ONU y países latinoamericanos condenan violencia en Venezuela y piden a Maduro retomar senda democrática

abril 21, 2017 5:19 am

Foto El Nacional

–Los gobiernos de 9 países latinoamericanos, incluido Colombia, se sumaron a la condena expresada por la Organización de Naciones Unidas, ONU, a la violencia registrada en Venezuela y al pedidor al presidente Nicolás Maduro para que adopte medidas para preservar la paz social y retome la senda de la institucionalidad democrática.

Los pronunciamientos fueron hechos en el siguiente comunicado conjunto promulgado por la cancillería colombiana:

Comunicado sobre Venezuela

Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Paraguay, Perú y Uruguay condenamos enérgicamente la violencia que ha sido desencadenada en Venezuela y lamentamos la pérdida de más vidas.

Nos sumamos a la declaración formulada hoy por el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, urgiendo a ‘la adopción de medidas concretas de todas las partes para reducir la polarización y crear las condiciones necesarias para enfrentar los desafíos del país en beneficio del pueblo venezolano’.

Reafirmamos que es urgente que las autoridades venezolanas adopten medidas para asegurar los derechos fundamentales y preservar la paz social.

Resulta imperativo que la hermana República Bolivariana de Venezuela retome la senda de la institucionalidad democrática y que su Gobierno fije las fechas para el cumplimiento del cronograma electoral, libere a los presos políticos y garantice la separación de poderes constitucionales.

EL PRONUNCIAMIENTO DE LA ONU

— La ONU urgió al gobierno y a la oposición de Venezuela a esforzarse en reducir las tensiones imperantes y evitar más enfrentamientos.

El portavoz del Secretario General de Naciones Unidas expresó la preocupación del organismo mundial por los últimos acontecimientos en el país sudamericano.

“Llamamos al gobierno de Venezuela y a la oposición a comprometerse sinceramente con la reactivación de los esfuerzos por entablar un diálogo, sobre todo en cuanto a asuntos críticos que ya habían integrado a la agenda, como el equilibrio entre los distintos poderes del Estado, el calendario electoral, los derechos humanos, la verdad y la justicia y la situación socieconómica”, dijo Stephan Dujarric.

Asimismo, la ONU instó a todas las partes a tomar medidas concretas que beneficien al pueblo venezolano reduciendo la polarización y creando las condiciones necesarias para abordar los desafíos que afronta el país.

Las tensiones se exacerbaron ayer miércoles en Venezuela durante una serie de marchas de protesta convocadas por la oposición en varias ciudades del país. Las manifestaciones tuvieron un desenlace violento cuando se produjeron choques con las fuerzas de seguridad, dejando un saldo de tres personas muertas –dos civiles y un guardia nacional–, varios heridos y más de 500 detenidos.

Los simpatizantes del gobierno, por su parte, realizaron una marcha multitudinaria, también el miércoles, para defender al presidente del país, Nicolás Maduro.

En las últimas tres semanas se ha registrado una ola de movilizaciones tras una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia a finales de marzo que dejaba sin competencias al Parlamento y que fue rectificada días más tarde.

La oposición convocó a nuevas manifestaciones hoy en todo el país, el portavoz de la ONU señaló que el organismo mundial observa con detenimiento esos acontecimientos.

TAMBIEN LA COMISION DE DERECHOS HUMANOS

Igualmente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su alarma frente a la militarización y el llamado a armar a 500 mil milicias civiles “para defender la paz, la soberanía e independencia de la patria” durante las manifestaciones promovidas en Venezuela.

Según la CIDH, el despliegue de fuerzas militares y milicias civiles armadas ordenadas por el Poder Ejecutivo representa una grave amenaza a los estándares en materia de protección de la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos.

En el comunicado de la CIDH señala extrema preocupación por hechos de violencia que han ocurrido en Venezuela en las últimas semanas en contextos de manifestaciones y que cobraron la vida de por lo menos cinco manifestantes, decenas de heridos, denuncias sobre torturas y cientos de personas detenidas.

Asimismo, la CIDH ha recomendado que el Estado reconozca públicamente y proteja el derecho a la reunión pacífica y libertad de expresión sin discriminación por razones de opinión pública y excluya la participación de militares y fuerzas armadas de los operativos de manejo de manifestaciones públicas, entre otras. La Comisión rechaza cualquier tipo de expresión o discurso intimidatorio de altos funcionarios del Estado en contra de la ciudadanía y dirigentes de oposición como forma de disuadir el derecho a la manifestación.

La Comisión hace un llamado urgente a las autoridades a cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos incluyendo el deber de facilitar las manifestaciones y protestas garantizando la vida e integridad personal de los y las manifestantes, a la vez de excluir el uso de armas de fuego de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales.

A fin de contribuir a la no repetición de hechos de violencia y del uso excesivo de la fuerza en el contexto de manifestaciones, la CIDH hace un enérgico llamado a rechazar cualquier forma de violencia y promover la búsqueda de soluciones con absoluto apego a los derechos humanos. Como ha manifestado la CIDH:

“La criminalización de la legítima movilización y protesta social, sea a través de represión directa a los manifestantes, o a través de investigación, detención arbitraria de manifestantes y proceso criminal, es incompatible con una sociedad democrática donde las personas tienen el derecho de manifestar su opinión” pacíficamente.

Deja un comentario