FAMILIA Y ESPIRITUALIDAD

marzo 26, 2018 6:51 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (177)

Colombia es un país laico, pero no es un país ateo. La mayoría de los habitantes somos creyentes, en últimas del mismo Dios, aun cuando con diferentes representaciones.

El ser humano tiene un componente espiritual muy importante. Se manifiesta en una fuerza superior que no vemos, pero que sentimos cuando necesitamos de su ayuda, para algunos divina, para otros simple sugestión. Pero ahí está las 24 horas del día, de todos los días de nuestra vida.

LA PRIMERA PAREJA

Los primeros humanos debieron haber aparecido hace 5 millones de años. Es un tema en estudio. Es posible que solo hasta hace 200.000 años aparecieron los seres humanos como nosotros.

Hoy somos cerca de 7500 millones de personas. Más o menos el 80% de la población tiene limitaciones económicas. Viven en países poco desarrollados con una muy mala información académica, trabajos muy riesgosos y sin la debida protección legal, ni social. Las mujeres y los infantes corren los mayores riesgos.

Los primeros habitantes fueron nómadas, cazadores. Su matrimonio, si lo hubo con algún parecido al de los siglos XIX y XX, fue consensual. No había jueces, notarios, sacerdotes, escritura. La natalidad era controlada por la naturaleza.

Hace apenas 2000 años, un instante en el instante de la humanidad, se registra el nacimiento de Jesucristo. Sin importar la religión, Jesucristo revolucionó el mundo. Cambió la historia de la humanidad. En esa época había entre 150 y 170 millones de personas. Lo que quedaba en 200.000 años de existencia del ser humano.

Y saber que durante los últimos dos siglos hemos crecido en 5.500 millones de personas. Ni la primera, ni la segunda guerra, ni las muchas guerras parciales que sumadas superan estas dos, han logrado detener la explosión demográfica. Y eso que hoy se conocen todas las formas posibles para evitar el embarazo. Debemos evitar los embarazos no deseados y los no viables tomando los más drásticos métodos de anticoncepción.

HONRAR A PADRE Y MADRE

La familia es la célula fundamental de la sociedad. Padre y madre son el común elemento de la familia. Las demás formas de familia son la excepción.

Los seguidores de las religiones que aceptan al profeta Moisés, aprecian que se haya ordenado honrar a padre y madre. Y que los padres sean responsables y veneren a sus hijos. Las madres lo hacen aun después de muertas.

De la red tomo las siguientes ideas: “Honrar es respetar, apreciar, valorar, acatar, escuchar consejos y ser sus aliados.”

Y agrego: Padre y madre, deben ganarse el respeto de sus hijos.

LA EPISTOLA Y EL MATRIMONIO

En el matrimonio rito católico se acostumbra a leer la epístola a los habitantes de Éfeso, del apóstol Pablo, en la que se advierte que
“Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia”
Y agregan algunos sacerdotes: “Por lo demás, ame cada uno a su mujer, y ámela como a sí mismo, y la mujer reverencie a su marido”.

Estas admoniciones deben entenderse por no dichas, puesto que la potestad marital ya no existe en Colombia. Lo que debe entenderse es que los casados, bien por matrimonio ceremonia, bien por matrimonio consensual, deben ejercer de manera responsable la gerencia de su empresa familiar, que deben amarse en el sentido amplio de la palabra, que deben respetarse y tomar las decisiones trascendentales de su hogar de manera conjunta procurando siempre la unidad, la permanencia y el crecimiento de su familia entendida como enlace fraterno entre mamá, papá e hijos.

EL CELIBATO

En la Iglesia Católica Romana el celibato es obligatorio para los religiosos y religiosas. Es urgente para la preservar la unidad, la buena imagen y la permanencia de la Iglesia que el celibato deje de ser obligatorio y que sea opcional. Y deberán separarse los bienes de la iglesia de los de los religiosos para evitar manejos irregulares del patrimonio dedicado al culto. Esto debe aplicar para todas las religiones.

LA ESPIRITUALIDAD

Recordemos que uno de los elementos esenciales del ser humano es la espiritualidad. ¿Y qué es la espiritualidad?
En términos muy amplios, dice la red que la espiritualidad se refiere a una disposición principalmente moral, psíquica o cultural, que posee quien tiende a investigar y desarrollar las características de su espíritu. Esta decisión implica habitualmente la intención de experimentar estados especiales de bienestar, como la salvación o la liberación.
Y en nuestro contexto se puede entender como la relación de la persona con la divinidad de su religión. Es como un ligamento recíproco entre el hombre y la divinidad, Doble ligamen. Estar doblemente unido el hombre y su divinidad.
LOS PRECEPTOS RELIGIOSOS
Recuerdo los siguientes para reflexionar sobre ellos en estos días de reforzamiento de nuestra espiritualidad:
1) No mentir. La verdad nos hará libres.
2) Honrar a padre y madre. Respeto recíproco entre progenitores que debemos ser responsables y nuestros hijos. Creo que se puede extender a la relación abuelos nietos. Debemos ganarnos el respeto de nuestros hijos y nietos.
3) Respetar la vida de los demás, en su concepto más amplio. No causar daño ni físico, ni psíquico, ni espiritual, ni afectivo. Encierra la tolerancia con las creencias y devoción de cada persona atada al amor con su imagen divina
4) Respetar la propiedad de los demás y tomar la riqueza respetando el trabajo y los derechos de nuestro prójimo. Encierra el no codiciar los bienes ajenos
5) Respetar la familia y no atentar contra su unidad. Quienes hacen parte de una familia son amores ajenos.
6) Y amar, respetar, cuidar nuestro entorno, nuestro medio, nuestro espacio de vida.
Seamos coherentes con estos 6 mandatos y haremos todos los días un mundo mejor que será la herencia para nuestros descendientes.
SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LA FAMILIA

Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, el buen trato, la mejor cultura, el decoro, la autoestima, el civismo, el ser mejor cada día en nuestras familias, en nuestra sociedad y en Colombia para tener personas que puedan solucionar con prudencia sus conflictos y por sobre todo con la garantía de que tendrán asegurado su futuro en sana convivencia.

Bogotá, del 26 de marzo al 2 de abril de 2018

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiquecarlos Blog: www.ElComPAZ.com
Telf. 3153374680

Deja un comentario