En esta semana se define si Bill Cosby es declarado culpable de abuso sexual

junio 14, 2017 12:05 pm

La suerte del célebre comediante estadounidense Bill Cosby depende de un jurado que luego de debatir durante más de once horas este martes decidió suspender las deliberaciones y retomarlas el miércoles.

En uno de los mayores juicios a una celebridad en Estados Unidos en muchos años, Cosby, pionero actor negro de 79 años que hizo estallar las barreras raciales, enfrenta una pena máxima de 10 años de prisión por cada uno de los tres cargos de agresión sexual agravada de los que es acusado, así como una multa de 25.000 dólares.

Los 12 miembros del jurado -siete hombres y cinco mujeres, solo dos afro-estadounidenses- discutieron el veredicto durante el segundo día de deliberaciones por más de 11 horas. Estas se suman a las cuatro horas de discusiones en la noche del lunes para un total de más de 15 horas.

Aislados entre la corte del condado de Montgomery y su hotel en la ciudad de Norristown (Pensilvania, este) desde el comienzo del juicio hace nueve días, los miembros del jurado tuvieron varias preguntas para el juez Steven O’Neill, la última sobre la declaración inicial de Cosby sobre este caso a la justicia en 2005.

El actor, ídolo de la pequeña pantalla durante medio siglo que alcanzó a la fama y la riqueza pese a su infancia modesta como hijo de una empleada doméstica y un cocinero de la Marina, regresó al tribunal este martes para aguardar el veredicto vestido con un traje y corbata oscuros.

Cualquiera que sea el fallo, el juicio marca la caída en desgracia de un actor venerado por varias generaciones de estadounidenses por su rol como Cliff Huxtable, un afable ginecólogo y benevolente padre de familia en «The Cosby Show».

Si es declarado culpable, el juez decidirá la sentencia entre 60 y 90 días después del veredicto. Aunque Cosby puede terminar su vida tras las rejas, puede también escapar de la cárcel, ya que no hay una sentencia mínima para sus cargos.

En su alegato final, la fiscalía pintó al actor como un depredador sexual que otorgó deliberadamente medicamentos y vino a la canadiense Andrea Constand, una exbasquetbolista de 44 años, para impedir que pudiera resistir a su agresión en enero de 2004 en su mansión de las afueras de Filadelfia. Con información de AFP

Deja un comentario