Sector industrial drone, surcando los cielos

marzo 22, 2018 8:02 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
El sector industrial drone lleva poco más de una década en la que pasó de ser un instrumento desconocido, excepcionalmente para usos militares; a convertirse en el ámbito mundial en una herramienta para fines comerciales y de ocio.

En varios países se analiza el establecimiento de una Política Nacional de drones y similares; por cuanto hasta ahora las autoridades aeronáuticas de cada nación, encargadas de autorizar o negar las licencias para operar drones, se enfrentan con numerosos vacíos legales. La tendencia en algunas partes es que sólo se permita el uso de drones con previa orden judicial.
En la Unión Europea el año pasado comenzó a redactarse una ley sobre drones que regirá desde 2019 en sus 17 comunidades autónomas y las 2 ciudades autónomas. Colombia fue de las primeras naciones en reglar la utilización de RPAS (vehículos aéreos remotamente tripulados) o drones, mediante la circular reglamentaria 002 publicada el 8 de septiembre de 2015 (CR 5100-082-002). Esta normatividad para el uso responsable de estos equipos, ha servido de modelo en varios países a fin de dictar normas al respecto. En Bogotá señalan que esa Circular genera “confusión”. La primera RPAS solar latinoamericana la integran la Universidad San Buenaventura con el UAV Navigator y la Fundación Universitaria Los Libertadores con el VANT SOLVENDUS.
Estados Unidos, Europa y China son los países en donde más se venden drones; aparatos que en su zona central tienen un GPS (añadido en el año 2000), una brújula, el controlador de vuelo y el transmisor de video. Las hélices opuestas, explican los especialistas, giran en el mismo sentido; dos en el sentido de las agujas del reloj, dos en el contrario. Los pies son el para aterrizaje y soporte. Un dron ligera pesa menos de 5kg.
A los drones, literalmente zángano, cuya función básica es tomar fotos y vídeos desde las alturas, se les conoce también con los nombres de robots voladores; multicopters, UAV (vehículo aéreo no tripulado), RPV (vehículo aéreo pilotado remotamente), RPA (Aeronave pilotada remotamente), RPAS ( vehículos aéreos remotamente tripulados RPAS). En este último concepto no sólo se considera la aeronave, sino la estación terrena y los sistemas de datalink.
Al momento de comprar un dron, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), señala que “las principales características para elegir un UAV son: autonomía, carga útil transportable, dimensiones, capacidad de despliegue y tipo de misión que debe cumplir.” Los usos comerciales de los drones son múltiples; como acceso a lugares inaccesibles por el hombre, en la agricultura, bomberos, busca de presuntos delincuentes, cine, clima, compañías de seguros en el ramo de automóviles, construcción, erupción de volcanes, inundaciones, medios de comunicación, mensajería, rescates, topografía, tráfico, vigilancia en playas, bosques y fronteras, etcétera. En Colombia La Universidad de Santander adelanta estudios para promover la conservación de las fuentes hídricas y ecosistemas acuáticos del área metropolitana de Bucaramanga; incorporando el uso de drones. La Universidad San Buenaventura desarrolló un dron para que Ecopetrol controle sus oleoductos, y uno a Codensa para inspeccionar sus redes eléctricas en Cartagena de Indias. Las zonas donde hay wifi previamente fueron mapeadas cartográficamente por drones.
En el Perú después de las inundaciones ocurridas hace un año, con la ayuda de drones se recopiló bastante información de mucha utilidad. En Colombia funciona la Red de Drones Humanitarios, conformado por un grupo de pilotos certificados de drones y RPAS , de distintas profesiones, conocimientos y oficios.
Algunos inconvenientes que se presentan con los drones hasta ahora inventados, es que atascan el espacio aéreo; su escasa autonomía limita la tarea; la pérdida de la señal con el dron, por ejemplo cuando se topa con árbol demasiado altos; los accidentes que han ocurrido por su utilización, la amplia libertad para operarlos a veces en zonas prohibidas y la invasión a la privacidad de las personas.
La utilización de drones para fines militares es altamente empleada por evitar pérdidas humanas y ser relativamente económicos. Los drones de utilizaron en la guerra de Vietnam (1955-1975),en la Guerra del Golfo Pérsico (1990) y en la Guerra de Bosnia (1992). La eficiencia de estos sistemas quedó demostrada en las guerras de Afganistán (2001) e Irak (2003), indicó William Pinilla, docente de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea Colombiana. Los drones disparan más armas que un soldado o las que se lanzan desde un avión convencional; los drones más mortíferos en la última década sería el MQ-1 Predator, el pionero de los drones asesinos.
En el mundo, China e Israel venden drones militares sin muchos inconvenientes; contrariamente a lo que sucede en Estados Unidos, donde por mucho tiempo han postergado emblandecer los requisitos para la compra de estos elementos que reemplazaron al hombre y al armamento convencional en conflictos bélicos. Trump próximamente flexibilizaría las reglas para las ventas de drones militares en el extranjero.
El sector drone lograría una ganancia de unos 100 billones de dólares entre 2016 y 2020, de los cuales 17 billones por consumo deportivo y recreacional, indica el Times
@luforero4

Deja un comentario