Peligro de extinción de la tortuga Carey causa cierre de Playa Blanca en Cartagena

mayo 16, 2018 10:58 am

Playa Blanca- Foto Youtube

–El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible solicitó el cierre paulatino del sector norte de Playa Blanca en la isla de Barú, Cartagena, para proteger la tortuga Carey que se encuentra en peligro de extinción.

Se trata de implementar medidas que permitan la protección y conservación de esta especie, que ha disminuido sus tamaños poblacionales en todo el mundo.

En el marco de sus competencias, el Ministro solicitó a la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique), Parques Nacionales Naturales de Colombia (PNN), la Alcaldía Distrital de Cartagena de Indias y la Dirección General Marítima (Dimar), que realicen los procesos administrativos sancionatorios de carácter ambiental y de recuperación del espacio público que sean necesarios para garantizar el objetivo de la medida: preservar el ecosistema.

Al efecto, la alcaldía de Cartagena tiene un plazo de 30 días para estructurar un plan de ordenamiento de la playa en el cual deben estar inmersa la participación de los consejos comunitarios.

De hecho, la administración de la capital de Bolívar anunció que comenzará a diseñar a partir del próximo martes 22 de mayo de 2018, el plan de acción con el apoyo de las instituciones del gobierno nacional y local que permita recuperar el ecosistema de manera paulatina.

La resolución expedida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible “impone la medida preventiva de cierre gradual del sector norte de la unidad de Playa denominada Playa Blanca – Isla Barú, Cartagena”.

Lo anterior se hace teniendo en cuenta los graves problemas ambientales, y delitos que se han presentado en la zona, lo que ha puesto en peligro de extinción a las tortugas Carey, que anidan en este único punto en el departamento de Bolívar durante los meses de mayo a noviembre.

Por otro lado, la falta de gobernabilidad en este concurrido sector turístico, obligó a la máxima cartera ambiental a tomar la medida preventiva, a pesar de que desde el año 2015 la Presidencia de la República efectuó varias reuniones interinstitucionales para tratar de lograr que cada entidad actuara en el marco de sus competencias. Las entidades citadas fueron el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Corplayas, la Armada Nacional, Parques Nacionales Naturales de Colombia (PNN), la Alcaldía de Cartagena, la Cámara de Comercio de Cartagena, Fonade, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Policía Nacional y Cardique.

Por su parte PNN coordinó la elaboración de un plan de recuperación para contribuir al ordenamiento, manejo y control de Playa Blanca con los componentes turístico, ambiental, jurídico y social y con la propuesta de la infraestructura requerida. El plan, que se socializó con diferentes instituciones regionales, establece acciones y responsables para enfrentar la problemática.

La medida se hace urgente, puesto que no se han concretado las acciones y las inversiones necesarias para enfrentar la problemática, entre las cuales resulta indispensable la construcción de la infraestructura para el control del ingreso marino y terrestre. Si bien se han hecho varias gestiones para conseguir los predios para el control terrestre, no ha sido posible materializar esta acción.

“Nos reunimos con el nuevo alcalde de Cartagena para socializar la medida que estamos implementando y acordamos que se debe hacer una implementación gradual de la misma a partir del momento en que se emita el acto administrativo. Para ello se acordó un plazo de 30 días para intervenir los 1.1 kilómetros en la zona norte de playa blanca”, expresó el viceministro de Políticas y Normalización Ambiental, Willer Guevara Hurtado, al referirse a la medida que deberá cumplir la Alcaldía para cuidar el hábitat de la tortuga carey que está en vía de extinción.

“Esta es una especie en estado crítico, el siguiente paso es la desaparición de la especie, de allí la importancia de protegerla. Según Parques Nacionales Naturales de Colombia, se tienen reportes de que en el año 2008 se encontraron 13 nidos de estas tortugas en el área norte de playa blanca, los cuales disminuyeron drásticamente desde el 2015 donde solo se encontró un nido por temporada, lo que refleja las dificultades de la tortuga para acceder a la zona de anidación”, señaló Guevara Hurtado.

Las entidades del Sistema Nacional Ambiental (SINA) han respondido a las solicitudes del Ministerio Público, como la de la Procuraduría para la protección inmediata de derechos e intereses colectivos en Playa Blanca, que ordenó a PNN prohibir de manera temporal el ingreso de visitantes y prestadores de servicios turísticos, por medio de transporte marítimo al PNN Los Corales del Rosario y de San Bernardo – Sector de Playa Blanca a partir del 7 de julio de 2017.

Esta medida fue demandada por una acción de tutela impuesta por un representante del Consejo Comunitario de Negritudes de Playa Blanca, con fallo del Tribunal Administrativo de Bolívar No. 088 de 2017, a través del cual ordena suspender la Resolución 0255 de 2017 emitida por PNN, hasta tanto no se surta el trámite de Consulta Previa, la cual fue impugnada por Parques Nacionales Naturales ante el Consejo de Estado por ser una medida de control para evitar el impacto ambiental sobre la Unidad de Playa y el PNN Corales del Rosario y de San Bernardo, que requería implantarse de manera inmediata, lo cual a juicio de Parques no requiere consulta previa. Este fallo aún está pendiente.

Adicionalmente, se desarrolló una estrategia de sensibilización y talleres para el ordenamiento ecoturístico en Playa Blanca a la comunidad y operadores turísticos sobre el conjunto de medidas para la recuperación ambiental, social y turística del sector: 4 reuniones con líderes de los consejos comunitarios y con los prestadores turísticos de Playa Blanca y Cartagena. Además, el concepto técnico de ordenamiento de actividades ecoturística de la zona marina del PNN Corales en el sector de Playa Blanca y el avance en la elaboración y concertación de la Resolución.

Así mismo, hemos buscado sensibilizar a los distintos operadores con el fin de entregar los diferentes insumos técnicos para la protección de esta especie en peligro crítico de extinción, toda vez que es un mandato de orden constitucional procurar por la protección de las riquezas naturales de la Nación, de allí que esta medida de urgencia sea considerada la más idónea y necesaria para evitar un daño irreversible. Adicionalmente, busca incorporar en la gestión ambiental de las comunidades y las entidades públicas una conciencia sobre la conservación de estas especies, es un cambio cultural que debemos afrontar. Debemos avanzar en que nuestras actividades sean responsables con nuestro entorno megadiverso.

El año pasado durante el mes de junio, Minambiente, a través del programa Nacional de Educación y Participación Ambiental, visitó los consejos comunitarios de Ararca, Santana y Playa Blanca, donde socializó el proyecto Ciudadano y Comunitario de Educación Ambiental (Proceda), del cual hacen parte representantes de la empresa privada, quienes firmaron un acuerdo de voluntades para incentivar el manejo sostenible de los ecosistemas costeros en esta región del país y afianzar la conservación como eje central de una nueva experiencia educativa en torno al tema ambiental en el territorio.

Deja un comentario