Repaso a la salud en Colombia en 2017

diciembre 29, 2017 12:52 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
La salud pública en Colombia no se pudo reponer este año de la crisis que enfrenta hace más de una década; sin embargo “lo peor ya quedó atrás”, de acuerdo a la lectura gubernamental. Entre la implementación de la Ley Estatutaria de Salud (LES) de 2015, estudios técnicos, convocatorias a la cadena del sector, reglamentación y remedios extremos para aliviar la temperatura financiera, transcurrió este año la agenda de salud.

De la corrupción no se salvó ni el Ministerio de Salud y Protección Social, que se ubicó en el nivel de riesgo de corrupción moderado; la Superintendencia de Salud después de “ruidos de vacancia”, continúa en interinidad. El Rosario Pumarejo de López (Valledupar), el Universitario Departamental de Nariño (Pasto), el Cari (Barranquilla), el San José (Popayán) y el Universitario de Santander (Bucaramanga), y en general toda la red hospitalaria, desde este año están bajo la lupa de cuatro entidades públicas. “Prevenir ineficiencias y actos de corrupción” y otros propósitos son las metas para depurar la salud pública. La venta de Cafesalud a Prestalsalud por el doble del precio, se ubicó en una transacción exitosa; entretanto que para revivir a Savia Salud, el gobierno tuvo que convertirse en socio de la entidad. Fueron liquidadas Selvasalud, Saludcondor, Solsalud, Manexka, Humanavivir, Goldengroup, Caprecom y Saludcoop. En tanto que para el gobierno las deudas con los prestadores públicos no llegarían a 3 billones de pesos; para los medios de comunicación son 7,2 billones de pesos. Aunque ha demostrado sus efectos favorables, el plan de choque para el saneamiento de cartera del sector, no alcanzó a operarse totalmente este año; pese a que Adres acaba de girar 119.000 millones de pesos a aproximadamente un centenar de 91 IPS y proveedores.
En el 2017 en el sistema pasaron a mejor vida los CTC o comités técnico-científicos, que se habían convertido en el monumento ideal para obstruir a los pacientes. También nacieron o empezaron a caminar la Mipres, que comenzó a operar el 1 de diciembre de 2016; y la Adres. El primero es un aplicativo; es lo que se denominaba antes No POS. La Adres   es la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud; es la encargada del recaudo de las fuentes de financiamiento del SGSSS, y recoge las funciones del Fosyga. La tutela continúa siendo la herramienta a que más acuden los colombianos para recibir atención especializada; sin embargo las entidades de salud como EPS Coomeva, incumplen pese a decisiones judiciales en firme.
El chasco, la inoperabilidad de los Poderes Ejecutivo y Legislativo para sacar adelante una ley exprés sobre la prohibición del uso del asbesto en Colombia. El ruido ocasionado por la EPS Medimás, que obtuvo el certificado express de habilitación por la Supersalud, entidad que se habría impresionado por la manera de presentar la propuesta, que hasta ahora es solo en papel. Por cuenta de Medimás, Norman Julio Muñoz, el Supersalud resultó suspendido del cargo. Hace unos años otro Supersalud, Gustavo Morales Cobo, por similares circunstancias salió por la puerta de atrás. En esta entidad en 2017 se recibieron un promedio de 1500 quejas diarias de los usuarios, y la misma entidad ha comprobado al interior de las IPS “algunas inconsistencias fundamentalmente en el flujo de información” en el SOAT. Sin embargo, lo más aberrante este año fue los más de un centenar de decesos de niños por desnutrición, según el Instituto Nacional de Salud; la muerte en el departamento de Magdalena de una niña intoxicada por ingerir pólvora, que se hubiera podido evitar si urgencias actuara de manera oportuna. Las decenas de muertes por operaciones estéticas adelantadas por inexpertos, proliferaron sin aparente control oficial; así como las maniobras de algunas EPS del contributivo, que sin tener sede en un municipio determinado, ofrecen afiliaciones en toldos improvisados.
Las nominaciones no faltaron; se dieron en cuatro oportunidades en el transcurso del año, con el objeto de excluir decenas de servicios y tecnologías que vienen siendo financiados por años con recursos públicos. Por el presunto abuso que tradicionalmente se ha hecho en el precio de los medicamentos; el gobierno en la reformulación de la política farmacéutica, ha sometido a control directo de precios a 148 medicamentos, comercializados por el monopolio del mercado. Un pequeño grupo de empresas -seis- obtuvieron la licencia de transformación de la marihuana: Cannalivio, Pideka, Ecomedics (colombianas); Econabis, Cannavida y Pharmacielo (canadienses).
?A nivel internacional la Organización Mundial de la Salud (OMS), distinguió al país por la reducción de consumo de tabaco en Colombia de 4,6 por ciento entre 2013 y 2017; debido principalmente al aumento de impuestos al cigarrillo. Por la reforma tributaria, al sector salud le entrarán 500.000 millones de pesos provenientes de dicho tributo; fuera de otros billones que ingresaron ya a las arcas de salud por ese ítem. Aunque “suele pensarse que a mayor inversión mejores resultados. Sin embargo, en el caso del Sistema de Salud colombiano, esta ecuación no se cumple”, señala Magda Páez Torres de Unimedios.
Por el entusiasmo de las fiestas de fin de año, ha pasado desapercibido el atentado que se gesta en EL departamento de Antioquia contra la salud; se le quitarán 900.000 millones de pesos derivados de la producción de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA). Esta maniobra podría dar lugar a cancelar varios centros asistenciales que se proyectan construir en el Valle de Aburrá. Desde el 4 de febrero de 2017 todos los colombianos son donantes de órganos, mientras no se demuestre lo contrario (Ley 1805). Colombia no contaba este año con el fenómeno migratorio desde Venezuela, que colocado en calzas prietas al sistema de salud público. La relación “incestuosa” entre médicos y visitadores de galenos en Colombia este año parece llegar a su fin con MSM Médicos sin marca Colombia, que “busca promover una práctica médica libre de conflictos de interés e independiente de los efectos del marketing de la industria farmacéutica y de dispositivos médicos”.
@luforero4

Deja un comentario