¡Al aire!, Respire bajo su responsabilidad

agosto 1, 2018 7:07 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Si padece irritación en los ojos, carraspera, tos y dificultades para respirar, es una prueba que demuestra que vive en el planeta que gira alrededor del sol, donde el 90 por ciento de los habitantes, especialmente los más pobres y excluidos, respira aire contaminado.

Sin percibirlo, partículas de diámetro de 10 micras o menos, ingresan a los pulmones, pudiendo ocasionar cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas e infecciones respiratorias, comprendida la neumonía.
El aire se infecta por orígenes exteriores en un 70%; y por fuentes interiores en un 30%. El aire se envenena por arena, deforestación, el polvo; incluso por la misma naturaleza. La degradación del aire proviene mayormente del transporte motorizado de combustibles fósiles, como vehículos pesados que utilizan diésel. Los orígenes interiores de la contaminación, provienen de la industria, agricultura, urbanización, manejo indebido de residuos, exposición al humo de tabaco ajeno, quema de desechos, deforestación, centrales eléctricas de carbón, y del hogar. En el mundo, más de 3000 millones de personas dependen de cocinas que no utilizan energías limpias. En América Latina y el Caribe, 90 millones de personas manipulan combustibles prehistóricos para cocinar y calefacción de sus hogares. En las Américas, el principal riesgo ambiental para la salud es la contaminación atmosférica. Las consecuencias son fatales, a nivel global ocurren 7 millones de muertes, tanto en países desarrollados como en países en desarrollo. A nivel mundial, las autoridades ambientales en su mayoría no disponen de información acerca de la calidad del aire de sus ciudades, y cuando las poseen no difunden entre la población la calidad del aire ambiente, o no aplican medidas correctivas. Definitivamente no están comprometidas con la vigilancia de la calidad que ellos mismos inhalan. Cada vez los habitantes de la ciudad y campo del Mediterráneo oriental, Europa, mega ciudades y las Américas -la región más urbanizada del mundo-, tienen menos posibilidad de respirar aire puro, limpio. El aire de calidad es requisito básico de la salud y el bienestar humanos, indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo a esa Organización, nueve de cada 10 personas respiran aire que contiene altos niveles de contaminantes.
En Colombia, mucha población no está interconectada al sistema eléctrico nacional, por lo que continúa cocinando con leña y carbón; principal fuente de contaminación del aire en las viviendas. La industria parece no tener consideraciones con el medio ambiente, de algunas salen enormes chimeneas , procedente de sus instalaciones. Las autoridades hasta ahora le están dando alguna importancia al tema. Aunque ahora el monitoreo y control de la contaminación atmosférica tiene un papel más preponderante; en 2012 la contaminación del aire generó unas 5.000 muertes prematuras en el país. La situación se ha agravado, al punto que por esa causa en 2015, ocurrieron 10.527 muertes y 67,8 millones de síntomas y enfermedades. Los más afectados son niños menores de cinco años y adultos entre 50 y 75 años de edad. Los territorios colombianos que sufren más contaminación atmosférica son el área metropolitana del Valle de Aburrá; Ráquira en Boyacá, la zona industrial de Acopi en Yumbo (Valle del Cauca), y las localidades de Puente Aranda, Carvajal y Kennedy en Bogotá, según eI Ideam. En Bogotá, el 10,5% del total de las muertes, son imputadas a la contaminación del aire urbano. La situación es más grave en el área metropolitana del Valle de Aburrá. En 2015, de los $20,7 billones, que fueron los costos asociados a la contaminación ambiental en Colombia, $15,4 billones, son por el ítem contaminación aire urbano.
Aproximadamente 24 millones de colombianos no cuentan con monitoreo del aire en los lugares donde viven. En esta década, el país comenzó a trazar hoja de ruta en materia de prevención y control de la contaminación del aire. En los municipios con más de cincuenta mil habitantes, opera el Sistema de Vigilancia de la Calidad del Aire – SVCA, con 159 estaciones de monitoreo, que cubren 72 municipios. En Colombia siguen sin integrarse transporte, minas y energía, ambiente, salud, comercio y entidades territoriales en la lucha contra la contaminación ambiental. Medidas como la revisión técnico mecánica es el hazmerreír, por cuanto cerca de la mitad de automotores no posee dicho certificado. Además que circulan miles de automotores particulares candidatos a chatarrización; más de mil buses de Transmilenio no han sido reemplazados por vehículos amables con el medio ambiente, como buses híbridos y eléctricos. En decenas de ciudades se ha implementado el «Día sin carro», medida que permitió que en Bogotá este año dejaran de circular más de 1,5 millones de automóviles y motocicletas. En Colombia las multas por infringir la normatividad ambiental pueden llegar hasta $3.600 millones; empero la población no toma conciencia del problema. A fin de contribuir a bajar la contaminación del aire, algunos proponen reducir la edad promedio del parque automotor. En esta legislatura, se presentaría un proyecto a fin de imponer una tasa retributiva por emisiones contaminantes. En Colombia, la calidad del aire será una prioridad de política pública del nuevo gobierno, como se anunció. La primera Conferencia Mundial sobre Contaminación del Aire y Salud se llevará a cabo en Ginebra (Suiza), del 30 de octubre al 1 de noviembre de 2018.
@luforero4

Deja un comentario