Alerta máxima por avalancha entre Antioquia y Caldas

febrero 15, 2018 4:37 pm

Tags de esta nota:

Foto: @DefensaCivilCo

Las autoridades reportaron un deslizamiento de tierra sucedido en el corregimiento de Puerto Venus, jurisdicción de Nariño, Antioquia, que ocasionó varias avalanchas que afectan poblaciones en municipios como Samaná, Norcasia y Pensilvania, por lo que el oriente del departamento de Caldas se encuentra en alerta máxima.

Jesús Iván Ospina, alcalde de Pensilvania, señaló que el deslizamiento ha represado la quebrada «Negra» en el corregimiento de Puerto Venus, Antioquia, Pueblo Nuevo y Arboleda en Pensilvania, Caldas.

El alcalde indicó que son aproximadamente 10 viviendas las que han resultado afectadas hasta el momento y que hay un sin número evacuadas en Puerto Venus.

La Unidad Departamental de Gestión del Riesgo y la alcaldía de Pensilvania, Caldas, adoptan a esta hora las medidas necesarias para la evacuación preventiva de las familias que habitan en cercanía a la quebrada.

El jefe de la dependencia de Riesgo en Caldas, Felix Ricardo Giraldo, indicó que: «Estamos trabajando para que en el departamento de Caldas no se pierdan vidas humanas ni económicas, pues nos informan que aún el deslizamiento tiene una masa grande desprendida, lo que quiere decir que no ha descendido en su totalidad, y en las próximas horas podría bajar».

También informó que ya se tienen los planes activados con organismos de socorro de Norcasia, Samaná y La Dorada. Campesinos del corregimiento Puerto Venus de Nariño, han abandonado sus hogares, sus fincas, mientras observan la furia con que el río Venus.

Carlos Arturo Marín, alcalde de Nariño, señaló que las lluvias de las últimas horas complicaron una falla geológica, razón por la que se desprendieron los terrenos.

Una escuela y los puentes de comunicación fueron destruidos por la fuerte corriente y hasta el momento no se conoce si hay personas desaparecidas o muertas.

Según muchos de los habitantes de la zona, esta es una avalancha anunciada, debido a que hace dos años venían advirtiendo que la zona estaba en riesgo de deslizamiento.

Al menos siete veredas del municipio están incomunicadas con el resto de la población y con el paso de las horas aumenta el desespero de los habitantes, que no pueden sacar sus cultivos o traer insumos.

Deja un comentario