Enviados a la cárcel propietarios de supermercados y presuntos testaferros de las Farc

febrero 21, 2018 8:27 pm

Tags de esta nota:

Imagen: youtube

Se presume que lavaban el dinero procedente de secuestros, extorsiones y pescas milagrosas, según los testimonios de desmovilizados. Se les calcula un aumento patrimonial injustificado de $27.000 millones.

En la cárcel Modelo de Bogotá y El Buen Pastor, respectivamente, fueron cobijados con medida de aseguramiento los hermanos Uriel, Norberto y Edna Janeth Mora Urrea, señalados como presuntos testaferros de la antigua guerrilla de las Farc.

A los hermanos Mora Urrea, propietarios de los supermercados Supercundi, Merkandrea y Mercafusa, la Fiscalía General de la Nación les imputó cargos por lavado de activos y enriquecimiento ilícito de particulares.

Las investigaciones dan cuenta de un incremento patrimonial injustificado de los presuntos delincuentes, pues el aumento desmedido de sus finanzas en los últimos años se calcula en más de 27.000 millones de pesos.

Los informes preliminares indican que esta familia tendría nexos con el frente 53 de las Farc que tenía presencia en la región del Sumapaz.

“La Fiscalía tiene pruebas de la cercanía y confianza del señor Norberto Mora Urrea con alias el Zarco y Edison Umaña para limpiar el dinero proveniente de secuestros, extorsiones y pescas milagrosas”, recalcó el delegado acusador.

Las declaraciones dadas por informantes certificados por el Comité Operativo para la Dejación de las Armas (Coda), se concentran en que utilizaban supermercados para lavar el capital ilícito, pero a la vez para abastecer con abarrotes algunos frentes del grupo guerrillero.

“Estos desmovilizados hacen un relato sobre su participación en varios frentes del antiguo grupo guerrillero, con claridad relatan el orden jerárquico de cada columna y frente, y el conocimiento de las personas cercanas y de confianza de los comandantes”, sostuvo el fiscal al hacer la imputación de cargos.

Agregaron los testigos que desaparecían por temporadas y se hacían pasar por secuestrados pero en realidad participaban en campañas de adoctrinamiento y estrategias financieras de los rebeldes.

Como elementos materiales de prueba, la Fiscalía cuenta además con las declaraciones de renta, documentos obtenidos en las diligencias de extinción de dominio.

El dinero era invertido en actividades comerciales mediante los supermercados, Cundinamarca S.A., Supermercados Merkandrea, Supertiendas Cundinamarca y otros aun materia de investigación.

“Lograron transformar el dinero de procedencia ilícita, con la administración y dando apariencia de legalidad […] ofrecían productos y mercancías a precios muy bajos perjudicando al sector comercial”, resaltó el fiscal a cargo de la investigación.

La Fiscalía cuenta además con estudios contables, cámaras de comercio, registro de instrumentos financieros y extractos de la Dirección de Aduanas e Impuestos Nacionales (Dian) que dan cuenta del elevado patrimonio injustificado.

El ente acusador calcula los incrementos no justificados de los imputados de la siguiente manera: Norberto Mora de 2001 a 2016 en la suma de 20.230 millones de pesos, Uriel desde 2003, de 5.954 millones, y Edna Janeth desde 2007, de 283 millones de pesos.

Deja un comentario