Arrecifes coralinos: En Colombia, el tercero más grande del mundo

septiembre 5, 2018 7:45 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Para algunos ha pasado inadvertido que 2018 es el Año Internacional del Arrecife de coral vivos, y que en Colombia se encuentra el tercer arrecife más grande del mundo; este es el país con uno de los sistemas arrecifales más extensos del hemisferio occidental, es decir de la mitad de la tierra.

Colombia tiene 2.860 km² de arrecifes de coral; o estructuras rocosas sobre una plataforma submarina; encontrándose el 99% de ellos en el caribe; en san Andrés, Providencia y santa Catalina, se halla el 76,5%. El 21% de las costas del Caribe están protegidas por arrecifes de coral, en un área de 2.845 km2, especialmente en “Old Providence”. El resto están situados a lo largo de la plataforma continental y en el Pacífico (Gorgona, Utría y el Santuario de Fauna y Flora Malpelo).
La red de desarrollo sostenible, Invemar (Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras), Parques Nacionales Naturales, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Minambiente) y la academia en general, coinciden en que los beneficios de los arrecifes coralinos son ayudar a mitigar los efectos del cambio climático; servir de hogar de miles de especies acuáticas; proteger la costa de la erosión, embates de las olas y de tormentas tropicales. Sirven de alimento, bioprospección, turismo, recreación y paisaje. Son lugares perfectos para practicar buceo, nadar con snorkel, observar especies marinas y los responsables que las playas de arena sea blanca. Millones de pescadores artesanales en países en desarrollo, dependen de los arrecifes de coral para comer y ganarse la vida. A nivel mundial circulan recursos avaluados en alrededor 375.000 millones de dólares al año, originarios de ecosistemas en los arrecifes de coral; indicaron las Naciones Unidas. Los arrecifes coralinos cubren menos del 1% del ambiente marino (aproximadamente 250,000 km2). Los arrecifes sacan a la luz otro misterio de la naturaleza: pese a que crecen en aguas pobres en nutrientes, alimentan a su vez a otras especies como algas, peces e invertebrados; que de otra manera perecerían.
Los arrecifes, comparados con jardines sumergidos de bellos colores, a menudo son confundidos con conchas o caparazones inertes; por desconocer que estos ecosistemas son seres vivos que pertenecen al reino animal. Los arrecifes coralinos “son de crecimiento lento y alcanzan un metro, cada cien años”. Con el fin de protegerlos se propende que “la comunidad mundial adquiera conocimientos y capacidad para conservarlos y utilizarlos de manera sostenible”. Estos organismos marinos invertebrados, organizados en colonias, los arrecifes de coral, son víctima de los depredadores, empezando por el hombre, cuando en actividades de turismo corta pedacitos para llevarlos de recuerdo, sin saber que les ocasionan daño, que a los arrecifes les duele. En otras ocasiones, extraen los arrecifes de coral del mar para venderlos. Igualmente los arrecifes están en riesgo en todo el mundo debido al calentamiento de los océanos, la contaminación y la pesca excesiva o cuando se usa dinamita para pescar. En la sobrepesca, los peces pequeños tienden a recuperarse rápidamente en los arrecifes protegidos, en tanto que los peces más grandes pueden necesitar más de 100 años de buena protección para recuperarse por completo, según un estudio publicado en línea en la revista Proceedings of the Royal Society B. Tim McClananhan, citada por mongabay.
Existe “un marcado y progresivo deterioro en las condiciones de salud de las formaciones coralinas del Caribe y Pacífico”. Otras amenazas de los corales marinos son la contaminación, crecimiento de la industria de hidrocarburos y la tecnificación de la industria de pesca. De igual manera se señalan como responsables de la ignominia a los arrecifes es el turismo excesivo, y el desarrollo costero y sobreexplotación de recursos naturales. En 2050 los arrecifes serían parte de la historia, si no se toma conciencia en su preservación. En el mundo se ha perdido una quinta parte de los arrecifes de coral; en Colombia, el 60% de los arrecifes coralinos existentes en el territorio marino están bajo algún grado de amenaza, el 19% han sido destruidos, el 15% en estado crítico y el 20% pueden desaparecer en la próxima década y media. Los gobiernos en general no invierten en los arrecifes de coral, por lo que el mantenimiento de esos ecosistemas queda huérfano. Apenas se comienza a debatir el asunto, en México, Estados Unidos, los legisladores en Europa y en Hawai, han dictado medidas para proteger a los corales. Tuvalu, isla en el océano pacífico entre Hauwai y Australia, es el único país del mundio que protege 100% sus corales de arrecifes. La isla tiene 4 arrecifes de coral e islas coralinas en forma de anillo.
También hay noticias buenas: según los autores del estudio Estado y tendencias de los arrecifes coralinos caribeños: 1970-2012, elaborado por 90 expertos internacionales, “restablecer las poblaciones de peces loro y mejorar otras estrategias, como tomar medidas contra la pesca excesiva y la extrema contaminación costera, puede ayudar a los arrecifes a recuperarse e incluso volverlos más resilientes a futuros impactos del cambio climático”. Para Erik Solheim, jefe del PNUMA (El Programa de la ONU para el Medio Ambiente), Este es un año decisivo para los arrecifes de coral del mundo, tenemos una ventana corta en la que podemos actuar.
@luforero4

Deja un comentario