Una solemne vagabundería

mayo 14, 2018 5:00 pm

por Mauricio Botero Caicedo
De acuerdo a informes de prensa, “La Comisión de Paz del Congreso pedirá a las delegaciones del gobierno y de la guerrilla firmar un pacto para que el sucesor de Santos no acabe con los diálogos de La Habana.

Ante las advertencias que han venido haciendo la mayoría de los candidatos presidenciales frente al futuro de las conversaciones con el Eln, la Comisión de Paz del Congreso –que ha seguido de cerca estos diálogos- anunció que pedirá a la mesa de La Habana suscribir un ‘Acuerdo Marco’ que impida que el próximo de Colombia eche al traste la negociación dialogada del conflicto armado con esa guerrilla. La noticia la entregó el copresidente de dicha célula en el interior del legislativo, Roy Barreras, tras un encuentro convocado para este miércoles a donde asistieron además de los integrantes de la Comisión, miembros del equipo negociador del gobierno con el Eln, y representantes de los países garantes y acompañantes del proceso. “Lo que esperamos es que sea más que un cese del fuego bilateral y definitivo: un Acuerdo Marco que garantice que cualquiera que sea el próximo gobierno, la solución sea la dialogada para acabar con el conflicto de más de medio siglo con el Eln”, dijo el congresista Barreras.”

Traducido al español lo que estos vagabundos en el Congreso pretenden es negarles a los colombianos el derecho a que el mandatario que escojan sea el que señale el camino a la paz. Pretenden, atándole desde ya las manos, negarle al nuevo mandatario el derecho a buscar soluciones alternativas. Esa pretensión de la Comisión de Paz es absolutamente violatoria de los derechos que tenemos los ciudadanos a escoger el Presidente para que cumpla las promesas que ha hecho a los electores. Este es desgraciadamente el talante de este gobierno que lastimosamente no sólo quiere hacer en su mandato lo que le da la real gana, sino que busca que el mandatario que lo suceda igualmente se vea forzado a hacer lo que él exige. Vagabundería igual no tiene parangón en nuestra historia republicana.

Deja un comentario