El posconflicto de las Farc y el destino final de sus comandantes

octubre 21, 2014 10:44 am

JoseLuis2 Por José Luis Ramírez Morales
El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc-Ep), Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenco’, se fue para Suiza a cumplir su real sueño: vivir en un paraíso fiscal. Suiza es el estado alpino por excelencia, que comparte frontera con Italia, Francia, Alemania y Austria. Y además allá está cerca de la camarada Aida Abella, que le sirve como guía turística.

Las ametralladoras, los fusiles R-15, los morteros, las cargas de munición, viejas motos y camionetas blindadas oxidadas, las bombas, el arsenal bélico, y las minas quiebrapatas, llamadas así por los campesinos, y que años más tarde cambiaron su nombre por los humanistas con la descripción de minas antipersona, quedarán como un parque cementerio de lo que fuera una guerra de guerrillas en Suramérica, Colombia.

Algunas minas quedarán enterradas para accidentes lamentables en un futuro si algún osado expedicionario recorre estos inhóspitos y selváticos lugares en búsqueda del pasado.

Del camarada Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, solo se sabe que vive en Holanda, la tierra prometida por Tanja Neimeijer, alias ‘Alexandra’ y que viaja a París constantemente a reunirse con su hija Adriana, que vive en Francia. Se escribe con sus otros dos hijos radicados, uno en México y otro en Venezuela, Óscar Iván y Judy Andrea Marín.

Luis Alberto Albán Burbano, alias ‘Marcos Calarcá’. El hombre regresó a sus viejas calles, a su terruño, desde donde dio tantas guerras y batallas, a caminar de nuevo por la Plaza Garibaldi, Tlaxcala, Cuernavaca, Guadalajara, Acapulco, su amado y nunca olvidado México del alma. Vive con su hijo Raúl Ernesto Albán Torres, biólogo, egresado de la Universidad de Montreal en Canadá. Y se reúne constantemente con su hijo menor Juan Jacobo en La Habana, donde estudió y vive actualmente.

Su nombre es Seuis Pausivas Hernández, alias ‘Jesús Santrich’. El salcero, el hombre del sabor antillano, el parcero, el bacán, se quedó definitivamente con su compañera a vivir en La Habana. Sol, ron, y los boleros que le encantan de Roberto Ledesma, del infaltable Beni Moré, la Sonora Matancera, junto a un puro Cohíba y un doble ron Havana Club frente al malecón.

Jesús Emilio Carvajalino, alias ‘Andrés París’. Como su nombre lo indica da clases en Europa. Pone todo su conocimiento sobre las estrategias de guerra al servicio de las nuevas generaciones, sigue viajando, igual de juicioso, preparando las clases, sin estrés, fresco, siempre con carácter pasivo, reflexivo, despacio pero seguro.

Rodrigo Granda, ‘el Canciller de las Farc’, quien fuera portavoz y vocero internacional de las Farc, después de que el expresidente Álvaro Uribe le dio la libertad, dice que no volverá a tener una segunda oportunidad en su vida. Se radicó definitivamente en Venezuela y viaja con frecuencia a reunirse con sus hijas Mónica y Diana y con sus nietos en Europa, más exactamente en Ginebra, donde ellas estudiaron y viven con gran parte de la familia de Granda. Sigue pensando que ‘algo faltó’ en firma de esos acuerdos de paz, que no lo dejan dormir tranquilo.

Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’, vive entre la Habana, Venezuela y la Sultana del Valle, disfrutando del manjar blanco. Y cuidándose de las autoridades estadounidenses, que a pesar del acuerdo de paz, le mantienen todavía vigente una orden de extradición por narcotráfico. Además se dedica a hacer tertulias con sus viejos amigos y compadres del M-19 en Cali.

José Benito Cabrera Cuevas, alias Fabián Ramírez. Se le ve en San Andresito de la 38 en Bogotá comprando contrabando, visitando las galerías de sus familiares y degustando deliciosos platos de lechona tolimense.

De las camaradas mujeres y compañeras de los comandantes, de sueños inconclusos hoy por fin tienen un pedazo de pan debajo del brazo, con muchos sobrinos, nietos, abuelas que cuentan cuentos e historias de mujeres guerreras que descubrieron las selvas colombianas, que saben de remedios caseros, de hojas secas de plátano, de comida en olla negra y al carbón de palo. Algunas se despiertan lavadas en sudor, con calores insoportables, con pesadillas de la guerra. Y todavía, a pesar del tiempo, se jactan de la verraquera de la mujer revolucionaria.

De ‘Mauricio Jaramillo’ o ‘El Médico’, cuyo verdadero nombre es Jaime Alberto Parra Rodríguez, se sabe que murió de aburrimiento. El viejo Milton de Jesús Toncel Redondo, alias ‘Joaquín Gómez’, se quedó en las selvas, no le dieron las fuerzas, ni los amigos pasaron a recogerlo para traerlo de regreso.

Anncol, la agencia de Noticias Nueva Colombia, órgano difusor de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), sigue registrando desde Estocolmo, Suecia, los progresos de los pactos de paz en Colombia. FIN.

7 Respuesta sobre “El posconflicto de las Farc y el destino final de sus comandantes”

  1. Anabel en octubre 21st, 2014 11:50 pm

    y ojala tambien se larguen los otros criminales, los del centro democratico y su criminal mano negra.y asi podamos vivir en paz sin asesinos.

  2. David en octubre 22nd, 2014 10:23 am

    Este periodista siempre con buenos temas para opinar, excelente relación y desenvolvimiento del tema.

  3. Deiby en octubre 22nd, 2014 10:25 am

    Una mirada muy verídica y futurista del destino de estos «personajes»

  4. Pedro en octubre 22nd, 2014 10:27 am

    Tremenda columna un fiel reflejo y contundencia respecto al proceso de paz y en su defecto al pos conflicto que se avecina, tremendo periodista y su forma de ver el país a través de la reflexión somática.

  5. Javier Llanes en octubre 22nd, 2014 6:03 pm

    Que buena columna, José Luis siempre muy claro en sus conceptos.

  6. JOEL en octubre 27th, 2014 8:00 am

    Otro destino «MAGNIFICO» seria la extradiccion a los ESTADOS UNIDOS. Que se pudran en una carcel.
    No sin antes reparar a todas las victimas que pormas d 50 años an dejado estas ratas de alcantarilla.

  7. Franco en diciembre 22nd, 2014 6:12 pm

    Qué cosa tan mal escrita.

Deja un comentario