Maduro sigue con el novelón del atentado: Mi asesinato político y físico se preparó en el Palacio de Nariño en Bogotá

agosto 12, 2018 12:54 pm

–“Mi asesinato político y físico se preparó en el Palacio de Nariño, en Bogotá. Fue Juan Manuel Santos, quien contando con la ayuda de políticos opositores de la derecha venezolana, dio la orden para asesinarme. No tengo la menor duda de eso”. Por supuesto estas expresiones son de Nicolás Maduro, quien en su cuenta en Twitter y en declaraciones en público, insiste en el novelón del supuesto atentado terrorista.

“No habrá intocables! Que lo sepa la oligarquía colombiana y la oposición extremista de nuestro país. Se hará justicia ante este crimen, no se va a imponer el sicariato en Venezuela. En ninguna circunstancia retrocederemos frente a la oligarquía terrorista. ¡Venceremos!”, escribió Maduro en la red social.

Además afirma:

“No es Venezuela en su cultura política, un país donde se tenga por costumbre la eliminación del adversario por la vía de la violencia. Muy diferente a la historia de nuestra hermana Colombia”, acotó el jefe de Estado y de Gobierno”.

Y complementa:

“En la historia de la oligarquía bogotana que intentó asesinar a Bolívar y acabó con la vida de Sucre, es donde está la raíz de la agresión contra nuestra Patria. Esa oligarquía es el principal instrumento de EE.UU. en la región para dominar y atentar contra los pueblos libres”.

“No se puede imponer una colombianización de la vida política de Venezuela, con sicariato y atentados. Debe imperar la justicia”, subraya.

Durante una reunión con generales y almirantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Nicolás Maduro se refirió al hecho ocurrido el pasado sábado 4 de agosto, en el que fue víctima de “un intento de homicidio” con drones cargados de explosivos, mientras pronunciaba un discurso público en el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana.

Maduro reveló un nuevo video con declaraciones del exdiputado Juan Requesens “en las que reconoce el contacto directo con los involucrados en el magnicidio frutrado, y con quienes desde Colombia recibieron a los terroristas venezolanos que cruzaron la frontera para recibir entrenamiento”.

La persona que se encargaba de esa labor era Rayder Alexander Russo Márquez (Alias Pico), identificado como planificador, captador y capacitador de la operación.

“Cuando yo pasé a Juan Monasterios, a través de mensajería, que lo puse en contacto con migración colombiana. Alexander era la persona quien me confirmaba a mí qué había pasado”, reveló Requesens en el video.

Acto seguido Requesens señala: “Y esta persona Alexander no se quién es, no la conozco físicamente solo tenía su contacto, y con él confirmé que estaba del lado de Colombia”.

En un primer video divulgado el pasado viernes por Jorge Rodríguez, el vicepresidente de Comunicación, Cultura y Turismo, Requesens admitió que Borges lo contactó para que él se comunicara por mensajería con Juan Carlos Monasterio Venegas, alias “Bons”, coordinador de la operación terrorista.

“La carga de la prueba cae sobre él (Requesens) ahora. El ha venido reconociendo en las primeras de cambio, todas las declaraciones hechas por los terroristas de manera directa”, recordó el presidente Maduro.

También mostró unas fotografías en donde aparecen los terroristas en la Cabaña Atalanta en Chinácota al norte de Santander en Colombia, en donde recibieron entrenamiento para el magnicidio.

En las imágenes aparecen los terroristas Brayan de Jesús Oropeza (alias El Poeta), Henryberth Emmanuel Rivas Vivas (alias Morfeo) y Alberto José Bracho Bosques (alias Portu), todos ellos capturados, quienes reconocieron la instalación como el lugar de entrenamiento.

El presidente Maduro también mostró el teléfono celular de Requesens en donde se identifica a uno de los terroristas como “Alexander contacto Borges”.

“Julio Borges se ha convertido en un asesino y tiene sus manos manchadas en sangre terrorista, Tiene que ser pedagógico la investigación, el proceso judicial y la exposición ante nuestro pueblo”, exclamó el Jefe del Estado Venezolano.

Dijo que el “magnicidio frustrado” es una de las acciones de la estrategia global del imperialismo para controlar el poder político y las riquezas, naturales y económicas, de Venezuela. Haremos justicia para consolidar la paz y garantizar la tranquilidad de la República.

“Pretendían concretar el magnicidio para generar confusión y culpar a la FANB, empañando así el honor militar. Estoy seguro que la FANB se hubiese unido al pueblo para llevar adelante una Revolución más radical, revolucionaria y Chavista”, indicó.

En su intervención Maduro conminó a los Gobiernos de Colombia, Perú y Estados Unidos de entregar a los involucrados con el hecho, que se encuentran en estos países.

Nicolás Maduro pidió ayuda a Estados Unidos y Perú en las investigaciones que se realizan por el presunto “atentado” en su contra y responsabilizó a Juan Manuel Santos, ex presiden de Colombia, por lo ocurrido.

“Debemos empeñarnos, si es posible diariamente, en exigir elementos de juicio para que estos asesinos que se amparan en la Florida, Perú y Colombia sean capturados y entregados”, dijo Maduro.

El mandatario pidió al gobierno de Martín Vizcarra, durante un acto, capturar y extraditar a los señalados que supuestamente están en Perú.

“Sabemos que parte de estos delincuentes, de estos criminales, de estos terroristas se han dirigido al Perú a buscar esconderse, a buscar algún tipo de protección en el Perú”, insistió.

Según informó el ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, a una semana “del magnicidio frustrado contra el jefe de Estado, Nicolás Maduro”, un total de 23 personas han sido identificadas por las autoridades venezolanas como presuntamente implicadas en el hecho ocurrido durante la celebración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la avenida Bolívar de Caracas.

De estas, 10 han sido detenidas y se han librado 13 órdenes de captura, indicó Reverol.

Entre los detenidos se encuentra el exdiputado por la Asamblea Nacional en desacato, Juan Requesens, quien a través de contactos con la oficina de migración colombiana facilitó la movilización de los sicarios que se entrenaron en la granja Atalanta, ubicada en el municipio Chinácota del Departamento Norte de Santander de Colombia, en Cúcuta, para ejecutar la operación Yunque-Martillo, cuyo objetivo era asesinar al Jefe de Estado.

También han sido apresados el sargento retirado de la GNB, Juan Carlos Monasterios Vanegas, alias “Bons”, quien participó en el robo de armas en el Fuerte Paramacay, estado Carabobo, el 7 de agosto de 2017; Argenis Gabriel Valera Ruíz (alias Ingeniero), Yanina Fabiana Pernía Coronel (alias María), Brayan de Jesús Oropeza Ruiz, Alberto José Bracho Rozquez, José Miguel Estrada González, Emilendris Carolina Benítez Rosales, Yolmer José Escalona Torrealba y José Eloy Rivas Díaz, dueño de la tienda Start Electronic C.A. y quien facilitaría pagos, chips e insumos electrónicos, además de coordinar hospedaje y alimentación para ejecutores del atentado.

Además resaltó las solicitudes de extradición formuladas hasta ahora.

Entre las personas que están siendo solicitadas se encuentra el exdiputado por la Asamblea Nacional en desacato judicial, Julio Borges, quien se encuentra en Colombia, por lo que el Gobierno de Venezuela solicitó a las autoridades de ese país su extradición.

El exdiputado de Primero Justicia Juan Requesens admitió que Borges — prófugo de la justicia — lo contactó para que él se comunicara por mensajería con Juan Carlos Monasterio Venegas, alias “Bons”, coordinador de la operación terrorista.

El miércoles 8 de agosto, la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) acordó la captura de Borges por los delitos de instigación pública continuada y traición a la patria. Mientras que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) procedió al allanamiento de su inmunidad parlamentaria.

También está solicitado Osman Alexis Delgado Tabosky, uno de los financistas y coordinador del atentado desde Miami, Estados Unidos; así como Rayder Alexander Russo Márquez identificado como planificador, captador y capacitador de la operación.

En la lista están incluidos Gregorio José Yaguas Monje y Yilber Alberto Escalona Torrealba como explosivistas, y Oswaldo Valentín García Palomo, señalado como el operador directo para la sedición y ataques contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Estos ciudadanos están en Colombia y las autoridades venezolanas pidieron la extradición.

Asimismo, hay órdenes de captura contra Alcira Marina Carrizo de Colmenares, Virginia Antonieta Da Silva-Pio Porta (alias Génesis), Henryberth Emmanuel Rivas, Thais del Carmen Valeria Viloria, Darwin Mina Banguera, Elvis Arnaldo Rivas Barrios y David Alexander Beaumont Álvarez, este último señalado como el responsable del alquiler de la oficina en el Centro Empresarial Cipreses, espacio que sirvió para pilotar uno de los dispositivos aéreos con explosivos.

“Estas personas también se encuentran involucradas en el financiamiento, pago de hoteles, de alimentos y estadía de los terroristas acá en Caracas”, precisó el ministro Reverol.

Esta semana los cuerpos de seguridad del Estado han procedido a la incautación de bienes inmuebles registrados a nombre de Delgado Tabosky.

Entre las propiedades incautadas se encuentran las clínicas Elohim y San Lázaro, ubicadas en Valencia, estado Carabobo; el Centro de Rehabilitación APS, en Cagua, estado Carabobo, y la Fundación Pinto Delgado y la Finca San Luis, este último utilizado como centro de planificación del ataque al Fuerte Paramacay, perpetrado en agosto de 2017.

De igual modo, se confiscaron apartamentos y un conjunto de empresas de maletín.

Las autoridades venezolanas continúan con los allanamientos para dar con el paradero de los integrantes de la célula terrorista, informa la Agencia Venezolana de Noticias.

Deja un comentario