Caso Interbolsa: 5 años y 9 meses de prisión domiciliaria para Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortíz

marzo 31, 2017 2:44 pm

Tags de esta nota:

Este viernes el juez 48 con funciones de conocimiento condenó a Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo a 5 años y 9 meses de cárcel domiciliaria, por los delitos de concierto para delinquir, manipulación de acciones y estafa agravada, dentro de la investigación por el escándalo de Interbolsa.

El juez señaló durante el fallo condenatorio: “la suspensión de la pena al empresario Ricardo Martínez por la aceptación de cargos, ante lo cual quedará en libertad en las próximas horas».

También se ordenó la inhabilidad por el mismo período de tiempo para ejercer cargos públicos contra los tres dirigentes empresariales.

Ortiz y Jaramillo fueron los socios de inversión de Fondo Premium, y en abril de 2016 el juzgado 48 de conocimiento avaló su aceptación de cargos en el proceso penal por las irregularidades que llevaron al descalabro de Interbolsa.

Hoy son condenados a 5 años y 9 meses de detención domiciliaria, en vista de que la condena no es superior a los 8 años, el juzgado también ordenó el pago de 100 salarios mínimos legales vigentes como multa.

La condena se da por los delitos de estafa agravada, concierto para delinquir y manipulación fraudulenta de especie en el registro nacional de valores en la audiencia celebrada en febrero del año 2015.

Como se dijo, el juzgado suspendió la acción penal a Ricardo Martinez, por considerar que la sentencia de 44 meses de prisión en su contra era demasiado baja.

La Fiscalía General de la Nación precisó que el beneficiario de estas irregularidades fue Víctor Maldonado Rodríguez quien también es procesado por estos hechos, quien recibió a través de Valores Incorporados y Rentafolio Bursátil, millonarios préstamos que le fueron útiles para sus empresas Helados Modernos, Malta y Tres Palmas.

El ente acusador señaló que: “Tomar dineros que provengan de terceros, es decir, que no son propios, y entregarlos a terceros como préstamos, mutuos, o sin razonabilidad financiera, son actividades de captación masiva y habitual de dineros del público”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *