Premio Nobel de Quimica 2018 a 3 científicos por desarrollar proteínas revolucionarias para el bien de la humanidad

octubre 3, 2018 7:17 am

— La Real Academia Sueca de Ciencias otorgó este miércoles la mitad del Premio Nobel de Química 2018 a una mujer: Frances H. Arnold, mientras que la otra parte la comparten George P. Smith y Sir Gregory P. Winter por desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad.

Los 3 científicos laureados de Química de este año han tomado el control de la evolución y han usado los mismos principios, el cambio genético y la selección, para desarrollar proteínas que resuelvan los problemas químicos de la humanidad, argumenta la academia, que agrega:

“El poder de la evolución se revela a través de la diversidad de la vida. Los Premios Nobel de Química de 2018 han tomado el control de la evolución y lo han utilizado con fines que brindan el mayor beneficio a la humanidad. Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar todo, desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos. Los anticuerpos que evolucionaron utilizando un método llamado visualización de fagos pueden combatir las enfermedades autoinmunes y, en algunos casos, curar el cáncer metastásico”.

Subraya que los métodos que los galardonados han desarrollado se están aplicando internacionalmente para promover una industria química más ecológica, producir nuevos materiales, fabricar biocombustibles sostenibles, mitigar enfermedades y salvar vidas.

Frances Arnold es la primera mujer en ganar el Nobel de Química en 55 años y la tercera en recibirlo en toda la historia de los Nobel. En 1963 lo recibió Maria Goeppert-Mayer, estadounidense nacida en Alemania, por sus descubrimientos sobre el núcleo de los átomos.

En 1093 Marie Curie compartió el mismo nobel con su esposo Pierre Curie y con Antoine Henri Becquerel por sus investigaciones sobre radioactividad.

Arnold, Premio Nobel 2018, realizó la primera evolución dirigida de las enzimas, que son proteínas que catalizan las reacciones químicas.Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar todo, desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos.

Sir Gregory Winter ha utilizado la exhibición de fagos para producir nuevos productos farmacéuticos. Hoy en día, la presentación de fagos ha producido anticuerpos que pueden neutralizar las toxinas, contrarrestar las enfermedades autoinmunes y curar el cáncer metastásico.

George Smith desarrolló un método conocido como visualización de fagos, en el que se puede usar un bacteriófago, un virus que infecta a las bacterias, para desarrollar nuevas proteínas.

Frances H. Arnold , nacida en 1956 en Pittsburgh, EE. UU. Doctora en Filosofía. 1985, Universidad de California, Berkeley, EE. UU. Linus Pauling Profesora de Ingeniería Química, Bioingeniería y Bioquímica, Instituto de Tecnología de California, Pasadena, EE. UU.

George P. Smith , nacido en 1941 en Norwalk, EE. UU. Doctor en Filosofía. 1970, Universidad de Harvard, Cambridge, USA. Profesor emérito distinguido de Ciencias Biológicas, curadores de la Universidad de Missouri, Columbia, EE. UU.

Sir Gregory P. Winter , nacido en 1951 en Leicester, Reino Unido. Doctor en Filosofía. 1976. Universidad de Cambridge, Reino Unido. Investigador Líder Emérito, MRC Laboratory of Molecular Biology, Cambridge, Reino Unido.

Ellos aprovecharon el poder de la evolución, precisa la Academia, la cual presenta el siguiente esbozo de sus realizaciones:

El poder de la evolución se revela a través de la diversidad de la vida. Los Premios Nobel de Química de 2018 han tomado el control de la evolución y lo han utilizado con fines que brindan el mayor beneficio a la humanidad. Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar todo, desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos. Los anticuerpos que evolucionaron utilizando un método llamado visualización de fagos pueden combatir las enfermedades autoinmunes y, en algunos casos, curar el cáncer metastásico.

Desde que surgieron las primeras semillas de la vida hace unos 3.700 millones de años, casi todas las grietas de la Tierra se han llenado de diferentes organismos. La vida se ha extendido a aguas termales, océanos profundos y desiertos secos, todo porque la evolución ha resuelto una serie de problemas químicos. Las herramientas químicas de la vida, las proteínas, se han optimizado, cambiado y renovado, creando una diversidad increíble.

Los premios Nobel de química de este año se inspiraron en el poder de la evolución y utilizaron los mismos principios, el cambio genético y la selección, para desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad.

La mitad del Premio Nobel de Química de este año se otorga a Frances H. Arnold . En 1993, realizó la primera evolución dirigida de enzimas, que son proteínas que catalizan reacciones químicas. Desde entonces, ha refinado los métodos que ahora se utilizan habitualmente para desarrollar nuevos catalizadores. Los usos de las enzimas de Frances Arnold incluyen una fabricación más respetuosa con el medio ambiente de sustancias químicas, como productos farmacéuticos, y la producción de combustibles renovables para un sector de transporte más ecológico.

La otra mitad del Premio Nobel de Química de este año es compartida por George P. Smith y Sir Gregory P. Winter . En 1985, George Smith desarrolló un elegante método conocido como visualización de fagos, donde se puede usar un bacteriófago, un virus que infecta las bacterias, para desarrollar nuevas proteínas. Gregory Winter utilizó la visualización de fagos para la evolución dirigida de los anticuerpos, con el objetivo de producir nuevos productos farmacéuticos. El primero basado en este método, el adalimumab, fue aprobado en 2002 y se utiliza para la artritis reumatoide, la psoriasis y las enfermedades inflamatorias del intestino. Desde entonces, la visualización de fagos ha producido anticuerpos que pueden neutralizar las toxinas, contrarrestar las enfermedades autoinmunes y curar el cáncer metastásico.

Estamos en los primeros días de la revolución de la evolución dirigida que, de muchas maneras diferentes, trae y traerá el mayor beneficio para la humanidad, concluye la Academia.

Deja un comentario