Unas de cal…otras de arena…

junio 9, 2018 4:27 am

por Mauricio Botero Caicedo
Hay algunas multinacionales que entienden que el progreso del país en donde operen depende precisamente que ese país sea pujante y cada día sus ciudadanos disfruten de un mayor poder adquisisivo.

Una de ellas es PepsiCo que en Colombia invierte anualmente cerca de 19 millones de dólares en la compra de 65.000 toneladas de papa y 6 millones de dólares en adquirir 13.000 toneladas de plátano. La compañía ha trabajado con más de 7.295 productores en 10 países y ha desarrollado programas para tecnificar y profesionalizar el agro, incluyendo la entrega de la semilla de papa, el apoyo al productor en la compra de fertilizantes y maquinaria y en el arriendo de tierras.

Bavaria es otra empresa que contribuye al desarrollo del campo colombiano. La cervecera, que ya logró cultivar 2.800 hectáreas de cebada maltera y beneficiar a 242 agricultores de Boyacá, tiene como meta a 2020 comprar cebada de 9.000 hectáreas cultivadas. Bavaria explicó que desde que comenzó este proyecto en 2009, ha invertido un millón de dólares, con la idea de recuperar el Valle de Iraca en Tibasosa, Boyacá, donde construyó una estación experimental. Este año la empresa invertirá un millón de dólares adicional en maquinaria y tecnología para facilitar la labor de los campesinos de la región. Anteriormente, dado que en Colombia no existían cultivos de cebada para la producción de cerveza industrial, la materia prima se importaba de Canadá y Argentina. Con este plan de fomento agrícola y de sustitución de importaciones, la apuesta de la empresa es clara: “Aprovechar el potencial del campo colombiano y apoyar a un sector prometedor para el futuro y el progreso”, según expresó Ricardo Moreira, presidente regional de Bavaria. “Conscientes del compromiso que tenemos como compañía colombiana con el campo, nos dedicaremos los próximos años a que este proyecto salga adelante. Así no solo se impulsará la productividad agrícola del país, sino que dinamizará y fortalecerá la economía de los agricultores”, añadió Moreira.

Pero lamentablemente hay varias multinacionales que no sólo no fomentan la producción nacional, sino que habiendo oferta en Colombia acuden a los mercados internacionales cuando detectan la más mínima variación en precio que pueda favorecer su cuanta de resultados a corto plazo. Para el autor de esta nota, esa es una política cortoplacista equivocada: el no contribuir al desarrollo del país mal que bien los afecta a mediano plazo porque entre menos empleo que haya, menores van a ser los potenciales consumidores en el futuro para sus productos.

Deja un comentario