Apiterapia, La colmena al servicio de la medicina

junio 7, 2018 3:27 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Colombia podría llegar a convertirse en potencia en el uso de la apitoxina (veneno de la abeja), uno de los productos derivados de la colmena; otros son el polen, la miel y el propóleo.

Parecido a la mujer del Evangelio, que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y a quien nadie había podido curar; hoy el milagro se hace con las picaduras de las abejas, o con productos apícolas, sanando o aliviando diversas enfermedades, a través de la Apiterapia
Un Periódico, de la Universidad Nacional de Colombia (UN), relata el caso de Stella Domínguez, quien “sufre hace 20 años de esclerosis múltiple. Después de probar varias opciones, sin mejoría, encontró en las abejas un alivio a su enfermedad”. El proceso lo adelanta el apiterapeuta David García, uno de los pioneros en Colombia. La apiterapia (Api:abeja), dicen los versados, se usa con el propósito de tratar la artritis, atenuar dolores, como los del cáncer; aumento de energía mental, mejoría de actividad intelectual, túnel carpiano, tratamiento del dolor y la inflamación. En un Congreso Internacional de Apiterapia, con participación de más de 20 países, se mostraron pruebas científicas sobre los efectos que los propóleos y el veneno de las abejas tienen en la erradicación del sida. En España de la larva del zángano se obtiene «viagra». En suma, de acuerdo al médico y apiterapeuta rumano , Efe Stefan Stângaciu, Presidente de sociedades de Apiterapia de Alemania y Rumania, citado por Magda Páez Torres, de Unimedios; “este método de curación puede ayudar en más de 500 enfermedades y en diferentes especialidades, como la cardiología y la oftalmología”. Stângaciu es referente mundial en Apiterapia, disciplina que previene y trata enfermedades tanto de seres humanos como de animales.
La Apiterapia, que otros la llaman Apipuntura, aunque todavía es una disciplina en ciernes, tiene “muchos secretos”, “mucho que investigar”; empero es objeto de variados elogios. “La picadura de abejas dejó de ser simplemente una incómoda punzada con efectos inflamatorios”. La apiterapia hace que tu miel sea tu salud (Beatriz Achával). “En Colombia estamos redescubriendo que la apiterapia puede ser una opción para tratar pacientes, en el uso de un producto natural para la salud humana y animal” (Jorge Tello, profesor de Medicina Veterinaria de la UN). “En Santander, los campesinos van a dejarse picar de las abejas para aliviar el dolor en las articulaciones”, indicó García. (Agencia de Noticias UN – Bogotá). Colombia tiene más de mil especies de abejas nativas, suficiente materia prima en beneficio de la apiterapia. La apiterapia no son sólo picadura de abejas; los tratamientos se ofrecen en ampolletas, gotas y crema; productos fabricados en la UN, por investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de esa Alma Mater. Varias naciones de las Américas, cada vez están capacitando a su personal en salud, sobre medicina complementaria y tradicional. En marzo de este año, con la participación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Río de Janeiro, Brasil, se llevó a cabo el 1º Congreso Internacional de Prácticas Integrativas y Salud Pública. En Sibiu, Rumania, en octubre se presentará el evento de Apiquality y Apiterapia, Apimedica 2018. En Cuba, la medicina natural y tradicional recibió el estatus de «especialidad médica», en las que se encuentra la apiterapia.( Otras son la terapia floral, la fitoterapia, la acupuntura; ozonoterapia; la homeopatía; la hidrología médica y la helio-talasoterapia). En México, la apiterapia es la moda.
A nivel global, otros cuestionan la efectividad de la apiterapia como medio curativo de patologías. La amenaza a la apiterapia, es el envenenamiento masivo que están siendo objeto colonias de abejas. En el Congreso de Colombia se tramita un proyecto de ley con el fin de evitar el apicidio. Las más afectadas de las abejas domésticas, son las abejas reinas que viven hasta cinco años. Las obreras viven unos 45 días y los zánganos 3 meses. La apiterapia, considerada en el grupo de medicina complementaria, o alternativa, puede convertirse en una dura picada, cuando se sale de las manos, aplicándola en personas sensibles; o si la practican inexpertos. “¿Amas las abejas y necesitas también más salud, vitalidad y belleza? Aprender, mantenerse informado sobre las últimas noticias, beneficiarse de la experiencia de intercambio es una necesidad en apiterapia también”, dijo Stefan Stângaciu. A nivel local, funciona la Sociedad Colombiana de Apiterapia.
@luforero4

Deja un comentario