores en materia de desempleo y pobreza tampoco son halagadores aunque el gobierno de Santos busca demostrar lo contrario. La reducción del desempleo, explica Sarmiento, sedebe por una parteal aumento de los inactivos que los sacaron de la estadística laboral, y de otro lado, la relación entre empleo e informalidad no varió significativamente. Así, los subsidios a la informalidad y al primer empleo, y luego el desmonte de los parafiscales en la reforma tributaria, no funcionaron. Los empleos generados en la economía en los últimos dos años son muy inferiores al millón de puestos de trabajo ofrecidos como producto de las medidas fiscales y laborales.

    Si bien el índice de pobreza, como ocurre en todas partes del mundo, ha descendido, ello se debe en buena medida a que el crecimiento económico gotea a los estratos bajos; sin embargo, agrega Sarmiento, la mitad de la reducción del índice obedece a cambios metodológicos. Por eso no tiene mayor incidencia sobre el coeficiente Gini (medida de la desigualdad ideada por el estadístico italiano CorradoGini) de la distribución del ingreso, que se mantiene entre los más altos del mundo. El ingreso de los pobres aumenta, pero menos que el promedio y mucho menos que el de los estratos altos.

    ¿POR QUÉ SE LLEGÓ A ESTO?

    Colombia llegó a estos niveles de inequidad y de atraso en su desarrollo social porque su clase gobernante y sus élites económicas han sido totalmente obsecuentes con el Consenso de Washington (que tiene más de Washington que de Consenso), que no es más que el recetario neoliberal, que buena parte del mundo ha seguido como dogma y que terminó generando la crisis económica de 2008 de la cual Estados Unido ni Europa han podido salir aún.

    Sarmiento Palacio explica que este recetario neoliberal que lo han querido vender con eufemismos como «globalización» y que privilegia la especulación financiera y el fortalecimiento del capital, arrasando con los salarios y el empleo, constituye una confrontación tremenda. Estamos entonces «en un mundo en donde no todos caben», señala.

    En consecuencia, agrega, el comercio internacional no es un mecanismo para vender en forma fácil por cuanto es restrictivo y además no es un intercambio entre iguales. En otras palabras, es darwinista, sobrevive el más fuerte.

    En este escenario, América Latina no cabe en el escenario del comercio internacional y la globalización porque tiene que sobrevivir a costa de la revaluación, la exportación de materias primas con el vaivén de sus precios, relegando su industria y su agricultura, y debiendo enfrentar la enfermedad holandesa (fenómeno producido por las consecuencias dañinas provocadas por un aumento significativo en los ingresos en divisas de un país).

    EN COLOMBIA SE HA DEMORADO LA DESTORCIDA

    Respecto al caso colombiano, Sarmiento advierte que aún este país ha logrado mantenerse porque se ha demorado la destorcida, habida cuenta que la inversión extranjera y el manejo de la tasa de cambio le han permitido al gobierno aplazar la crisis. Sin embargo las cifras son a todas luces preocupantes: los TLCs han producido un déficit de 1.500 millones de dólares; las exportaciones industriales caen al 15% y las agrícolas al 10%, pero el daño más grande está en privilegiar las importaciones a costa del empleo, cuyas cifras de recuperación son ficticias.

    En síntesis, colige Sarmiento Palacio, Colombia está montada sobre «una organización de baja productividad, abaratamiento de los bienes industriales y agrícolas e inequidad fiscal. La economía avanza impulsada por la revaluación y las rentas del capital, a cambio de la vulnerabilidad externa y la ampliación de las desigualdades», razón por la cual es necesario cambiar el modelo económico, determinando claramente el cómo, para generar equidad e inclusión social mediante la recuperación de sectores como la industria, la agricultura, la innovación en el conocimiento y la elevación en la calidad del empleo.

  4. Eugenio Merlano en septiembre 24th, 2014 10:37 am

    Por lo visto reapareció el mozo de Hollman Morris…

  5. Eugenio Me dio ano en septiembre 24th, 2014 11:12 pm

    y de su madre bastardo ingenuo…

  6. Antonio en septiembre 24th, 2014 11:14 pm

    Sr Botero ya deje de sembrar tanto odio mire la viga en su ojo….

  7. Eugenio Me dio ano en septiembre 24th, 2014 11:16 pm

    la viga en el ojo de botero…? en el ojo del culo sera que la tiene jajajajaja

  8. inerme07 en septiembre 25th, 2014 2:23 pm

    Haciendole el mandado al mayordomo del pauperrimo. !Que asco¡

  9. Eugenio Merlano en septiembre 25th, 2014 7:09 pm

    Los mamertos que no son gais como estos imbéciles tipo Inerme07, son areperas como Claudia López…

Deja un comentario