Sector joyería y bisutería en Colombia

abril 25, 2018 8:18 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Uno de los sectores de la economía colombiana con mayor posibilidades de desarrollo es el joyero, toda vez que el país es un gran potencial porque a diferencia de otras latitudes, cuenta con la materia prima necesaria; de hecho el país es es el primer productor mundial de esmeraldas; aunado al extraordinario talento de los joyeros colombianos para trabajar oro, plata, piedras preciosas, semipreciosas, como perlas, diferentes tipos de cuarzo, amatista, granate, morganita.

Para el clúster de la bisutería, el país produce considerable cantidad y variedad de semillas y materiales vegetales, entre otros materiales autóctonos. Estas circunstancias hace de Colombia “el paraíso de cualquier joyero”, por su exclusividad, calidad, influencia étnica y la elaboración de joyas ciento por ciento a mano.
Los municipios emblemáticos de la joyería son Mompox (Bolívar), Barbacoas (Nariño), Ciénaga de Oro (Córdoba), Santa Fe de Antioquia, Quibdó (Chocó), Guapi (Cauca), Quimbaya (Quindío), Marmato (Caldas), y Bogotá. Las cuatro primeras son conocidas como las “ciudades del oro”. Desde Mompox han salido joyas preciosísimas, especialmente en el arte de la filigrana (la unión de hilos y puntos) , considerada única en el mundo. En Barbacoas era tanto el oro que existía que la historia narra que los utensilios, armas y hasta clavos de las puertas eran de oro. En este municipio se trabajan técnicas como la del “desborraje o coloreo del oro”. En Marmato se dedica a la minería por lo menos el 80 por ciento de su población. En todo el país unas cien mil familias colombianas se dedican a la joyería y bisutería, artes que se transmiten de padres a hijos, dedicados por generaciones a la fabricación y diseño artesanal de joyas y accesorios. Según el Departamento Nacional de Estadística (Dane), en 2013 la joyería generó 44.654 puestos de trabajo entre comercio y fabricación de joyas de fantasía y de lujo.
El sector en América Latina con un mercado potencial de 600 millones de personas, ha registrado un aumento del 20% en las compras de joyas, según “Jewelers International Showcase” (JIS); tendencia que va en aumento. Las marcas italianas y norteamericanas de joyas son las principales competidoras en el ramo de la joyería nacional. La industria norteamericana se ha centrado principalmente en la venta de anillos de compromiso, argollas de matrimonio, collares y tiaras. La mayoría de compradores de joyas es la población de altos ingresos y mujeres; contrariamente a lo que sucede al interior de la industria joyera, donde la mujer es discriminada, por cuanto la mayoría de diseñadores, dueños de marcas, orfebres, joyeros y empresarios son varones; mientras que en los talleres las que manejan el soplete son en gran parte mujeres.
Hace un cuarto de siglo se fundó el Círculo Colombiano de Joyerías, con el objeto de promover el sector; y nivel global opera la Confederación Internacional de Bisutería, Joyería y Orfebrería (Cibjo). Los joyeros nacionales cuentan para su capacitación con la Escuela Colombiana de Fina y Alta Joyería [EALFI – Bogotá], una de las más reconocidas de Latinoamérica; donde la enseñanza es individualizada. En Barbacoas funciona la Escuela taller de Joyería; una escuela de recuperación de oficio, en las que un maestro artesano instruye en el arte a los más jóvenes. Por su parte el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) ofrece más de mil cupos en cursos relacionados con la fabricación de joyas, en niveles técnicos, tecnológicos y de capacitación operativa. Lo anterior hace que la industria posea mano de obra calificada en la maquila, diseño y comercialización de las joyas.
Los problemas del sector se resumen en su alta informalidad, las condiciones laborales de los mineros, a veces poco favorables; la venta de productos ilegítimos, contrabando y asaltos a joyerías. Además el sector afronta otro problema y es que desde 1991, el mercado de oro en Colombia es libre, por lo que el Banco de la República dejó de ser comprador exclusivo del metal precioso.
De acuerdo con la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) , “dentro de las actividades económicas que merecen ser estudiadas más a fondo, se encuentra la joyería”. Conforme a esa agremiación, el sector, entre joyería de oro y de fantasía o bisutería, mueve alrededor de $500.000 millones.
@luforero4

Deja un comentario