PETRO ME DESILUSIONÓ

junio 11, 2018 2:19 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (166)

Es imposible evadir respuestas a la pregunta que ronda por doquier: ¿Votará por Petro o por Duque? Y las respuestas son de todos los matices y fundadas en todas las pasiones. En odios contra el Presidente Uribe. También las hay edificadas en razones decantadas.

Un médico veterinario me despejó varias dudas. Petro es una persona en la que no se puede confiar porque no tiene carácter, no tiene palabra, sus verdaderas intenciones como gobernante, si llegare a la Presidencia, las tiene reservadas y hoy se presenta como lobo con disfraz de oveja. Le pregunté por qué decía disfraz y me respondió: Porque no puede ocultar su condición de lobo. En un diálogo que duró aproximadamente una hora me aclaró muchos puntos que yo tenía en duda o que desconocía.

LA FAMILIA DEBE SER CENTRO DEL PROGRAMA DE GOBIERNO

La familia, unidad de personas unidas por parentesco, desciende de los tatarabuelos y llega a los bisnietos. Es lo general. Para lograr una decente, una digna calidad de vida, se deben tener en cuenta por lo menos los siguientes aspectos BÁSICOS, MÍNIMOS, para cada una de estas generaciones:

1) Tatarabuelos y abuelos: Salud, recreación y lo suficiente para sostenerse. Bien como pensión o como autopensión.
2) Hijos y nietos: Buen trato, protección integral, seguridad, educación de muy buena calidad.
3) Padres e integrantes de la pareja: Estabilidad, respeto, trabajo, ingresos dignos y justos.
Y para todos una vivienda digna y un ambiente sano. Y no dar pescado, sino enseñar a pescar. La obra de caridad dura un día, la capacitación para sobrevivir bien, dura toda la vida.

La familia, la sociedad y el Estado deben concurrir solidariamente para garantizar estos derechos mínimos.

EL PASADO DE PETRO

El señor Veterinario me dijo que Petro no había dejado de ser guerrillero y que la norma general es que el que ha sido no deja de ser. Petro está en la guerra desde los 17 años de edad. Su escuela ha sido la confrontación, la rebeldía. En la Universidad recibió un título pero parte de su tiempo lo dedicaba a la subversión. Estuvo dos años fuera del País protegido por este modelo que Estado que pretende destruir. Cursó un diplomado en desarrollo. Y ha logrado información como auto didacta. No se discute su auto formación y esto es loable.

Me dijo que como alcalde de Bogotá había sido populista y que celebró contratos ilegales e innecesarios con miles de personas que ahora son sus jefes de debate. Que había malgastado el presupuesto y que sus logros avalados por el DANE no se ven en la ciudad y que el Alcalde Peñalosa ha presentado un cuadro muy objetivo sobre la Bogotá que dejó Petro. En este informe no le va bien a Petro.

EL PRESENTE DE PETRO

Durante los últimos dos meses PETRO ha cambiado sus propuestas de gobierno en 180 grados. Renueva sus políticas de mercadeo pero el producto que ofrece es el mismo. Propuso una Constituyente que cambiaría el modelo político y económico del País. Propuso expropiaciones y luego grabar con impuestos altísimos las tierras que producen riqueza o que son potencialmente generadoras de riqueza para forzar a sus dueños a venderlas a menos precio al Estado para repartirlas a minifundistas. Propuso cambiar la industria del Petróleo por aguacates y generar energía eléctrica por medios naturales. Propuso acabar con el Icetex y con programas que financian los estudios de los menos favorecidos sin tener ni idea de cómo financiará la educación. Y glorificó los gobiernos de Chávez y Maduro como la Panacea de la democracia.

Todas estas propuestas quedaron atrás. Ya no habrá constituyente, ni expropiaciones, ni se acabarán las instituciones que financian la educación y la explotación del Petróleo no se acabará; dice que manejará los recursos públicos como sagrados como si él fuera el único ordenador del gasto y como si fuera a terminar con los cupos indicativos, ropaje nuevo de los auxilios parlamentarios, con los que gobernó Santos. Dice que nombrará como funcionarios de su Gobierno a las / los más capaces y que garantizará el cumplimiento de la consulta anticorrupción. Y dejó de gritar, pero no de ofender y de amenazar.

Toda esta retractación lo hace persona sin palabra. Y al verle la cara que puso para jurar ante Mockus con la Iglesia Católica como testigo a sus espaldas e imitando ser el MOISÉS colombiano del siglo XXI genera desconfianza. Un ateo que invoca como testigo al Cristianismo, que imita a Moisés, que lleva el Rosario en su muñeca derecha, que ahora tilda de dictador a su admirado Maduro, no genera confianza.

EL FUTURO DE PETRO

Hay personas, se dicen intelectuales, que por su rechazo al Presidente Uribe han manifestado respaldo a Petro. El veterinario piensa que hacen fila para ser funcionarios en altos cargos. Y dice que es imposible que pueda ser honrado al comprometerse con las políticas del partido FARC y con el honesto e ingenuo profesor Mockus a quien han tildado de ser un avanzado contratista del Estado. Estas culturas son excluyentes. Y afirma que es populismo comprometerse con una consulta que todos sabemos que no tendrá efectos jurídicos, que será un saludo a la bandera y solo tendrá efectos políticos de corto tiempo. Amén de que es un evidente detrimento patrimonial que debe detenerse.

Por estas y otras razones el señor Veterinario me dijo con la mayor sinceridad: ¡PETRO ME DESILUSIONÓ!

¡VOTAREMOS POR IVÁN DUQUE!

P.D. Si lo consideran útil, gracias por compartir esta columna.

Bogotá, del 11 al 17 de junio de 2018

Una respuesta sobre “PETRO ME DESILUSIONÓ”

  1. doralucha en junio 12th, 2018 10:12 am

    Si a usted petro lo desilusiono, a todos los colombianos, nos tienen desilusionados todos los corruptos que por décadas se han apropiado del país y todavía no lo quieres soltar.

Deja un comentario