Sector fondos de pensiones y cesantías, tras 25 años

febrero 11, 2017 9:28 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
En 1992 cuando el auxilio de cesantía y las pensiones de los trabajadores colombianos dejó de manejarse por los empleadores después de 47 años, el mercado de cesantías y pensiones se inició con 14 fondos, la mayoría de los cuales fueron liquidados o absorbidos en transacciones que en algunos casos comprendieron varios países latinoamericanos.

Actualmente el negocio de pensiones y cesantías está concentrado en los fondos privados Citi Colfondos (Grupo Scotia Bank), Porvenir (Grupo Aval ), Ing,Protección (Grupo Sura) y Skandia (Old Mutual holding de Colombia). Algunos empezaron con el portafolio de cesantías, incluyendo posteriormente el de pensiones obligatorias. En 1999 el Grupo Santander compró a Davivir (Grupo Bolívar) y Colmena, y las llamó Administradora de Fondos de Pensiones y Cesantías Santander que cerró operaciones en 2007. A finales de 2013, se fusionaron Porvenir S.A. y BBVA Horizonte, y aquél con ING.

En Colombia funciona hace un cuarto de siglo, además de Colpensiones (Régimen de Prima Media, RPM ),- subsidiado por el Estado- los fondos privados (Régimen de Ahorro Individual Solidario, RAIS), en los que el monto de la pensión depende del ahorro, y desde 2012 ofrecen siete modos para disfrutar una pensión de retiro; uno de ellos el de renta vitalicia nunca ha funcionado. En los dos regímenes hay diferencias para obtener la pensión, a menos que se trate de prestaciones por invalidez o muerte del afiliado, evento en el que las condiciones son las mismas en los dos sistemas.
A 30 de noviembre de 2016 en pensiones obligatorias se contabilizaron 14.019.787 de afiliados, y el valor Fondo de $187,49Bn; y en pensiones Voluntarias se contabilizaron 573.512 afiliados, siendo el valor Fondo $14,25 Bn, indicó la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías (Asofondos), creada en 1994. El mayor de los Fondos es Porvenir que suma 10 millones de afiliados, y el de mayor rentabilidad en todo el tiempo de vida de los fondos es Colfondos.
Desde mediados de 2015 los recursos de los fondos de pensiones obligatorias y cesantías pueden ser invertidos en financiación de proyectos de infraestructura en Colombia en la modalidad de Asociaciones Público Privadas (APP), como proyectos viales 4G.

El sector pensional se caracteriza por escasa cobertura y se esfuerza por asegurar su sostenibilidad. “Hoy día casi 23 millones de personas mayores de 65 años en América Latina y el Caribe (ALC) no reciben una pensión financiada por sus propias contribuciones”, sostiene el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se cuestiona ¿Cómo se deben reformar los sistemas de pensiones para garantizar una mayor cobertura? En 2050, señala ese mismo organismo, entre 63 y 83 millones de personas podrían no recibir una pensión adecuada en ausencia de reformas y de esfuerzos por aumentar el empleo en el sector formal. El BID, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial se han unido para ayudar a la región a enfrentar este desafío de una mejor manera, máxime por el acelerado envejecimiento de la población. En Colombia de los que se van a pensionar “el 90% se quedan por el camino”, indicó el Ministerio de Trabajo.

Antes de Colombia, Chile en 1981 y Perú en 1993, fueron los primeros países en incorporar el régimen de capitalización individual de los ahorros de manera obligatoria para retiro. Posteriormente lo hicieron Uruguay en 1996; Bolivia y México 1997, El Salvador en 1998, Panamá y Costa Rica en 2000, y últimamente República Dominicana en 2003. En ALC, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay, con sus respectivos organismos de supervisión de los sistemas de pensiones, se congregan en la Organización Internacional de Organismos de Supervisión de Fondos de Pensiones (Aios) y en al Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones, FIAP. Los Fondos en Colombia se agrupan desde hace más de dos décadas en Asofondos.
Los usuarios del sistema de pensiones esperan que en el país se mejore la estadística que refiere que solo 1 de cada 10 colombianos llega a pensionarse; cifra similar a los de varios países de ALC, región donde los trabajadores asalariados, sin contar el colectivo de trabajadores domésticos, representan el 65,7% del total de ocupados”, señala la Comisión Económica para América Latina (Cepal.). Por falta de una asesoría efectiva ciertos traslados de régimen de fondos privados a Colpensiones o viceversa, no redundarían en los beneficios que esperaba el afiliado por desinformación pensional. A este efecto recientemente se dictaron en Paris Los Principios para unas finanzas con impacto positivo, de la Iniciativa Financiera, de ONU Medio Ambiente. La fórmula adoptada para incrementar las pensiones de manera fija con la inflación acumulada anual, perjudica principalmente a quienes devengan una pensión mínima, que en la práctica es inferior al salario mínimo legal mensual por los excesivos descuentos en salud. Los pres pensionados que no alcanzarían una pensión y tienen bono, reclaman que se pueda redimir previamente en condiciones financieras favorables, y los colombianos que viven en el exterior requieren más facilidades para poder cotizar para una pensión en Colombia.

Las cesantías fueron creadas por la ley 10 de 1934 y la ley 6 1945, concebidas como un ahorro a largo plazo para cuando el trabajador quedara cesante. La prestación ha sido reformada para bien o para mal según la barrera donde se le mire; los empleadores que muchas veces registraban las cesantías en sus balances pero no estaban en caja, o las utilizaban como capital de trabajo, y se beneficiaron cuando se estableció que no serían liquidadas con el último salario devengado sobre la antigüedad del trabajador. Por su parte los trabajadores se favorecieron con el pago de los intereses sobre los saldos del auxilio de cesantía. Se les reprocha que algunas veces presumiblemente las convierten en dinero de bolsillo, sin destinarla para la compra, mejora o liberación de vivienda o educación superior formal del trabajador, su cónyuge o hijos. En última década trabajadores han utilizado $2,3 billones para educación, y a 30 de noviembre de 2016 los fondos de cesantías contaban con 6. 866.775 de afiliados, y el valor de Fondo$9,29 Bn, según Asofondos. Los retiros por cesantía en 2016, aumentaron 14,4% con respecto al año anterior.
Anualmente los empleadores deben consignar el saldo de las cesantías a 31 de diciembre; que pueden hacerlo a través de aportes en línea, y de no disponer del dinero es mejor un debito a cuenta o endeudarse con el sistema financiero que dejar de consignar por las graves consecuencias económicas que conlleva no consignar esta prestación en un fondo antes del 14 de febrero. Las cesantías y la afiliación a pensiones aplica a todos los trabajadores, así se les contrate por un día. El 82 % de los trabajadores que reciben sus cesantías gana menos de dos salarios mínimos, es decir, más de 3 millones de colombianos, precisó el Ministerio de Trabajo.
Los fondos de pensiones obligatorias, fondos de cesantía y fondos de pensiones voluntarias son avalados por el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, (FOGAFIN); administrados y manejados por las Sociedades Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantía (AFP) y vigilados por la Superintendencia Financiera de Colombia.
@luforero4

Deja un comentario