En marzo de 2018 se registraron descensos en los precios de la leche cruda en cinco municipios visitados de Córdoba

mayo 17, 2018 2:50 pm

Foto: Presidencia de la Repúbica

El Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (SIPSA) registró que a lo largo del mes de marzo de 2018 los precios de la leche cru­da en la región de la Costa Atlántica se caracteriza­ron por su estabilidad. Esto en comparación con el mes anterior, en el cual se presentó una tendencia al alza en varios de los municipios visitados.

El precio se mantuvo estable por acuerdos comerciales entre los principales compradores y productores; estos últimos argumentaron que pese a que la calidad pudo verse afectada de manera negativa por el arduo verano, la reducción en la oferta por las condiciones climáticas poco favorables para la producción lechera compensó el potencial aumento en el precio, haciendo que el pre­cio se mantuviera en la mayoría de municipios.

En el departamento de Antioquia se registró estabili­dad en los precios de los veintitrés municipios donde el Sipsa recopiló información. Los productores manifesta­ron que las condiciones climáticas que se presentaron a lo largo del mes de marzo fueron favorables para el desarrollo de esta actividad pecuaria.

De igual forma, en el Eje Cafetero se presentó estabili­dad en las cotizaciones. También predominó el tiempo variado. Los municipios donde más cayó la cantidad de leche producida fueron Filandia y Salento (Quin­dío) y Villamaría (Caldas), situación atribuida princi­palmente a la salida de vacas del ordeño por inicio de periodo de secado; además, en Filandia las fuertes lluvias de las últimas semanas causaron empozamien­tos que hicieron pudrir la raíz de los pastizales, lo cual afectó de manera negativa la calidad de los mismos.

En el departamento de Boyacá, los precios de la leche cruda en finca mostraron estabilidad en quince de los municipios visitados. En cuanto a los rendimientos, se observó una reducción en los municipios de Sogamo­so, Sotaquirá, Tibasosa, Toca y Tunja; esta disminución fue generada por el intenso verano y escasas lluvias que experimentó la región, lo que a su vez disminu­yó la calidad en los potreros. En Sogamoso, además de las condiciones climáticas poco favorables para la producción lechera, se redujo la cantidad de animales disponibles en el hato de ordeño por estar próximos al parto.

De manera similar, en Cundinamarca los precios tam­bién presentaron estabilidad. Respecto a la condicio­nes climáticas, predominaron las altas temperaturas, algunas heladas y pocas precipitaciones; ese fue el caso de municipios como Cajicá, Cota, El Rosal, Faca­tativá, Simijaca, Sibaté, Sopó y Subachoque, lo cual deterioró la calidad de los pastos; en el caso de Siba­té, el deterioro fue más acentuado por no contar con sistemas de riego, allí la producción de leche se redujo en 12,13% y el precio cayó en -3,22 %.

En contraste, los municipios donde la valorización de la leche descendió, fueron Tame (Arauca), Cuaspud, Iles y Sapuyes (Nariño); en estos dos últimos, el precio cayó 10,06 % y 11,63 % respectivamente. Los pro­ductores informaron que dicho comportamiento fue motivado por la llegada de leche desde otras re­giones; sumado a esto, las fuertes heladas afectaron la salud de los bovinos y la calidad de los pastos.

En cuanto a los niveles de producción, se observó que donde más crecieron los rendimientos fueron en Arau­ca y Fortul (Arauca), El Doncello (Caquetá), El Carmen de Chucurí y Gámbita (Santander). En este último, la producción se expandió en 45,35 %; las fuentes mani­festaron que dicho comportamiento se debió al mayor número de animales destinados al ordeño.

Deja un comentario