Curiosidades de plantas con potencial farmacéutico y gastronómico

octubre 18, 2017 1:02 am


Depresión, ansiedad y estados nerviosos alterados hacen parte del agitado mundo de hoy. Plantas como la kava ofrecen una forma natural de tratar estos padecimientos. La kava en lenguaje científico es apenas una de las 4.000 plantas que pertenecen a la familia del género Piper, un nombre que no suena muy cercano, pero que saldrá del anonimato gracias a las propiedades calmantes, terapéuticas y relajantes que poseen estas plantas.

De hecho, estudios indican que por ejemplo, la kava incluso es útil para combatir el insomnio.
Justamente las plantas del género Piper serán las protagonistas de la conferencia de mañana, miércoles 18 de octubre en el Museo de La Salle que permitirá la entrada libre para que los ciudadanos puedan conocer de cerca a este importante grupo de plantas que por sus compuestos químicos tienen un enorme potencial que va desde ser insumo para la industria farmacéutica, hasta ser fuente de deliciosos sazonadores como la pimienta negra.
María Alejandra Jaramillo, doctora en botánica presentará una visión global del género Piper y los resultados de 20 años de estudios filogenéticos, evolutivos, y ecológicos en una conferencia llamada ‘Avances en el estudio del género Piper, una mirada Integral’.
“Piper es sin duda uno de los géneros de plantas más grandes del mundo y también uno de los grupos más estudiados por ecólogos. Probablemente una de las razones es su abundancia que permite tener muchas réplicas y una estadística robusta para sacar conclusiones. Además, es una de las especies preferidas por los químicos para realizar estudios para el análisis de medicamentos como antibióticos y anestésicos”, explica Jaramillo, Doctora en Botánica de la Universidad de Duke.
Una de las plantas del género piper de la que serán revelados muchos detalles durante la conferencia será la kava que tiene alto potencial para la industria farmacéutica por sus innumerables compuestos químicos que ayudan a la salud humana sin producir efectos nocivos, ni secundarios, cuando se consume inteligentemente.

Deja un comentario